Ve­ne­zue­la y la dis­yun­ti­va yanqui

El Sol de Morelia - - Analisis - Mi­guel Án­gel Fe­rrer www.eco­no­miay­po­li­ti­cahoy. word­press.com men­tor­fe­rrer@gmail.com

Aho­ra mis­mo, co­mo ha­ce die­ci­nue­ve años, el ma­yor pe­li­gro pa­ra la re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na si­gue sien­do Es­ta­dos Uni­dos. Y hoy, co­mo ha­ce ca­si dos de­ce­nios, fra­ca­sa­dos to­dos los in­ten­tos por de­rro­car al cha­vis­mo des­de den­tro, ese ma­yor pe­li­gro to­ma for­ma en la idea y el pro­pó­si­to de una in­ter­ven­ción mi­li­tar ex­tran­je­ra.

Pe­ro Es­ta­dos Uni­dos no po­dría con­cre­tar esa pro­gra­ma­da in­va­sión cas­tren­se por sí so­lo. Ne­ce­si­ta­ría rea­li­zar­la en com­pli­ci­dad con otros go­bier­nos de la re­gión. O has­ta ex­tra­rre­gio­na­les. Una coa­li­ción in­ter­na­cio­nal li­de­ra­da y con­du­ci­da por el pro­pio EU. Co­mo en Irak y Af­ga­nis­tán.

Pa­ra ello Washington lle­va muy avan­za­da la cam­pa­ña me­diá­ti­ca in­ter­na­cio­nal jus­ti­fi­ca­to­ria de la nue­va agre­sión. Pe­ro la ver­dad es que la em­pre­sa in­va­so­ra no es tan sen­ci­lla, aun­que a pri­me­ra vis­ta y des­de el pun­to de mi­ra de los Pen­ce, los Pom­peo, los Bol­ton y los Al­ma­gro, pue­da ser un pa­seo do­mi­ni­cal en una cá­li­da tar­de de ve­rano.

La ex­pe­rien­cia en­se­ña que ese ti­po de aven­tu­ras mi­li­ta­res sue­len ter­mi­nar en desas­tre pa­ra el agre­sor. Co­mo le ocu­rrió a Es­ta­dos Uni­dos en Co­rea del Nor­te en 1950-1953, don­de el ejér­ci­to yanqui tu­vo que re­ti­rar­se en com­ple­ta e inocul­ta­ble de­rro­ta an­te el po­de­río de la alian­za mi­li­tar de Pyon­yang y Pekín. Y al igual que en Viet­nam, Laos, Cam­bo­ya, Cu­ba y re­cien­te­men­te en Si­ria. Y co­mo le acon­te­ció a la Ale­ma­nia na­zi en las lla­nu­ras de la Unión So­vié­ti­ca.

Es cier­to que en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en 1965, en Gra­na­da en 1983, y en Pa­na­má en 1989, las respectivas in­va­sio­nes mi­li­ta­res yan­quis re­sul­ta­ron exi­to­sas. Y es po­si­ble que es­tas tres ex­pe­rien­cias es­tén pe­san­do más en el áni­mo im­pe­rial que la his­to­ria de sus ro­tun­dos fra­ca­sos.

Só­lo que Ve­ne­zue­la, a di­fe­ren­cia de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Gra­na­da, Pa­na­má, Irak y Af­ga­nis­tán, lle­va dé­ca­das pre­pa­ran­do su de­fen­sa. Hay ar­mas, per­tre­chos y una bien acei­ta­da or­ga­ni­za­ción mi­li­tar. Y, so­bre to­do, un go­bierno con in­men­so res­pal­do po­pu­lar de­ter­mi­na­do a en­ca­be­zar la re­sis­ten­cia.

Es­tos he­chos y un es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal me­nos fa­vo­ra­ble pa­ra EU no con­tri­bu­yen al op­ti­mis­mo del po­ten­cial agre­sor.

Y de­be considerarse ade­más que en la cúpula del im­pe­rio no hay con­sen­so so­bre la con­ve­nien­cia de la in­va­sión.

En el lar­go lis­ta­do de los no con­ven­ci­dos de­be ano­tar­se al mis­mí­si­mo Do­nald Trump. Co­mo lo de­mos­tró ple­na­men­te en los ca­sos de Co­rea del Nor­te, Irán y Si­ria, el pre­si­den­te yanqui es más da­do a la be­li­co­si­dad ver­bal que a los ac­tos con­cre­tos de gue­rra.

Y no de­be ol­vi­dar­se que pa­ra Trump no de­be ser na­da ape­te­ci­ble ver­se em­pan­ta­na­do, por sí mis­mo o em­pu­ja­do por sus halcones, en una gue­rra pro­lon­ga­da o in­ter­mi­na­ble. Co­mo las de Irak y Af­ga­nis­tán. Y co­mo an­tes la de Viet­nam, que se ex­ten­dió por die­ci­nue­ve años, des­de 1954 has­ta la de­rro­ta fi­nal yanqui en 1975.

De mo­do que la éli­te im­pe­rial enfrenta una cla­ra dis­yun­ti­va: con­ti­nuar la gue­rra eco­nó­mi­ca y el ase­dio di­plo­má­ti­co y me­diá­ti­co con­tra Ve­ne­zue­la pa­ra de­rro­car a Ma­du­ro, o em­bar­car­se en la aven­tu­ra de una in­va­sión mi­li­tar di­rec­ta de im­pro­ba­ble éxi­to. Y en el aná­li­sis de la re­la­ción cos­to-be­ne­fi­cio, la in­va­sión pa­re­ce te­ner me­nos va­le­do­res. Aquí es­tá aca­so, en el pro­pio EU, la pri­me­ra lí­nea de re­sis­ten­cia a una nue­va y opro­bio­sa gue­rra de con­quis­ta con­de­na­da de an­te­mano al fra­ca­so.

En el

lar­go lis­ta­do de los no con­ven­ci­dos de­be ano­tar­se al mis­mí­si­mo Do­nald Trump. Co­mo lo de­mos­tró ple­na­men­te en los ca­sos de Co­rea del Nor­te, Irán y Si­ria, el pre­si­den­te yanqui es más da­do a la be­li­co­si­dad ver­bal que a los ac­tos con­cre­tos de gue­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.