Ma­ri­bel Ba­ra­jas

El Sol de Morelia - - Análisis - Eva E. Arreo­la

En me­nos de 56 ho­ras des­pués de in­te­gra­da la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción que­dó es­cla­re­ci­do el ho­mi­ci­dio de Ma­ri­bel Ba­ra­jas, la jo­ven can­di­da­ta del PVEM en­con­tra­da sin vi­da el pasado 11 de abril en un pa­ra­je del Ran­cho Las Flo­res, en la ca­rre­te­ra Mo­re­lia-Qui­ro­ga, y de­te­ni­da por el mo­men­to una mu­jer co­mo pre­sun­ta res­pon­sa­ble.

Cla­ro, con­for­me a los pro­ce­di­mien­tos le­ga­les, aún de­be­mos aguar­dar pa­ra que un juez va­li­de las in­ves­ti­ga­cio­nes lle­va­das a ca­bo por la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Es­ta­do, que en­ca­be­za Jo­sé Mar­tín Go­doy Cas­tro.

Sin em­bar­go, de acuer­do con el in­for­me ren­di­do la no­che del vier­nes, hoy se sa­be que el ase­si­na­to no tu­vo que ver con la na­cien­te ca­rre­ra po­lí­ti­ca de Ma­ri­bel, quien bus­ca­ba com­pe­tir por el dis­tri­to de Mú­gi­ca, co­mo al­gu­nos ac­to­res es­pe­cu­la­ron tras co­no­cer­se su muer­te. No, el ho­mi­ci­dio apun­ta a un mó­vil pa­sio­nal, de di­fe­ren­cias per­so­na­les.

El de­bi­do pro­ce­so im­pi­de al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co dar a co­no­cer aún de­ta­lles, co­mo el he­cho de que la can­di­da­ta se en­con­tró con dos mu­je­res más, co­no­ci­das de ella, en se pa­ra­je del Ran­cho Las Flo­res.

En el lu­gar se dio una dis­cu­sión don­de el ele­men­to cen­tral era un hom­bre con el que Ma­ri­bel te­nía una re­la­ción. La si­tua­ción se des­bor­dó, al gra­do que las dos mu­je­res de­ci­die­ron aca­bar con la vi­da de la jo­ven po­lí­ti­ca, con di­ver­sas he­ri­das que le pro­du­je­ron con una na­va­ja de ca­ce­ría y lue­go re­ma­tán­do­la con un gol­pe con­tu­so en la ca­be­za, pro­pi­na­do con una ro­ca.

Las au­to­ri­da­des ya cuen­tan con di­ver­sas evi­den­cias pa­ra acre­di­tar el mó­vil y las cir­cuns­tan­cias de es­te cri­men que cau­só cons­ter­na­ción en la cla­se po­lí­ti­ca y, por su­pues­to, en la so­cie­dad mi­choa­ca­na, en­tre és­tas el ar­ma uti­li­za­da, el vehícu­lo com­pac­to en el que es­ca­pa­ron las pre­sun­tas ho­mi­ci­das y que fue cap­ta­do por las cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia de la ciu­dad y la de­cla­ra­ción de las mu­je­res im­pli­ca­das en es­to a he­chos.

Nin­gún he­cho que aten­te con­tra la in­te­gri­dad de las per­so­nas de­be que­dar im­pu­ne. Me­nos aque­llos que de­ri­van en la pri­va­ción de la vi­da.

Es­te cri­men nos re­cuer­da a otros que han cons­ter­na­do por igual a la so­cie­dad. Uno de ellos, el de la maes­tra que dio muer­te a sus tres pe­que­ñas hi­jas de tres, cin­co y sie­te años de edad en el año 2016, en la co­lo­nia In­fo­na­vit La Co­li­na de la ciu­dad de Mo­re­lia. La mu­jer, quien gol­peó con un mar­ti­llo a las me­no­res y lue­go las es­tran­gu­ló, dio co­mo ar­gu­men­to del cri­men que así sus hi­jas es­ta­rían me­jor.

Otro fue el de Gua­da­lu­pe Cam­pa­nur, la in­dí­ge­na y exac­ti­vis­ta del mu­ni­ci­pio de Che­rán que en 2010 par­ti­ci­pó en bri­ga­das pa­ra pro­te­ger los bos­ques con­tra el ase­dio de sa­quea­do­res de ma­de­ra li­ga­dos a la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da.

A ella se le en­con­tró sin vi­da en enero pasado, tam­bién es­tran­gu­la­da. Des­pués se co­no­ció que el ho­mi­ci­da fue un hom­bre con el que ella ha­bía te­ni­do una re­la­ción sen­ti­men­tal.

El co­mún de es­tos ca­sos nos ha­bla de crí­me­nes co­me­ti­dos por per­so­nas cer­ca­nas a las víc­ti­mas, pa­re­jas o fa­mi­lia­res de ellas. Pe­se a las especulaciones, nin­guno tu­vo que ver con gru­pos de­lic­ti­vos o con el pro­ble­ma de la in­se­gu­ri­dad.

El co­mún de es­tos ca­sos nos ha­bla de una des­com­po­si­ción so­cial que nos obli­ga a re­vi­sar qué es­ta­mos ha­cien­do o de­jan­do de ha­cer co­mo so­cie­dad. Exi­gir se­gu­ri­dad a la au­to­ri­dad siem­pre se­rá ne­ce­sa­rio y obligatorio, pe­ro, ¿qué va­mos a exi­gir­nos tam­bién no­so­tros co­mo se­res hu­ma­nos?

Las­ti­mar a otros al gra­do de qui­tar­les la vi­da, co­mo pa­só con Ma­ri­bel, Gua­da­lu­pe y es­tas tres pe­que­ñas inocen­tes ni­ñas, es una aler­ta que no po­de­mos pa­sar por al­to. (H)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.