EL ES­TIG­MA DE LOS LIN­CHA­MIEN­TOS

En Ca­noa quie­ren eli­mi­nar su ima­gen de "ase­si­nos"; los des­cen­dien­tes des­co­no­cen qué pa­só; abue­los no les cuen­tan

El Sol de Morelia - - Nacional - KAREN ME­ZA/El

A 50 años de lo su­ce­di­do, na­die en la lo­ca­li­dad quie­re re­cor­dar lo que pa­só en 1968, pe­ro los se­ña­la­mien­tos pe­san co­mo lozas: los eti­que­tan co­mo ase­si­nos. A pe­sar de que el pue­blo ha vi­vi­do con las acu­sa­cio­nes, la lu­cha con­tra esa ima­gen se re­nue­va ca­da día. Sin em­bar­go, hoy los lin­cha­mien­tos con­ti­núan. En enero un hom­bre fue so­me­ti­do a gol­pes y ata­do a un pos­te. En mar­zo, otra per­so­na fue res­ca­ta­da de ser que­ma­da vi­va.

PUE­BLA, Pue.- Cin­cuen­ta años de una ma­sa­cre quie­ren ser ol­vi­da­dos. Los an­cia­nos no quie­ren evo­car, los adul­tos afir­man que no son "ase­si­nos" y los jó­ve­nes ig­no­ran su his­to­ria, pues sus abue­los no la cuen­tan, aun­que por su cu­rio­si­dad al­gu­na vez han vis­to la pe­lí­cu­la Ca­noa, del ci­neas­ta me­xi­cano Fe­li­pe Ca­zals. En la con­me­mo­ra­ción nú­me­ro 50 del pri­mer lin­cha­mien­to de Pue­bla, en la co­mu­ni­dad de San Mi­guel Ca­noa, hay opiniones en­con­tra­das en­tre los ha­bi­tan­tes so­bre con­ser­var la vi­da de quie­nes son juz­ga­dos por “ser bue­nos o ma­los”.

Ade­más, en la jun­ta au­xi­liar de la ca­pi­tal se man­tie­ne vi­gen­te la jus­ti­cia por pro­pia mano. En mar­zo, Pas­cual N, un co­no­ci­do la­drón apo­da­do El Re­cio, fue que­maen do vi­vo en la pla­za pú­bli­ca de es­te lu­gar des­pués de ser se­ña­la­do de ha­ber co­me­ti­do un ro­bo. Mien­tras, a ni­vel es­ta­tal se tie­nen re­gis­tra­dos has­ta 16 ca­sos.

LA OTRA HIS­TO­RIA

A 50 años de lo su­ce­di­do na­die quie­re re­cor­dar lo que pa­só en 1968, re­fie­re el al­cal­de au­xi­liar de San Mi­guel Ca­noa, Raúl Pé­rez Ve­láz­quez quien re­co­no­ce que ha si­do di­fí­cil bo­rrar la ima­gen de que son "ase­si­nos”.

Pe­ro la otra his­to­ria, la que nun­ca ha si­do con­ta­da, in­di­ca que cua­tro tra­ba­ja­do­res de la Be­ne­mé­ri­ta Universidad Au­tó­no­ma de Pue­bla (BUAP) irrum­pie­ron una co­mu­ni­dad arrai­ga­da en sus usos y cos­tum­bres para bur­lar­se de su idio­ma, ade­más de no pa­gar una cuen­ta de una tien­da la que con­su­mie­ron. Lue­go de la llegada de los jó­ve­nes a una de las tien­das lo­ca­les de la re­gión y que se fue­ron sin pa­gar, no pa­ra­ron los ru­mo­res en la po­bla­ción so­bre que eran “co­mu­nis­tas”, pa­la­bra que des­co­no­cían, pe­ro que re­la­cio­na­ban con “el diablo” o “Sa­ta­nás”, pues era par­te del dis­cur­so re­li­gio­so que re­ci­bían del sa­cer­do­te En­ri­que Me­za.

Y aun­que mu­chas per­so­nas juz­gan y res­pon­sa­bi­li­zan al sa­cer­do­te de la muer­te de dos de los ex­plo­ra­do­res de La Ma­lin­che de la ca­sa de es­tu­dios, Pé­rez in­sis­te en que es inocen­te: ya ha­bía un ru­mor re­ga­do que na­die po­día de­te­ner. Sin em­bar­go, mi­nu­tos des­pués re­pa­ra: sí pu­do dar­les alo­jo y evi­tar su muer­te.

La no­che del 14 de sep­tiem­bre re­so­na-

ron las cam­pa­nas de la igle­sia de San Mi­guel Ca­noa jun­to con un gri­to a tra­vés de al­ta­vo­ces lo­ca­les: “¡Ya lle­ga­ron los la­dro­nes! Los ra­te­ros nos van a qui­tar las tie­rras, los ani­ma­les”.

Na­die en la po­bla­ción quie­re de­cir quién fue tes­ti­go. Los ha­bi­tan­tes se­ña­lan que los res­pon­sa­bles ya mu­rie­ron o se fue­ron a vi­vir a otro lu­gar, y de los pre­sos des­co­no­cen el nú­me­ro o sus nom­bres.

JUZ­GAN IN­JUS­TA­MEN­TE

No to­dos los ha­bi­tan­tes de San Mi­guel Ca­noa son ma­los y han si­do juz­ga­dos in­jus­ta­men­te, agre­ga Raúl Pé­rez, quien es ami­go cer­cano a los prin­ci­pa­les ma­yor­do­mos, per­so­nas de la ter­ce­ra edad de la co­mu­ni­dad que tie­nen gran po­der en la igle­sia.

“Nos di­cen que les da mie­do lle­gar al pue­blo, es la peor men­ti­ra. Ca­noa no es el peor pue­blo, la gen­te siem­pre ha si­do bue­na. Han con­ver­ti­do a la co­mu­ni­dad co­mo al­go muy ma­lo. El 68 no es só­lo la for­ma en có­mo mu­rie­ron tra­ba­ja­do­res de la BUAP”, di­jo.

AJUS­TES DE CUEN­TAS SI­GUEN

En San Mi­guel Ca­noa la for­ma de ha­cer jus­ti­cia por pro­pia mano, gol­pes y lin­cha­mien­tos con­ti­núa.

En enero, un hom­bre acu­sa­do de co­me­ter un ro­bo fue so­me­ti­do a gol­pes y ata­do a un pos­te has­ta que lle­ga­ron au­to­ri­da­des po­li­cía­cas para en­car­ce­lar­lo.

Mien­tras, en mar­zo, la his­to­ria de Pas­cual N o El Re­cio se co­no­ció a ni­vel na­cio­nal por la fa­ma del po­bla­do; fue gol­pea­do sal­va­je­men­te y para re­ma­tar lo ro­cia­ron de ga­so­li­na y le pren­die­ron fue­go. A pe­sar de que fue res­ca­ta­do por po­li­cías y pa­ra­mé­di­cos y lle­va­do a un hos­pi­tal del Sec­tor Sa­lud, ho­ras des­pués mu­rió.

A fi­na­les de agos­to, la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca del es­ta­do, que di­ri­ge Je­sús Mo­ra­les Ro­drí­guez, re­por­tó que en lo que va del año se han re­gis­tra­do 16 lin­cha­mien­tos en 10 he­chos dis­tin­tos en la en­ti­dad; sin em­bar­go, re­fi­rió que tam­bién han si­do res­ca­ta­das 201 per­so­nas de 146 even­tos de es­ta na­tu­ra­le­za.

SOL DE PUE­BLA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.