Ig­no­ran­cia per­sis­te, la­men­ta so­bre­vi­vien­te

El Sol de Morelia - - Nacional - KAREN ME­ZA/El

PUE­BLA, Pue.- Las ci­ca­tri­ces aún no se bo­rran y la au­sen­cia de tres de­dos en la mano iz­quier­da de Ju­lián Gon­zá­lez Báez dan cuen­ta de lo que su­ce­dió el 14 de sep­tiem­bre de 1968, cuan­do jun­to con otros cua­tro com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo de la Be­ne­mé­ri­ta Universidad Au­tó­no­ma de Pue­bla fue­ron bru­tal­men­te gol­pea­dos por los ha­bi­tan­tes de San Mi­guel Ca­noa al ser lla­ma­dos pro­mo­to­res del co­mu­nis­mo.

Ju­lián es uno de los tres so­bre­vi­vien­tes de lo que po­dría lla­mar­se el pri­mer lin­cha­mien­to en Pue­bla. Cum­pli­rá es­te 22 de no­viem­bre 76 años de edad con una in­só­li­ta his­to­ria que na­rra con­ti­nua­men­te a sus 14 nie­tos y 13 bis­nie­tos.

Des­de su amo­ro­so y fa­mi­liar ho­gar y ro­dea­do de los su­yos, re­la­ta a El Sol de Pue­bla sus sen­ti­mien­tos y qué pa­só en 1968 en la re­gión de La Ma­lin­che cuan­do, se­ña­la­dos fal­sa­men­te de ideó­lo­gos co­mu­nis­tas, ca­si mue­re fren­te a una mu­che­dum­bre ar­ma­da de pa­los, pie­dras y ma­che­tes.

ES­PO­SA RE­CI­BE RES­TOS

Pi­lar Flo­res, es­po­sa de Ju­lián, re­ci­bió una lla­ma­da la ma­dru­ga­da del 15 de sep­tiem­bre de ese año, en la que le in­for­ma­ron que su ma­ri­do es­ta­ba gra­ve­men­te he­ri­do y que se di­ri­gie­ra al hos­pi­tal.

Nin­gún mé­di­co le in­for­mó de lo su­ce­di­do y en una bol­sa le de­ja­ron tres de­dos de su es­po­so.

“Yo me que­ría des­ma­yar cuan­do vi en una bol­sa sus de­dos. Pen­sé que en La Ma­lin­che se ha­bía caí­do. Cuan­do tu­ve la opor­tu­ni­dad de ver­lo to­da su es­pal­da es­ta­ba mo­ra­da y ya me con­ta­ron que es­tu­vo a pun­to de ser ase­si­na­do por el pue­blo. Fue te­rri­ble”, di­ce.

En las ra­dio­gra­fías pro­por­cio­na­das se do­cu­men­ta­ron va­rias he­ri­das en la ca­be­za, ade­más de le­sio­nes en los riñones; su­frió lar­go tiem­po fuer­tes do­lo­res mus­cu­la­res.

De la pér­di­da de los de­dos de su mano Ju­lián Gon­zá­lez afir­ma que no re­cuer­da có­mo su­ce­dió; no sin­tió do­lor por­que es­ta­ba ca­si in­cons­cien­te.

El ex­tra­ba­ja­dor de la BUAP di­jo que los lin­cha­mien­tos que per­sis­ten en la en­ti­dad se man­tie­nen en el con­tex­to del 68: hay ig­no­ran­cia por par­te de las co­mu­ni­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.