Corrupción, un de­li­to tra­di­cio­nal del Puer­to

El abu­so del po­der en beneficio de fa­mi­lia­res di­rec­tos con suel­do sin de­ven­gar, tran­si­ta im­pu­ne an­te los ojos de quie­nes al to­mar po­se­sión del car­go pú­bli­co ju­ra­ron cum­plir y ha­cer cum­plir la Cons­ti­tu­ción Me­xi­ca­na y las le­yes que ema­nan de és­ta

El Sol de Morelia - - 2 Metrópoli - GEOR­GI­NA GAS­CA/ Co­rres­pon­sal

LÁ­ZA­RO CÁR­DE­NAS, Mich.- Con la mo­di­fi­ca­ción del ar­tícu­lo 19 de la Cons­ti­tu­ción Política de los Estados Unidos Me­xi­ca­nos se eleva a ca­te­go­ría de delitos gra­ves la corrupción, el en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to y el abu­so de po­der pú­bli­co.

En la his­to­ria de Lá­za­ro Cár­de­nas es­ta prác­ti­ca ha si­do com­pa­ñe­ra de via­je des­de la ges­tión que ele­vó a la te­nen­cia Mel­chor Ocam­po al ran­go de mu­ni­ci­pio, en el año de 1947.

De acuer­do con Au­re­lio Cam­pos, fun­da­dor del mu­ni­ci­pio, “el Es­ta­do me pi­dió una se­rie de re­qui­si­tos y for­ma­li­da­des, en­tre las cua­les des­ta­có el cen­so de po­bla­ción; re­co­rrí to­da la ran­che­ría, po­bla­dos chi­cos y gran­des de la en­ton­ces te­nen­cia Mel­chor Ocam­po”.

“Ter­mi­ne lue­go de ca­si dos años de an­dar los ca­mi­nos en bu­rro, con­tan­do ca­da pai­sano de to­das las eda­des, hom­bres y mu­je­res; al con­cluir me en­con­tré con que no cu­bría el nú­me­ro de ha­bi­tan­tes (con­ta­bi­li­za­ba nue­ve mil 994), para cum­plir con el re­qui­si­to (10 mil), re­cu­rrí al pan­teón y con muer­tos com­ple­té la po­bla­ción re­que­ri­da”, re­la­tó.

A pe­sar de que el 18 de ju­lio de 2017 en­tró en vi­gor la Ley del Sis­te­ma Es­ta­tal An­ti­co­rrup­ción para el Es­ta­do de Mi­choa­cán de Ocam­po, con 57 ar­tícu­los en cin­co ca­pí­tu­los, dos tran­si­to­rios, y la mo­di­fi­ca­ción de los ar­tícu­los 6, 15 y 18 de la Ley de En­ti­da­des Pa­raes­ta­ta­les, la fun­ción pú­bli­ca del go­bierno de tercer ni­vel aquí no ob­ser­va la ci­ta­da nor­ma­ti­vi­dad.

Y es que to­dos los fun­cio­na­rios pú­bli­cos lo­ca­les, in­clu­yen­do re­gi­do­res, man­tie­nen un sé­qui­to fa­mi­liar en nó­mi­na, sin ocul­tar que la al­cal­de­sa ac­tual del par­ti­do de Mo­re­na, It­zé Ca­ma­cho, per­ci­be co­mo suel­do más 122 mil pe­sos men­sua­les, a lo que se su­man sus pres­ta­cio­nes y gas­tos de re­pre­sen­ta­ción.

La in­for­ma­ción ofi­cial ob­te­ni­da del Ayun­ta­mien­to de Lá­za­ro Cár­de­nas re­ve­ló que los suel­dos de re­gi­do­res son de dos mil 882 pe­sos dia­rios, por lo que, sin con­si­de­rar bo­nos, ni viá­ti­cos y va­les de ga­so­li­na, co­bran al mes 86 mil 475 pe­sos. A lo an­te­rior se su­ma el sa­la­rio de su es­po­sa o es­po­so, in­clu­so, dán­do­se ca­sos don­de has­ta el cu­ña­do in­te­gra el sé­qui­to de au­xi­lia­res que es­tán en nó­mi­na, sin im­por­tar su par­ti­ci­pa­ción pre­sen­cial en el cen­tro de tra­ba­jo.

Asi­mis­mo, es­tá el ca­so del lí­der lo­cal del PAN, Jor­ge Al­ber­to Tre­vi­ño Cár­de­nas, quien fue re­gi­dor en la an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal, mis­mo que ac­tual­men­te cuen­ta con una ca­te­go­ría de asis­ten­te de la re­gi­do­ra Lo­re­na Gar­cía Po­sa­das, y per­ci­be men­sual­men­te, sin asis­tir, 11 mil 124 pe­sos.

El cón­yu­ge de la re­gi­do­ra de Mo­re­na, Zu­le­ma Ana­ye­li To­var Gil, des­ta­ca co­mo el asis­ten­te me­jor pa­ga­do en la co­mu­na, con una suel­do dia­rio de mil 274 pe­sos, que da co­mo re­sul­ta­do 30 mil 237 al mes; ade­más, su pa­dre, quien fue al­cal­de in­te­ri­no, Adol­fo To­var On­ti­ve­ros, per­ci­be un suel­do de 86 mil 475 pe­sos co­mo se­cre­ta­rio téc­ni­co. Asi­mis­mo, el re­gi­dor del PRD, Ós­car de la Pe­ña Car­mo­na, man­tie­ne a su es­po­sa y cu­ña­do en la nó­mi­na del era­rio mu­ni­ci­pal.

Tam­bién con ca­te­go­ría de asis­ten­te es­tá Isa­bel del Ro­sa­rio Chan Pan­ti, her­ma­na de la re­gi­do­ra del PRI, Fran­cis­ca Gua­da­lu­pe Chan Pan­ti, ex­pre­si­den­ta del DIF Mu­ni­ci­pal de la an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción, con un per­cep­ción men­sual de 26 mil 421 pe­sos.

El gru­po fa­mi­liar de re­gi­do­res es más am­plio, y los suel­dos se ele­van al do­ble por bo­nos dis­cre­cio­na­les. Así que sin el me­nor ru­bor, en

vi­gen­te de Res­pon­sa­bi­li­da­des Ad­mi­nis­tra­ti­vas para el Es­ta­do de Mi­choa­cán de Ocam­po se­ña­la co­mo fal­ta ad­mi­nis­tra­ti­va gra­ve es­ta si­tua­ción en su ar­tícu­lo 52: "In­cu­rri­rá en cohe­cho, el ser­vi­dor pú­bli­co que exi­ja, acep­te, ob­ten­ga o pre­ten­da ob­te­ner, por sí o a tra­vés de ter­ce­ros, con mo­ti­vo de sus fun­cio­nes, cual­quier beneficio no com­pren­di­do en su re­mu­ne­ra­ción co­mo ser­vi­dor pú­bli­co, que po­dría con­sis­tir en do­na­cio­nes, ser­vi­cios, em­pleos y de­más be­ne­fi­cios in­de­bi­dos para sí o para su cón­yu­ge, pa­rien­tes con­san­guí­neos o pa­rien­tes ci­vi­les (...)”

Es­ta prác­ti­ca ha es­ta­do des­de la ges­tión que ele­vó a la te­nen­cia Mel­chor Ocam­po al ran­go de mu­ni­ci­pio.

La Ley

la pre­sen­te ad­mi­nis­tra­ción del Ayun­ta­mien­to por­te­ño co­man­da el ne­po­tis­mo, aun cuan­do es­tá prác­ti­ca se ti­pi­fi­ca co­mo corrupción.

No obs­tan­te exis­te otra ins­tan­cia que po­dría ha­cer con­tra­pe­so, es el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia Ad­mi­nis­tra­ti­va Mi­choa­cán, a tra­vés del Juz­ga­do An­ti­co­rrup­ción. Sin em­bar­go, es­ta ins­tan­cia no ac­túa por ofi­cio, por lo que los ciu­da­da­nos de la mu­ni­ci­pa­li­dad, afec­ta­dos por el uso par­ti­cu­lar del era­rio pú­bli­co, de­be­rán in­ter­po­ner una que­ja para ac­ti­var el sis­te­ma que per­mi­ta san­cio­nar y con­ju­rar el ne­po­tis­mo y el pe­cu­la­do en la Costa mi­choa­ca­na.

Para ello, se­rá ne­ce­sa­rio ago­tar las ins­tan­cias, se­ña­ló Joa­na Lic­ci Es­pi­no­za Sal­to, res­pon­sa­ble de la uni­dad en Lá­za­ro Cár­de­nas del TJAM, en es­te ca­so es co­no­cer la ac­tua­ción u omi­sión del con­tra­lor mu­ni­ci­pal co­mo res­pon­sa­ble de la ob­ser­van­cia de la nor­ma­ti­vi­dad, tal co­mo lo se­ña­la la Ley Or­gá­ni­ca mu­ni­ci­pal, en el ar­tícu­lo 57, don­de se pre­ci­sa que la res­pon­sa­bi­li­dad del con­tra­lor mu­ni­ci­pal es el con­trol in­terno, eva­lua­ción mu­ni­ci­pal y de­sa­rro­llo ad­mi­nis­tra­ti­vo.

A pe­sar de que el ar­tícu­lo 59 de la Ley en es­ta ma­te­ria se­ña­la las 15 atri­bu­cio­nes del con­tra­lor, des­ta­ca en in­ci­so V, el cual in­di­ca: "Vi­gi­lar la co­rrec­ta apli­ca­ción del gas­to pú­bli­co”, Ale­jan­dro Sán­chez Gar­cía, con­tra­lor mu­ni­ci­pal, ase­gu­ró que no es su atri­bu­ción che­car con­tra­ta­cio­nes ni apli­ca­ción del re­cur­so fi­nan­cie­ro, por­que, di­jo: “Eso le co­rres­pon­de al ofi­cial ma­yor y al te­so­re­ro”.

Por ello, des­es­ti­mó la atri­bu­ción del man­da­to de nor­ma del ci­ta­do ar­tícu­lo en in­ci­so XV: "Vi­gi­lar que el desem­pe­ño de las fun­cio­nes de los ser­vi­do­res pú­bli­cos mu­ni­ci­pa­les se reali­ce con­for­me a la Ley”. Aun cuan­do es­te ilí­ci­to es del co­no­ci­mien­to pú­bli­co, Sán­chez Gar­cía, con­tra­lor mu­ni­ci­pal de Lá­za­ro Cár­de­nas, in­sis­tió en que si ac­túa en con­se­cuen­cia vio­la­ría los de­re­chos de los re­gi­do­res. (A) (1)

Geor­gi­na Gas­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.