El in­de­cli­na­ble amor por mi pa­tria

El Sol de Morelia - - Análisis - Fran­cis­co Fon­se­ca Pre­mio Na­cio­nal de Pe­rio­dis­mo Fun­da­dor de No­ti­mex pa­co­fonn@yahoo.com.mx

Es­ta­mos en­tran­do a lo que se­rá la Cuar­ta Trans­for­ma­ción del país, des­pués de la In­de­pen­den­cia, la Re­for­ma y la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na. En­tre la Pri­me­ra y la Cuar­ta es­ta­rán tras­cu­rrien­do al­go así como 208 años de li­ber­tad como me­xi­ca­nos.

La Cuar­ta Trans­for­ma­ción em­pren­de­rá una lu­cha in­ter­mi­na­ble con­tra la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad. La fra­se que guia­rá su ca­mino se­rá “na­die por en­ci­ma de la ley”. Hoy es 15 de sep­tiem­bre, vís­pe­ra del lla­ma­do del cu­ra Hidalgo da­do en el so­ño­lien­to po­bla­do de Do­lo­res en 1810, pa­ra re­be­lar­se “con­tra el mal go­bierno es­pa­ñol”, in­sur­gen­cia que se con­su­mó en 1821. Sep­tiem­bre es el mes de los “días pa­trios” y echa­mos el gri­to al ai­re pa­ra sen­tir­nos más me­xi­ca­nos.

Aque­lla ma­dru­ga­da del 16 de sep­tiem­bre, Hidalgo sa­lió del pue­blo acom­pa­ña­do de una tur­ba en­fu­re­ci­da. Nar­ci­sa Za­pa­ta, una jo­ven­ci­ta aso­ma­da a su ven­ta­na lo otea­ba al pa­sar, y le gri­tó: “¿A dón­de va us­ted, se­ñor cu­ra?” Hidalgo res­pon­dió: “A ma­tar ga­chu­pi­nes, mu­cha­cha”.

Aho­ra bien. No po­dría, aun­que qui­sie­ra, ex­pre­sar­me sin sen­ti­mien­to de es­ta Pa­tria ge­ne­ro­sa y es­plen­den­te. De es­ta Pa­tria mía tan su­fri­da y que ha tras­pa­sa­do, tiem­po ha, las puer­tas del des­tino. Ca­mino lar­go y tor­tuo­so. Ca­mino de sa­bor amar­go y de ho­ri­zon­te pleno.

Más allá de la apre­cia­ción de que los me­xi­ca­nos so­mos el pro­duc­to mes­ti­zo de un cri­sol de ra­zas, o el mo­sai­co an­tro­po­ló­gi­co en que es­tán plas­ma­dos mo­dos de ser y de pen­sar di­fe­ren­tes, cos­tum­bres, tra­di­cio­nes, le­yen­das, evo­ca­cio­nes del len­gua­je…y, más allá es­tá la pro­fun­da raíz y el an­cho tron­co en el que alien­ta, vi­ve y sue­ña el pue­blo me­xi­cano. ¿Qué nos une a los me­xi­ca­nos? ¿Qué nos iden­ti­fi­ca y qué nos ha­ce di­fe­ren­tes a otros pue­blos?

Se dice que so­mos he­re­de­ros de la gran­de­za de nues­tros an­te­pa­sa­dos; se acu­de a la his­to­ria pa­ra mos­trar las ci­ca­tri­ces del es­pí­ri­tu na­cio­nal, apa­re­ci­das a lo lar­go de eta­pas ad­ver­sas del de­sa­rro­llo de nues­tro país.

Pe­ro ¿qué nos une a los me­xi­ca­nos? ¿El cor­dón um­bi­li­cal con el cre­do re­li­gio­so o el pris­ma mul­ti­co­lor de la ex­pre­sión ar­tís­ti­ca? ¿El te­nue hi­lo del pro­gre­so en la cien­cia y la tec­no­lo­gía? ¿La cla­ra voz de sus poe­tas o la pa­la­bra de sus fi­ló­so­fos que hun­den su pen­sa­mien­to en la ex­pli­ca­ción no sa­tis­fe­cha del ser del me­xi­cano? A los me­xi­ca­nos nos une el ser he­re­de­ros de to­da una plé­ya­de de bue­nos me­xi­ca­nos pa­trio­tas dig­nos y eter­nos. Ellos for­ja­ron nues­tra na­cio­na­li­dad con su en­tre­ga, su arro­jo, su va­len­tía y su vi­da. Su san­gre no se per­dió, se re­co­gió en el ro­jo de nues­tra Ban­de­ra Na­cio­nal que hoy on­dea por to­dos los rin­co­nes del país. Su san­gre es nues­tra san­gre. Co­rre por nues­tras ve­nas.

En al­gún edi­to­rial an­te­rior es­cri­bí dos pá­rra­fos que hoy re­pro­duz­co por­que son par­te y ma­te­ria de es­ta his­to­ria:

“Hoy los me­xi­ca­nos no so­mos más que los de ayer, ni me­jo­res. So­mos los mis­mos. Te­ne­mos igual ori­gen. Nues­tro ca­mino es el mis­mo: es­ta Pa­tria de azú­car y de al­men­dra, de san­gre y de tie­rra, de ver­de y de es­pe­ran­za. Nos he­mos nu­tri­do de los alien­tos de Ne­zahual­có­yotl y de Huit­zi­lihuitl, de Al­ta­mi­rano y de Ló­pez Ve­lar­de, de Agus­tín Yá­ñez y de Juan Rul­fo, de Jo­sé Ru­bén Ro­me­ro y de Car­los Fuen­tes, de

Mé­xi­co, des­de siem­pre, ha sig­ni­fi­ca­do un nue­vo ho­ri­zon­te don­de se ofre­cen con lim­pie­za y cla­ri­dad los des­te­llos que en­ri­que­cen su ca­rác­ter cós­mi­co y su di­men­sión hu­ma­na.

Oc­ta­vio Paz y de Ri­car­do Ló­pez Mén­dez. A nues­tro país lo ha cin­ce­la­do el pa­so me­tó­di­co de la his­to­ria. La his­to­ria que es­cri­bie­ron los az­te­cas y los ma­yas, los pe­nin­su­la­res y los crio­llos, los bue­nos me­xi­ca­nos y los otros.

“Es­te bloque es­cul­tó­ri­co lla­ma­do Mé­xi­co ha si­do tra­ba­ja­do con es­me­ro, con ar­dor y con pa­sión. El pri­mer gol­pe de cin­cel fue la mar­cha de los me­xi­cas ha­cia Aztlán. Con­ti­nuó el tra­ba­jo es­cul­tó­ri­co. Hom­bres bar­ba­dos ve­ni­dos del mar, so­bre ca­ba­llos, con pe­rros y ar­ma­du­ras, so­juz­ga­ron y re­pri­mie­ron, es­cla­vi­za­ron y ex­plo­ta­ron, sa­quea­ron y ma­ta­ron. En es­ta eta­pa nos aco­gi­mos a la pro­tec­ción ob­se­quia­da del cris­tia­nis­mo”. Fin de ci­ta.

Mé­xi­co es como un río que co­rre has­ta en­con­trar su cau­ce na­tu­ral. De frag­men­to en frag­men­to ha ido cons­tru­yen­do su iden­ti­dad y su des­tino. Hoy, más que nun­ca, cuan­do to­das las puer­tas es­tán abier­tas al mun­do, a mo­de­los de vi­da di­fe­ren­tes y a otros va­lo­res, se re­nue­va la idea por con­ser­var y afian­zar los ele­men­tos bá­si­cos que per­fi­lan el con­cep­to de iden­ti­dad: la in­de­pen­den­cia, la au­to­de­ter­mi­na­ción, la so­be­ra­nía, la in­te­gra­ción cul­tu­ral.

Mé­xi­co, des­de siem­pre, ha sig­ni­fi­ca­do un nue­vo ho­ri­zon­te don­de se ofre­cen con lim­pie­za y cla­ri­dad los des­te­llos que en­ri­que­cen su ca­rác­ter cós­mi­co y su di­men­sión hu­ma­na.

Qui­sie­ra creer, pa­ra­fra­sean­do al escritor e in­te­lec­tual ve­ne­zo­lano Ar­tu­ro Us­lar Pie­tri, que ca­da uno de no­so­tros trae a su Mé­xi­co en­ci­ma. Como ca­da uno de aque­llos in­ve­ro­sí­mi­les car­ga­do­res in­dios que lle­va­ba so­bre sus es­pal­das el in­men­so ha­to de su mun­do mes­ti­zo, con na­ti­vos, frai­les, con­quis­ta­do­res, en­sal­mos, le­yen­das y cli­mas. Qui­sie­ra de­cir que por to­das las pa­la­bras y to­dos los ges­tos, nos sa­le a los me­xi­ca­nos aquel inago­ta­ble car­ga­men­to.

Hoy re­nue­vo el amor in­de­cli­na­ble por mi Pa­tria, el an­cho so­lar de mis ma­yo­res y la he­ren­cia –no­ble y ge­ne­ro­sa- que de­seo pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.