Paul Krug­man

El Sol de Mexico - - PORTADA - PAUL KRUGMANN

Acep­té­mos­lo: “Ha­cer a Es­ta­dos Uni­dos gran­dio­so de nue­vo” (MA­GA, co­mo se le co­no­ce en in­glés) fue una gran con­sig­na po­lí­ti­ca. ¿Por qué? Por­que po­día sig­ni­fi­car co­sas dis­tin­tas pa­ra di­fe­ren­tes per­so­nas. Pa­ra mu­chos se­gui­do­res de Do­nald Trump, MA­GA fue bá­si­ca­men­te la pro­me­sa de re­gre­sar a los vie­jos días del ra­cis­mo y el se­xis­mo des­ca­ra­dos. Esa es una pro­me­sa que Trump sí ha cum­pli­do. Pe­ro al me­nos pa­ra al­gu­nos de los elec­to­res de Trump se tra­tó de una pro­me­sa pa­ra res­ta­ble­cer el ti­po de eco­no­mía que te­nía­mos ha­ce 40 o 50 años, que to­da­vía ofre­cía mu­chos em­pleos en las in­dus­trias de la ma­nu­fac­tu­ra y la mi­ne­ría. Por des­gra­cia, pa­ra aque­llos que con­fia­ban en el Sr. Ar­te de la Ne­go­cia­ción, Trump nun­ca tu­vo idea de có­mo cum­plir­la. In­clu­so si la hu­bie­ra te­ni­do no po­dría ha­ber cam­bia­do la tra­yec­to­ria a lar­go pla­zo de nues­tra eco­no­mía, que se ale­ja a pa­sos fir­mes de la fa­bri­ca­ción de pro­duc­tos, y se di­ri­ge ha­cia la pres­ta­ción de ser­vi­cios. Trump aho­ra se en­fren­ta a en­ca­be­za­dos que son una bur­la pa­ra su pos­tu­ra de cam­pa­ña, co­mo los del cie­rre de plan­tas au­to­mo­tri­ces y la pér­di­da de em­pleos. ¿Por qué la vi­sión de re­vi­vir la ma­nu­fac­tu­ra ca­re­cía de sen­ti­do? Ha­blar so­bre lo que Do­nald Trump no sa­be, cla­ro es­tá, es una ta­rea mo­nu­men­tal, da­do que su ig­no­ran­cia es ex­ten­sa y pro­fun­da, pe­ro pa­re­ce ha­ber ma­lin­ter­pre­ta­do cues­tio­nes es­pe­cí­fi­cas so­bre la ma­nu­fac­tu­ra. En pri­mer lu­gar, el ac­tual pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos cree que los dé­fi­cits co­mer­cia­les son la ra­zón por la que nos he­mos ale­ja­do de es­ta in­dus­tria, pe­ro no lo son. Sien­do jus­tos, esos dé­fi­cits tu­vie­ron al­go que ver en la dis­mi­nu­ción de los em­pleos in­dus­tria­les en Es­ta­dos Uni­dos. Si pu­dié­ra­mos eli­mi­nar nues­tro ac­tual des­equi­li­brio co­mer­cial, pro­ba­ble­men­te ten­dría­mos al­re­de­dor de 20 por cien­to más tra­ba­ja­do­res en el sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro de los que te­ne­mos ac­tual­men­te. No obs­tan­te, eso re­ver­ti­ría so­lo una pe­que­ña por­ción del de­cli­ve re­la­ti­vo de la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra, que pa­só de re­pre­sen­tar más de un cuar­to de la fuer­za la­bo­ral en 1970 a me­nos de 10 por cien­to en la ac­tua­li­dad. El co­mer­cio sen­ci­lla­men­te no cuen­ta to­da la his­to­ria. Lo que es­tá ocu­rrien­do más bien es que a me­di­da que el gas­to en ge­ne­ral au­men­ta, una par­te ca­da vez ma­yor se des­ti­na a los ser­vi­cios, no a los pro­duc­tos. La eco­no­mía se di­ri­ge ha­cia los ser­vi­cios. A pe­sar de to­do ello, in­clu­so si los dé­fi­cits co­mer­cia­les son una cau­sa inequí­vo­ca­men­te se­cun­da­ria del de­cli­ve ma­nu­fac­tu­re­ro, ¿no pue­de Trump ayu­dar un po­co apli­can­do una mano du­ra con­tra los ex­tran­je­ros? Eso nos lle­va a su se­gun­da fa­la­cia: No, los dé­fi­cits co­mer­cia­les no son re­sul­ta­do de prác­ti­cas in­jus­tas de co­mer­cio ex­te­rior. Por úl­ti­mo, la reac­ción de mo­les­tia de Trump an­te los cie­rres de las plan­tas au­to­mo­tri­ces es un re­cor­da­to­rio de su ter­cer gran ma­lin­ter­pre­ta­ción de las po­lí­ti­cas: cree que pue­de di­ri­gir la eco­no­mía gri­tán­do­le a la gen­te. Nues­tra eco­no­mía es de­ma­sia­do gran­de pa­ra ha­cer po­lí­ti­cas se­ña­lan­do a em­pre­sas es­pe­cí­fi­cas y des­po­tri­can­do con­tra ellas. ¿Qué tan gran­de es? Se des­pi­de a 1.7 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses al mes. La pro­me­sa de Trump de res­ta­ble­cer la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra es­ta­dou­ni­den­se es­ta­ba des­ti­na­da al fra­ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.