Morelia, in­va­lua­ble su le­ga­do cul­tu­ral

A 477 años de la fun­da­ción de la ciu­dad de Morelia, re­cor­da­mos los orí­ge­nes.

El Sol de Morelia - - Portada - VI­CEN­TE GATICA GONZÁLEZ

Tras la erup­ción del Vol­cán del Quin­ceo se for­mó un prós­pe­ro va­lle que sus po­bla­do­res lla­ma­ron Gua­yan­ga­reo; se­gún da­tos his­tó­ri­cos que ma­ne­ja el pro­fe­sor Cár­de­nas García, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad Mi­choa­ca­na y del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria, es­ta re­gión for­ma par­te de la Cuen­ca Cuit­zeoSan­ta Ma­ría, ade­más con las in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das en el área, se en­con­tra­ron ma­te­ria­les ar­queo­ló­gi­cos en San­ta Ma­ría que de­mues­tran el al­to gra­do de desa­rro­llo cul­tu­ral que se vi­vía en la zo­na la­cus­tre de Mi­choa­cán, pe­ro es­pe­cial­men­te en la cuen­ca ya ci­ta­da.

EN LAS FAL­DAS de otra lo­ma mu­cho más al­ta que la cen­tral del va­lle, la Lo­ma de San­ta Ma­ría, se apre­cia un área ce­re­mo­nial con­sis­ten­te en ba­sa­men­tos es­ca­lo­na­dos de plan­ta cua­dra­da que des­plan­tan so­bre pla­ta­for­mas que forman pe­que­ñas pla­zas, así co­mo un área ha­bi­ta­cio­nal for­ma­da por pla­ta­for­mas, la cual se fue cons­tru­yen­do en­tre los años 100 y 350 de nues­tra era.

Por los ves­ti­gios tam­bién ha­lla­dos se pu­do ver que hu­bo ne­xos con otras cul­tu­ras de su épo­ca, co­mo la teo­tihua­ca­na, que ex­ten­dió su do­mi­nio por el es­ta­do de Gua­na­jua­to y tam­bién re­la­cio­nán­do­se con la cul­tu­ra hoho­kam, del su­r­es­te de los Es­ta­dos Uni­dos.

Los pi­rin­das fue­ron el gru­po prehis­pá­ni­co que se asen­tó y po­bló el Va­lle de Gua­yan­ga­reo, que de­pen­día de los Matla­zin­cas, ori­gi­na­rios del Es­ta­do de Mé­xi­co; los pri­me­ros po­bla­do­res se re­fu­gia­ron en Cha­ro, los cua­les ve­nían hu­yen­do de To­lu­ca, por el tra­to cruel que re­ci­bían del em­pe­ra­dor Moc­te­zu­ma de Mé­xi­co, pe­ro al lle­gar a es­ta pro­vin­cia el rey Cal­tzon­tzin les dio el am­pa­ro pa­ra que vi­vie­ran en es­ta vi­lla (Cha­ro), pos­te­rior­men­te se agre­ga­ron un pro­me­dio de 300 in­dí­ge­nas más, fa­mi­lia­res del gru­po asen­ta­do en es­ta vi­lla.

A los pi­rin­das ya es­ta­ble­ci­dos en Mi­choa­cán se les asig­nó pres­tar ser­vi­cios mi­li­ta­res al ejér­ci­to ta­ras­co pa­ra pro­tec­ción de la re­gión; di­cho gru­po se ex­ten­dió, asen­tán­do­se en San­ta Ma­ría de los Al­tos, Je­sús del Monte, San Mi­guel del Monte y San­tia­go Un­dameo.

La Bi­blio­te­ca del Mu­seo de Morelia cuen­ta con in­for­ma­ción muy in­tere­san­te del Va­lle de Gua­yan­ga­reo, don­de hay un rin­cón y una lo­ma con el mis­mo nom­bre; al su­r­es­te del va­lle hu­bo un asen­ta­mien­to prehis­pá­ni­co en los tiem­pos clá­si­cos, que tal vez tam­bién lle­vó el nom­bre de Gua­yan­ga­reo, don­de se des­cu­brie­ron al­gu­nas co­sas ubi­ca­das ha­cia el orien­te, se tra­ta de ves­ti­gios del an­ti­guo asen­ta­mien­to, lle­gan­do al rin­cón por don­de ha­ce su en­tra­da al va­lle el Río Chi­co.

Lázaro Mo­ra­les Olivares

Ma­ria­na Lu­na Ma­ga­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.