“Olor a maes­tro”

El Sol de Morelia - - Analisis - J. Je­sús Váz­quez Es­tu­pi­ñán

Un alumno le di­jo un día a su maes­tro: “Maes­tro, có­mo hue­les agra­da­ble”, y él le con­tes­tó: "Pe­ro mi pu­pi­lo, ¿A qué pue­do oler si no uso lo­ción, ni per­fu­mes? Con se­gu­ri­dad no hue­lo a na­da".

“Te equi­vo­cas maes­tro, hue­les agra­da­ble... hue­les a maes­tro”, le con­tes­tó con ros­tro son­rien­te.

Es­ta res­pues­ta es her­mo­sa, lle­na de amor y de ter­nu­ra, pen­só.

“Hue­les a maes­tro”, se que­dó in­tri­ga­do el maes­tro, y re­fle­xio­nó:

Hue­les a maes­tro cuan­do sur­cas las se­mi­llas del sa­ber, cuan­do es­tás lleno de ter­nu­ra, de amor, de ca­ri­ño, de com­pren­sión; cuan­do eres ami­go, fa­ci­li­ta­dor e in­ter­me­dia­rio.

Hue­les a maes­tro cuan­do de­di­cas to­das tus ener­gías a la en­se­ñan­za, cuan­do te afa­nas en que com­pren­dan la lec­ción.

Hue­les a maes­tro cuan­do so­por­tas sus gri­te­ríos, su de­sin­te­rés, su fal­ta de áni­mo; cuan­do les ha­blas de sus de­por­tes fa­vo­ri­tos, aun­que tú no en­tien­das to­do.

Hue­les a maes­tro cuan­do los re­pren­des a tiem­po e im­po­nes una dis­ci­pli­na dul­ce y fir­me.

Hue­les a maes­tro cuan­do sa­bes de­cir “sí" y cuan­do sa­bes de­cir "no”.

Hue­les a maes­tro cuan­do jue­gas con tus alum­nos sin im­por­tar­te qué pa­só con tu arre­glo, cuan­do con ellos vuel­ves a ser ni­ño y com­par­tes el jue­go con el trom­po y la pe­lo­ta.

Hue­les a maes­tro cuan­do con ellos can­tas y cuen­tas cuen­tos, cuan­do es­cu­chas sus que­jas y oyes sus pro­ble­mas y te ha­ces ami­go.

Hue­les a maes­tro cuan­do alien­tas, ani­mas y con­sue­las en los mo­men­tos tris­tes y eres sim­pá­ti­co con ellos.

Hue­les a maes­tro cuan­do les en­se­ñas a po­ten­cia­li­zar aro­ma de vir­tu­des.

Hue­les a maes­tro cuan­do los in­du­ces ha­cer el bien y a evi­tar el mal. Hue­les a maes­tro cuan­do eres cohe­ren­te con lo que di­ces y ha­ces.

Hue­les a maes­tro cuan­do les das tes­ti­mo­nio al per­do­nar y no al odiar.

Oja­lá to­dos los maes­tros tu­vié­ra­mos siem­pre ese no­ble y dul­ce olor a maes­tro.

“No hay mo­ne­da al­gu­na que pa­gue la ab­ne­ga­ción y en­tre­ga de un maes­tro, lo que más se acer­ca... es la gra­ti­tud”. Xa­vier Váz­quez Far­fán (qepd). (H)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.