Nue­vo mo­de­lo de ne­go­cios en re­des so­cia­les y pla­zas pú­bli­cas

La pro­mo­ción de pro­duc­tos en es­tas pla­ta­for­mas y su en­tre­ga en es­pa­cios ha­bi­tua­les, se ha vuel­to co­mún en es­ta ca­pi­tal

El Sol de Morelia - - Metrópoli - DESIREÉ HER­NÁN­DEZ MAR­TÍ­NEZ

Si bien el am­bu­lan­ta­je en la ciu­dad de Mo­re­lia está prohi­bi­do, una nue­va mo­da­li­dad de co­mer­cio no es­ta­ble­ci­do se ha apro­pia­do de las pla­zas pú­bli­cas, principalmente en el pri­mer cua­dro de la ciu­dad, don­de a to­das ho­ras se ven par­ti­cu­la­res con­cre­tan­do ne­go­cios acor­da­dos a tra­vés de re­des so­cia­les.

El ac­ce­so a In­ter­net ca­si ge­ne­ra­li­za­do y la fa­ci­li­dad de pro­mo­cio­nar de ma­ne­ra ili­mi­ta­da pro­duc­tos y ser­vi­cios sin cos­to al­guno, han oca­sio­na­do un cre­ci­mien­to im­por­tan­te en las ven­tas que se rea­li­zan a tra­vés de re­des so­cia­les en gru­pos de­no­mi­na­dos "ba­za­res", que se di­vi­den ya sea por ti­po de pro­duc­to que se ven­de (ro­pa, cal­za­do, au­tos, mue­bles, elec­tró­ni­cos, en­tre otros), o ti­po de clien­tes (ni­ños, da­mas, de­por­tis­tas, et­cé­te­ra), has­ta zo­nas es­pe­cí­fi­cas de la ciu­dad.

El no te­ner un ho­ra­rio fi­jo y la fa­ci­li­dad de lle­var “el ne­go­cio al al­can­ce de la mano” al con­tar con un ce­lu­lar con In­ter­net, fue­ron lo que mo­ti­vó a Al­ma des­de ha­ce cuatro años a ex­plo­rar es­te nue­vo "mo­de­lo de ne­go­cios" con la ven­ta de ro­pa ame­ri­ca­na pa­ra to­das las eda­des, el que le ge­ne­ra in­gre­sos y no tie­ne la obli­ga­ción de pa­gar ren­ta, lo que re­sul­ta "muy có­mo­do".

Co­men­tó que pe­se a que es un me­ca­nis­mo fle­xi­ble pa­ra ge­ne­rar re­cur­sos pro­pios, en años an­te­rio­res se ha­bía en­fren­ta­do a pro­ble­mas con los ins­pec­to­res de la zo­na, quie­nes la acu­sa­ron de prac­ti­car el am­bu­lan­ta­je, "y yo no soy am­bu­lan­te por­que no es­toy aquí ofre­cien­do mis pro­duc­tos, só­lo ha­go las en­tre­gas aquí que es un pun­to me­dio pa­ra to­das las clien­tes. El Ayun­ta­mien­to sí nos ha lle­ga­do a mo­les­tar, en es­ta ad­mi­nis­tra­ción ya no, pe­ro an­tes sí”.

Aun­que las re­des so­cia­les per­mi­ten una ma­yor pe­ne­tra­ción y cap­ta­ción de clien­tes, la ven­ta a tra­vés de re­des so­cia­les re­sul­ta con­tra­pro­du­cen­te, ya que no exis­te un ho­ra­rio es­ti­pu­la­do en que se aten­de­rá a los clien­tes, se­gún la ex­pe­rien­cia de Ana, que des­de ha­ce tres años ven­de ro­pa pa­ra ni­ños y ni­ñas. "Sí me ha pa­sa­do que andan de fies­ta y a esa ho­ra me es­cri­ben, o an­dar tras de las que apar­tan las pren­das pa­ra que te pa­guen tam­bién es agi­ta­dor".

La li­ber­tad pa­ra aten­der a su fa­mi­lia y la opor­tu­ni­dad de ge­ne­rar in­gre­sos a par­tir de una in­ver­sión no muy one­ro­sa atra­jo a Ya­di­ra a pa­sar de com­pra­do­ra a ven­de­do­ra en la red de gru­pos de Fa­ce­book de­di­ca­dos a

Es­te me­dio

de co­mer­cio es ade­más una opor­tu­ni­dad pa­ra "des­ha­cer­se de lo que a uno ya no ocu­pa”; An­drea es un ma­dre de dos me­no­res de cuatro y un año de eda­des, que a tra­vés de los ba­za­res di­gi­ta­les ven­de ro­pa y ar­tícu­los que a sus hi­jos ya no les re­sul­tan útiles, e in­clu­so lle­ga a ge­ne­rar cam­bios por pren­das o ar­tícu­los de ne­ce­si­dad. es­tos ne­go­cios. "Ha­ce po­co más de dos años mi es­po­so tu­vo que ven­der un carro por una

urgencia fa­mi­liar, nos so­bró un po­co de di­ne­ro y co­mo yo ya com­pra­ba en los ba­za­res ya co­no­cía el me­ca­nis­mo, fue só­lo ubi­car a los pro­vee­do­res y de­ci­di­mos in­ver­tir ese di­ne­ro en sur­tir y aho­ra ya ten­go mis clien­tes que me ubi­can y has­ta me en­car­gan co­sas en es­pe­cí­fi­co".

La li­ber­tad y fle­xi­bi­li­dad en los tiem­pos es lo más atrac­ti­vo de la ven­ta en re­des so­cia­les, coin­ci­den las ven­de­do­ras, quie­nes ase­ve­ran que en to­tal de­di­can tres días de la se­ma­na a las ac­ti­vi­da­des que la ven­ta con­lle­va: un día pa­ra sur­tir, plan­char y fo­to­gra­fiar las pren­das; un día pa­ra pu­bli­car y pro­mo­cio­nar los pro­duc­tos y un día pa­ra en­tre­gas, ge­ne­ral­men­te en la Pla­za Va­lla­do­lid.

"Yo no soy am­bu­lan­te por­que no es­toy aquí ofre­cien­do mis pro­duc­tos, só­lo ha­go las en­tre­gas aquí que es un pun­to me­dio pa­ra to­das las clien­tes"

Ma­ria­na Lu­na Ma­ga­ña

El no te­ner un ho­ra­rio fi­jo y la fa­ci­li­dad de lle­var el co­mer­cio "al al­can­ce de la mano” al con­tar con un ce­lu­lar con In­ter­net, fue­ron lo que mo­ti­vó a Al­ma des­de ha­ce cuatro años a ex­plo­rar es­te nue­vo es­que­ma de ven­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.