No más cor­ti­nas de hu­mo, pi­den le­gis­la­do­res

El Sol de Morelia - - 8 Metrópoli Hallazgos... - RE­DAC­CIÓN

CIUDAD DE MÉ­XI­CO.- Ame­na­zar con huel­ga de ham­bre só­lo ex­po­ne el gra­do de de­ses­pe­ra­ción del go­ber­na­dor mi­choa­cano, no para re­sol­ver la pro­ble­má­ti­ca del sec­tor edu­ca­ti­vo del Es­ta­do, sino para crear una cortina de hu­mo que sir­va de dis­trac­tor an­te di­fi­cul­ta­des que vi­ve la en­ti­dad, ase­ve­ró la se­na­do­ra de la Re­pú­bli­ca, Blan­ca Pi­ña.

La re­cien­te posición del man­da­ta­rio obli­ga a cues­tio­nar los mo­ti­vos reales de su ac­tuar, de­bi­do a que los trabajadores de la edu­ca­ción, del Sec­tor Salud y de se­gu­ri­dad, en­tre otros, son tes­ti­gos de la im­pro­vi­sa­ción que el je­fe del Eje­cu­ti­vo es­ta­tal ha rea­li­za­do con más de 48 cam­bios en su Ga­bi­ne­te Le­gal y Am­plia­do.

Los se­na­do­res Blan­ca Pi­ña y Ca­si­mi­ro Mén­dez con­si­de­ra­ron que si bien es cier­to que hay du­das, es­pe­ran que el man­da­ta­rio re­ca­pa­ci­te y no de­je en es­ta­do de in­de­fen­sión a los michoacanos

La se­na­do­ra Pi­ña Gu­di­ño con­si­de­ró que para el go­bierno de An­drés Ma­nuel López Obra­dor la posición de re­gre­sar los ser­vi­cios de salud y edu­ca­ción pue­de ser reali­dad, sin em­bar­go es un pro­ce­so que con­lle­va tiem­po y no pue­de rea­li­zar­se de for­ma in­me­dia­ta por ca­pri­cho de un go­ber­na­dor.

Co­mo se di­jo en rue­da de pren­sa ayer por la ma­ña­na, la Ciudad de Mé­xi­co no ha te­ni­do tan­tos problemas co­mo los que pre­sen­tan otras en­ti­da­des don­de ad­mi­nis­tran pre­su­pues­to edu­ca­ti­vo. El fe­de­ra­li­zar los ser­vi­cios edu­ca­ti­vos sig­ni­fi­ca de­jar de trans­fe­rir re­cur­sos al res­to de los es­ta­dos para evi­tar, en­tre otros as­pec­tos, "que el di­ne­ro se use para otras co­sas".

El se­na­dor Ca­si­mi­ro Mén­dez re­cor­dó que en Mi­choa­cán los trabajadores del go­bierno es­ta­tal han ele­va­do la voz y de­man­dan pú­bli­ca­men­te el aco­so y el hos­ti­ga­mien­to laboral que vi­ven -no hoy-, sino des­de ha­ce tres años.

Las im­po­si­cio­nes, los ac­tos que se pre­su­men du­do­sos en el ma­ne­jo de las fi­nan­zas pú­bli­cas es­ta­ta­les, su ofen­si­vo gas­to per­so­nal y de su equi­po de tra­ba­jo, lo han pues­to ba­jo el es­cru­ti­nio en el es­ce­na­rio na­cio­nal; es en­ton­ces que es­te dé­bil in­ten­to de cam­biar o dis­traer la aten­ción pú­bli­ca es me­nos que la­men­ta­ble.

El je­fe del Eje­cu­ti­vo es­ta­tal, en­fa­ti­zó la se­na­do­ra, ha da­do a co­no­cer su in­ca­pa­ci­dad para ges­tio­nar o si­quie­ra ini­ciar un diá­lo­go con el Pre­si­den­te An­drés Ma­nuel López Obra­dor. Un go­bierno no es un asun­to me­nor y tan­to la ciu­da­da­nía co­mo los re­pre­sen­tan­tes po­pu­la­res es­ta­mos obli­ga­dos a re­vi­sar a fondo la ges­tión de tres años que lle­va el go­ber­na­dor mi­choa­cano. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.