Ben­ja­mín Gon­zá­lez Roa­ro

La vo­lun­tad del pue­blo, ex­pre­sa­da en las ur­nas, me­dian­te el vo­to li­bre, se­cre­to y di­rec­to, cons­ti­tu­ye el pi­lar fun­da­men­tal de to­da de­mo­cra­cia de nues­tro tiem­po.

El Sol de Morelia - - Portada - Ben­ja­mín Gon­zá­lez Roa­ro Pre­si­den­te de la Aca­de­mia Me­xi­ca­na de Edu­ca­ción

Por ello, los me­xi­ca­nos po­de­mos afir­mar que con­ta­mos con una de­mo­cra­cia ejem­plar. Si de al­go es­ta­mos ple­na­men­te con­ven­ci­dos es que en nues­tro país se lle­van ca­bo pro­ce­sos elec­to­ra­les trans­pa­ren­tes, im­par­cia­les y le­ga­les, con re­sul­ta­dos acep­ta­dos por to­dos, lo que al mis­mo tiem­po ga­ran­ti­za una transición or­de­na­da y pa­cí­fi­ca del po­der pú­bli­co.

És­ta es la gran vir­tud de la de­mo­cra­cia me­xi­ca­na del Si­glo XXI. Lo ocu­rri­do el pa­sa­do 1o de ju­lio cons­ti­tu­ye el ejem­plo más cla­ro de una ciu­da­da­nía que, de ma­ne­ra con­tun­den­te, eli­gió a la op­ción po­lí­ti­ca que go­ber­na­rá es­te país du­ran­te los pró­xi­mos seis años.

Des­de lue­go, el desa­rro­llo y cul­mi­na­ción del pa­sa­do pro­ce­so elec­to­ral re­pre­sen­ta­ron un gran pa­so en el ob­je­ti­vo de con­so­li­dar nues­tro ré­gi­men de­mo­crá­ti­co; sin em­bar­go, la de­mo­cra­cia tam­bién se for­ta­le­ce con el desem­pe­ño que tie­nen nues­tros go­ber­nan­tes e ins­ti­tu­cio­nes. De na­da ser­vi­ría con­tar con re­pre­sen­tan­tes elec­tos de­mo­crá­ti­ca­men­te si cuan­do se ejer­ce el po­der no se atien­de al in­te­rés co­lec­ti­vo.

En oca­sio­nes an­te­rio­res he ha­bla­do de la cri­sis por la que atra­vie­san mu­chas de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes de la de­mo­cra­cia. Es­pe­cí­fi­ca­men­te me re­fie­ro a los ca­sos de la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, el Con­gre­so (dipu­tados y se­na­do­res), la Su­pre­ma Cor­te y los par­ti­dos po­lí­ti­cos, que re­sul­tan ser las peor ca­li­fi­ca­das -re­pro­ba­das- por la so­cie­dad. Por lo tan­to, re­cu­pe­rar la con­fian­za y la cre­di­bi­li­dad social de­be ser asu­mi­da co­mo una prio­ri­dad.

Si bien el men­sa­je ciu­da­dano a fa­vor de un cam­bio de go­bierno fue cla­ro, en­ton­ces los fu­tu­ros go­ber­nan­tes y quie­nes se en­cuen­tren al fren­te del con­jun­to de ins­ti­tu­cio­nes es­tán obli­ga­dos a ser con­gruen­tes con el men­sa­je en­via­do por la ciu­da­da­nía y, par­ti­cu­lar­men­te, con la pro­me­sa de que es­ta­mos an­te el um­bral de la “cuar­ta trans­for­ma­ción” de la re­pú­bli­ca.

Coin­ci­den­te­men­te, ma­ña­na 15 de sep­tiem­bre, no só­lo es­ta­re­mos ce­le­bran­do los 208 años de nues­tra in­de­pen­den­cia na­cio­nal; tam­bién en to­do el mun­do se con­me­mo­ra­rá el “Día In­ter­na­cio­nal de la De­mo­cra­cia”, por lo que la ONU con­vo­ca a “pro­po­ner e im­ple­men­tar nue­vas for­mas de vi­go­ri­zar la de­mo­cra­cia y bus­car res­pues­tas a los de­sa­fíos sis­te­má­ti­cos que en­fren­ta”.

Des­de mi pun­to de vis­ta, los de­sa­fíos in­me­dia­tos que en­fren­ta la de­mo­cra­cia me­xi­ca­na por aho­ra no tie­nen que ver es­pe­cí­fi­ca­men­te con pro­ce­di­mien­tos elec­to­ra­les, sino con los re­sul­ta­dos que el go­bierno elec­to es­tá obli­ga­do a en­tre­gar a la so­cie­dad en te­mas co­mo co­rrup­ción, po­bre­za, de­sigual­dad, vio­len­cia, im­pu­ni­dad y me­jo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de vi­da, por una par­te; pe­ro tam­bién, con el re­to de de­vol­ver­le la cre­di­bi­li­dad y con­fian­za a nues­tras ins­ti­tu­cio­nes, por la otra. Es­ta es la úni­ca for­ma de “vi­go­ri­zar la de­mo­cra­cia”.

Y en es­te úl­ti­mo as­pec­to, el de la cre­di­bi­li­dad de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes, me preo­cu­pa que es­te­mos co­men­zan­do mal.

En días re­cien­tes, en círcu­los de aná­li­sis y de opi­nión pú­bli­ca se cues­tio­na­ron se­ve­ra­men­te los cri­te­rios y de­ci­sio­nes adop­ta­das por el Tri­bu­nal Fe­de­ral Elec­to­ral (la exo­ne­ra­ción a Mo­re­na por el ma­ne­jo del Fi­dei­co­mi­so “Por los De­más”); las ne­go­cia­cio­nes en­tre el nue­vo par­ti­do en el po­der y el PVEM para que es­te úl­ti­mo le trans­fi­rie­ra cin­co dipu­tados y de es­ta for­ma Mo­re­na con­so­li­de su con­di­ción de ma­yo­ría legislativa; y la for­ma en que se operó la to­ma de po­se­sión de Ma­nuel Velasco

En días re­cien­tes, en círcu­los de aná­li­sis y de opi­nión pú­bli­ca se cues­tio­na­ron se­ve­ra­men­te los cri­te­rios y de­ci­sio­nes adop­ta­das por el Tri­bu­nal Fe­de­ral Elec­to­ral (la exo­ne­ra­ción a Mo­re­na por el ma­ne­jo del Fi­dei­co­mi­so “Por los De­más”); las ne­go­cia­cio­nes en­tre el nue­vo par­ti­do en el po­der y el PVEM para que es­te úl­ti­mo le trans­fi­rie­ra cin­co dipu­tados y de es­ta for­ma Mo­re­na con­so­li­de su con­di­ción de ma­yo­ría legislativa; y la for­ma en que se operó la to­ma de po­se­sión de Ma­nuel Velasco en el Se­na­do, des­pués la po­co cla­ra apro­ba­ción de su li­cen­cia y pos­te­rior­men­te su re­gre­so al car­go de go­ber­na­dor in­te­ri­no de Chia­pas -no sin an­tes mo­di­fi­car “a mo­do” la Cons­ti­tu­ción de di­cho es­ta­do- para que en di­ciem­bre que con­clu­ye su man­da­to pue­da vol­ver a su es­ca­ño que tie­ne re­ser­va­do en el Con­gre­so.

en el Se­na­do, des­pués la po­co cla­ra apro­ba­ción de su li­cen­cia y pos­te­rior­men­te su re­gre­so al car­go de go­ber­na­dor in­te­ri­no de Chia­pas -no sin an­tes mo­di­fi­car “a mo­do” la Cons­ti­tu­ción de di­cho es­ta­do- para que en di­ciem­bre que con­clu­ye su man­da­to pue­da vol­ver a su es­ca­ño que tie­ne re­ser­va­do en el Con­gre­so.

Es­te con­jun­to de tri­qui­ñue­las y “acuer­dos” ter­mi­nan por da­ñar aún más a las ins­ti­tu­cio­nes. Le­jos de cons­ta­tar que es­ta­mos en­tran­do a una nueva eta­pa en don­de el in­te­rés co­lec­ti­vo se co­lo­ca por en­ci­ma de cual­quier otro, en reali­dad su­ce­de to­do lo con­tra­rio: lo que im­por­ta es cui­dar los in­tere­ses de par­ti­do, be­ne­fi­ciar­se del po­der y ase­gu­rar ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos par­ti­cu­la­res.

Oja­lá que es­to no se vuel­va una prác­ti­ca co­mún du­ran­te la lla­ma­da “cuar­ta

trans­for­ma­ción”. Los me­xi­ca­nos exi­gen res­pues­tas, pe­ro tam­bién ha lle­ga­do el mo­men­to de ga­ran­ti­zar­les ins­ti­tu­cio­nes re­no­va­das, trans­pa­ren­tes, efi­ca­ces, con cre­di­bi­li­dad y pres­ti­gio, cer­ca­nas a la so­cie­dad y com­pro­me­ti­das con el in­te­rés co­mún.

Un fun­cio­na­mien­to íntegro e im­pe­ca­ble de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes es vi­tal para re­cu­pe­rar la con­fian­za ciu­da­da­na en las mis­mas.

Su­pe­ra­mos el re­to de las ur­nas y la so­cie­dad ya cum­plió con su res­pon­sa­bi­li­dad el pa­sa­do 1o de ju­lio. Aho­ra, es el turno de que quie­nes go­ber­na­rán cum­plan con su res­pon­sa­bi­li­dad, sin trai­cio­nar el am­plio apo­yo que la so­cie­dad les ha con­fe­ri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.