A 60 años de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na (II)

El Sol de Morelia - - Análisis - Betty Za­no­lli betty­za­no­[email protected]­mail.com @Betty­Za­no­lli

Los sue­ños no pue­den ser li­qui­da­dos Re­né Avi­lés Fa­bi­la Una vez

que el pro­yec­to cu­bano es­tu­vo en mar­cha y sus efec­tos co­mien­zan a im­pac­tar no so­lo na­cio­nes del área co­mo Re­pú­bli­ca Do­mi­na­na y Ar­gen­ti­na sino tam­bién de Áfri­ca, en di­ciem­bre de 1964 el Che Gue­va­ra alu­de en un dis­cur­so his­tó­ri­co que pro­nun­cia en la ONU a la trá­gi­ca si­tua­ción del con­ti­nen­te ne­gro, par­ti­cu­lar­men­te del Con­go, y al año si­guien­te zar­pa ha­cia di­cho con­ti­nen­te.

Con ello, no so­lo la in­ter­na­cio­na­li­za­ción del mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio cu­bano era una ple­na reali­dad, el Che aho­ra po­día vol­car­se en pos de una nue­va “cau­sa jus­ta por la cual lu­char”. Re­co­rre Egip­to, Tan­za­nia, Ar­ge­lia –a cu­ya in­de­pen­den­cia Cu­ba ha­bía ayu­da­do-, Ma­li, Se­ne­gal, Gui­nea, Daho­mey y Gha­na. Se reú­ne con los prin­ci­pa­les lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas afri­ca­nos co­mo Kwa­me N’Kru­mah, Lau­ren­te Ka­bi­la, Gas­tón Sou­ma­liot, Agos­tin­ho Ne­to, Nas­ser, Ah­med Ben Be­lla, Skou Tou­ré, Nye­re­re y Mo­di­bo Kei­ta, en­tre otros. Fi­nal­men­te, arri­ba al Con­go, don­de ade­más de ins­truir en la gue­rri­lla -ba­jo el pseu­dó­ni­mo de “Ta­tú”- a los Sim­bas, miem­bros del Ejér­ci­to de Li­be­ra­ción sur­gi­do tras el ase­si­na­to de Pa­tri­ce Lu­mum­ba, es­cri­bi­rá su obra Pa­sa­je de la gue­rra re­vo­lu­cio­na­ria: Con­go. En esos mo­men­tos sus apo­yos son un cen­te­nar de re­vo­lu­cio­na­rios cu­ba­nos, 200 efec­ti­vos del ba­ta­llón Lu­mum­ba y co­mien­za a re­ci­bir ayu­da de la URSS, so­lo que és­ta la pa­ga­rá de­ma­sia­do ca­ra por­que Es­ta­dos Uni­dos no per­mi­ti­rá que su ri­val avan­ce.

El fin de Gue­va­ra es­tá de­ci­di­do y ten­drá lu­gar en Bo­li­via, don­de fue trai­cio­na­do y en­tre­ga­do a la CIA, sien­do ase­si­na­do el 9 de oc­tu­bre de 1967: una dé­ca­da des­pués del ase­si­na­to de Ca­mi­lo Cien­fue­gos, el otro gran lu­gar­te­nien­te de Cas­tro. Fe­cha que me lle­va a re­cor­dar una teo­ría: se di­ce que cuan­do se coin­ci­de en el día de na­ci­mien­to o muer­te de otro, es­to nos ha­ce ge­me­los es­pi­ri­tua­les. No lo du­do. Un 9 de oc­tu­bre, so­lo que de 2016, fa­lle­ció tam­bién

el in­te­lec­tual me­xi­cano Re­né Avi­lés Fa­bi­la, ad­mi­ra­dor fer­vien­te del pen­sa­mien­to gue­va­riano, quien an­tes de pen­sar en es­cri­bir El gran so­li­ta­rio de Pa­la­cio, te­nía en men­te rea­li­zar una bio­gra­fía no­ve­la­da de El Ché. A cam­bio de ello, su pre­sen­cia im­preg­na la obra. Uno de los ejem­plos más no­ta­bles es el pa­sa­je cuan­do re­vi­ve la mar­cha en 1968 de los es­tu­dian­tes ha­cia la “Pla­za Prin­ci­pal: “La co­lum­na lle­va­ba re­tra­tos de Gue­va­ra, de Ho Chi Minh, de Fi­del Cas­tro, de Ca­mi­lo To­rres, de los hé­roes que sí les de­cían al­go a los mu­cha­chos. Sus es­tan­dar­tes. La más fre­cuen­te era la ma­ra­vi­llo­sa fo­to­gra­fía de Gue­va­ra con una boi­na y una es­tre­lla en el cen­tro y el pe­lo a los la­dos pug­nan­do por sa­lir; mi­ra­da so­ña­do­ra, de vi­sio­na­rio, con­tem­plan­do al­go que los de­más no lo­gra­ban ver; ahí es­ta­ban cien­tos de re­tra­tos del hom­bre que ape­nas unos años an­tes fue ase­si­na­do por el ejér­ci­to bo­li­viano y sus ase­so­res es­ta­dou­ni­den­ses y que aho­ra re­vi­vía cien­tos de ve­ces has­ta ha­cer­se in­des­truc­ti­ble. Los sue­ños no pue­den ser li­qui­da­dos. Por una vez más el co­man­dan­te Er­nes­to Gue­va­ra es­ta­ba pre­sen­te, mi­ran­do des­de sus fo­to­gra­fías a los mu­cha­cos que gri­ta­ban: ¡Ché, Ché, Ché, Ché, Ché, Ché Gue­va­ra…!”.

Sí, el gue­va­ris­mo y la epo­pe­ya re­vo­lu­cio­na­ria cu­ba­na, es­ta­ban des­ti­na­dos a tras­cen­der en el tiem­po y el es­pa­cio cau­ti­van­do a hom­bres y mu­je­res que per­ma­ne­ce­rán fie­les, a lo lar­go de to­da su vi­da, a sus idea­les, co­mo ocu­rri­rá con Car­los Bra­cho, ilus­tre per­so­na­je del ar­te y la po­lí­ti­ca con­tem­po­rá­neos, quien no du­da­rá en afir­mar con­tun­den­te: “si de al­go es­tán lle­nos mi vi­da y mi obra es del al­ma y del es­pí­ri­tu

in­mor­tal de El Che”. La ra­zón de ello: en los re­vo­lu­cio­na­rios la­tía el le­ga­do cul­tu­ral la­ti­noa­me­ri­cano cu­yas raí­ces se hun­dían en el pen­sa­mien­to de Bo­lí­var, Mar­tí, Re­ca­ba­rren, In­ge­nie­ros, Flo­res Ma­gón, Me­lla y Ma­riá­te­gui. Im­pron­ta in­te­lec­tual a la que el gue­va­ris­mo su­mó la de Fa­non y la del maes­tro de és­te, Ai­mé Cé­sai­re -pa­dre de la ne­gri­tud- y de quien to­mó su con­cep­to del “hom­bre nue­vo” y su ban­de­ra en con­tra del co­lo­nia­lis­mo. Co­ro po­li­fó­ni­co y po­li­to­nal cu­yo te­ma cen­tral no se­ría otro que el de la li­ber­tad.

Sin em­bar­go, a se­sen­ta años de dis­tan­cia ¿por qué el de­sen­can­to fren­te a la re­vo­lu­ción pa­ra mu­chos? Pa­ra res­pon­der­lo, na­da me­jor que acu­dir a Eduar­do Galeano, pa­ra quien que­da­ba cla­ro que sus de­trac­to­res “no di­cen que es­ta re­vo­lu­ción, cre­ci­da en el cas­ti­go, es lo que pu­do ser y no lo que qui­so ser. Ni di­cen que en gran me­di­da el mu­ro en­tre el de­seo y la reali­dad fue ha­cién­do­se más al­to y más an­cho gra­cias al blo­queo im­pe­rial, que aho­gó el desa­rro­llo de una de­mo­cra­cia a la cu­ba­na, obli­gó a la mi­li­ta­ri­za­ción de la so­cie­dad y otor­gó a la bu­ro­cra­cia, que pa­ra ca­da so­lu­ción tie­ne un pro­ble­ma, las coar­ta­das que ne­ce­si­ta pa­ra jus­ti­fi­car­se y per­pe­tuar­se. Y no di­cen que a pe­sar de to­dos los pe­sa­res, a pe­sar de las agre­sio­nes de afue­ra y de las ar­bi­tra­rie­da­des de aden­tro, es­ta is­la su­fri­da pe­ro por­fia­da­men­te ale­gre ha ge­ne­ra­do la so­cie­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na me­nos in­jus­ta”.

Sí, no siem­pre los pro­ce­sos so­cia­les lo­gran col­mar las ex­pec­ta­ti­vas de to­dos y Fi­del Cas­tro lo sa­bía: sa­bía que en otras con­di­cio­nes la re­vo­lu­ción en Cu­ba no ha­bría triun­fa­do y ja­más un mo­vi­mien­to po­pu­lar hu­bie­ra pues­to por pri­me­ra vez un di­que con­tra el im­pe­ria­lis­mo. Por eso des­de mu­cho tiem­po atrás, se­gu­ro de sus sue­ños, ha­bía de­cla­ra­do an­te los pro­pios tri­bu­na­les de su Pa­tria: “Con­de­nad­me, no im­por­ta. La his­to­ria me ab­sol­ve­rá”.

El gue­va­ris­mo

y la epo­pe­ya re­vo­lu­cio­na­ria cu­ba­na, es­ta­ban des­ti­na­dos a tras­cen­der en el tiem­po y el es­pa­cio cau­ti­van­do a hom­bres y mu­je­res que per­ma­ne­ce­rán fie­les, a lo lar­go de to­da su vi­da, a sus idea­les, co­mo ocu­rri­rá con Car­los Bra­cho, ilus­tre per­so­na­je del ar­te y la po­lí­ti­ca con­tem­po­rá­neos, quien no du­da­rá en afir­mar con­tun­den­te: “si de al­go es­tán lle­nos mi vi­da y mi obra es del al­ma y del es­pí­ri­tu in­mor­tal de El Che”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.