Los Co­li­bríes de Mo­re­los, su­rrea­lis­mo en la can­cha

El re­co­no­ci­do ex­ju­ga­dor del Mo­re­lia, ha­bla so­bre la ex­pe­rien­cia de ju­gar en es­te con­tro­ver­ti­do club

El Sol de Morelia - - Deportes - VÍCTOR RUIZ SIL­VA

MO­RE­LIA, Mich.- Fue qui­zás el equi­po más pin­to­res­co que ha exis­ti­do en el fut­bol me­xi­cano. Al mis­mo tiem­po, una de las fran­qui­cias que más cla­ros­cu­ros de­jó por su pa­so en las can­chas que vi­si­tó den­tro del te­rri­to­rio na­cio­nal. Co­li­bríes de Mo­re­los fue co­lor, ga­rra, pa­sión, de­cep­ción, co­rrup­ción; pe­ro so­bre to­do, un error que no se pue­de re­pe­tir.

A po­co más de 15 años de aque­lla aven­tu­ra que so­la­men­te du­ró seis me­ses, Clau­dio da Sil­va Pin­to, me­jor co­no­ci­do co­mo Clau­din­ho, re­la­tó a El Sol de Mo­re­lia la ex­pe­rien­cia que le de­jó ha­ber mi­li­ta­do en lo que ca­li­fi­có co­mo un "au­tén­ti­co equi­po de ba­rrio".

In­cum­pli­mien­to en el pa­go de sa­la­rios, di­fi­cul­ta­des para entrenar, ma­la ali­men­ta­ción y la ten­sión ge­ne­ra­da por la responsabilidad de sal­var la ca­te­go­ría, eran el se­llo de aquel equi­po que ju­gó en el Es­ta­dio Ma­riano Ma­ta­mo­ros, de Xo­chi­te­pec, in­mue­ble que se si­túa jus­to en me­dio de la na­da.

"Se ju­ga­ba con mu­cha ga­rra, pues aun­que no co­brá­ba­mos, eso nun­ca lle­gó a tras­cen­der den­tro del cam­po, ya que tam­bién sa­bía­mos que si ha­cía­mos las co­sas bien se abrían las po­si­bi­li­da­des para po­der emi­grar a otro club".

El ex­fut­bo­lis­ta bra­si­le­ño re­cuer­da que fue un año de con­tras­tes, pues ori­gi­nal­men­te la fran­qui­cia era la del Atlé­ti­co Ce­la­ya, don­de se en­con­tra­ban ju­ga­do­res co­mo Die­go La­to­rre, An­to­nio Moha­med y Jor­ge Je­rez; sin em­bar­go, a ini­cios del año 2003 el due­ño Jor­ge Ro­drí­guez de­ci­dió mu­dar el equi­po a Mo­re­los y uti­li­zar­lo para pro­mo­cio­nar la ae­ro­lí­nea de la que tam­bién era pro­pie­ta­rio.

A par­tir de ahí, ase­gu­ra Clau­din­ho, el plan­tel se vino para aba­jo y lo que si­guió fue un su­fri­mien­to que du­ró 19 par­ti­dos. "Su­ma­do a las di­fi­cul­ta­des que te­nía­mos para co­brar, nos vi­mos en la ne­ce­si­dad de entrenar en mi ca­sa por­que no ha­bía las con­di­cio­nes de un equi­po de Pri­me­ra Di­vi­sión”.

In­clu­si­ve, ha­blar del des­cen­so y pos­te­rior des­apa­ri­ción de Co­li­bríes, es al­go que para el bra­si­le­ño se re­gis­tra co­mo una he­ri­da que no ter­mi­na de ci­ca­tri­zar, ya que más allá de los pro­ble­mas ex­ter­nos, afir­ma que el plan­tel es­ta­ba com­pro­me­ti­do con la sal­va­ción.

"Ese úl­ti­mo par­ti­do fren­te a Cruz Azul fue un mo­men­to di­fí­cil, es­tá­ba­mos ha­cien­do bien las co­sas, pe­ro al fi­nal la­men­ta­ble­men­te ya de­pen­día­mos de otro re­sul­ta­do; fue al­go con­fu­so, del fes­te­jo pa­sa­mos a la tris­te­za, to­do en cin­co mi­nu­tos".

En ese mo­men­to, na­die ima­gi­na­ba que aque­lla es­ce­na ca­si su­rrea­lis­ta don­de los ju­ga­do­res (im­pul­sa­dos por la des­in­for­ma­ción) da­ban la vuel­ta olím­pi­ca jun­to al pue­blo fes­te­jan­do una fal­sa sal­va­ción, ter­mi­na­ría sien­do el pun­to fi­nal de la fran­qui­cia de Co­li­bríes.

¿QUÉ FUE LO QUE QUE­DÓ 15 AÑOS DES­PUÉS?

Lue­go de la des­apa­ri­ción del club, en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se co­men­za­ron a ven­ti­lar de­ta­lles e irre­gu­la­ri­da­des que ro­dea­ban a la fran­qui­cia. El es­cán­da­lo más fuer­te re­ca­yó so­bre el due­ño Jor­ge Ro­drí­guez, quien fue acu­sa­do de ser pi­lo­to pri­va­do del nar­co­tra­fi­can­te Ama­do Ca­rri­llo.

Clau­din­ho afir­ma que nun­ca se le pa­gó los seis me­ses que ju­gó en la ins­ti­tu­ción; sin em­bar­go, le­jos de la frustración y la im­po­ten­cia, aho­ra son­ríe y más bien re­cuer­da ese mo­men­to de su vi­da co­mo una lec­ción de la cual de­be apren­der el fut­bol me­xi­cano.

"En Bra­sil es di­fe­ren­te, la fe­de­ra­ción de fut­bol y la mis­ma aso­cia­ción de fut­bo­lis­tas apo­yan más a los ju­ga­do­res, no te de­jan así y te res­pal­dan para po­der de­man­dar al club y sus so­cios; es al­go que tam­bién de­be­ría es­tar pa­san­do ya en Mé­xi­co".

El ca­so de los adeu­dos sa­la­ria­les en Co­li­bríes fue ab­sor­bi­do por la Fe­de­ra­ción Me­xi­ca­na de Fut­bol y con el tiem­po man­da­do al ol­vi­do, ya que nun­ca se les no­ti­fi­có na­da a nin­guno de los fut­bo­lis­tas que for­ma­ron par­te de aquel sin­gu­lar equi­po. El ex­pe­dien­te si­gue abier­to y con ello un epi­so­dio más de la ignominia de­por­ti­va. (M) (2)

Fo­to del re­cuer­do de aquel equi­po que ju­gó en el Es­ta­dio Ma­riano Ma­ta­mo­ros, de Xo­chi­te­pec, in­mue­ble que se si­túa jus­to en me­dio de la na­da. Cortesía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.