Edu­ca­ción de ca­li­dad o de ex­ce­len­cia

El Sol de Morelia - - Análisis - Car­los Ce­ja Sil­va

El tér­mino ca­li­dad na­ció del es­pa­cio tec­no­ló­gi­co, al es­ta­ble­cer si un pro­duc­to res­pon­de a de­ter­mi­na­dos es­tán­da­res, ga­ran­ti­za que sa­tis­fa­ce las ne­ce­si­da­des por lo cual fue he­cho. La edu­ca­ción es un ser­vi­cio y una vo­ca­ción que sa­tis­fa­ce una ne­ce­si­dad, por tan­to, es el tér­mino más ade­cua­do a te­ner en cuen­ta lo que ne­ce­si­tan los edu­can­dos. Es la ex­ce­len­cia co­mo cua­li­dad o lo­gro de al­guien que lle­ga ca­si a la per­fec­ción, me­di­do a tra­vés de un pa­trón; en el te­rreno per­so­nal, es pre­fe­ri­ble el tér­mino "edu­ca­ción ex­ce­len­te" que "ex­ce­len­cia edu­ca­ti­va".

Ya se tie­nen nue­vos go­bier­nos, el prin­ci­pal es el de la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, los go­ber­na­do­res elec­tos el 1 de ju­lio del año pa­sa­do, los se­na­do­res, dipu­tados has­ta lle­gar a los ayun­ta­mien­tos; to­dos con nue­vas au­to­ri­da­des y los pro­ble­mas aún con­ti­núan en es­te nue­vo año 2019, iniciando con po­ca ga­so­li­na y pa­ro la­bo­ral del ma­gis­te­rio des­de el 7 de enero.

Ar­gu­men­to el tema con el an­te­ce­den­te de acu­dir a la fuen­te de un Con­gre­so rea­li­za­do en San Luis Po­to­sí el año pa­sa­do, ha­cién­do­lo con to­da la se­rie­dad y so­lem­ni­dad por el tra­to de los dis­tin­tos con­te­ni­dos en los que se pue­de in­ter­ve­nir en la vi­da na­cio­nal, con pro­pues­tas se­rias, for­ma­les y bien fun­da­men­ta­das, en lo per­so­nal y por po­nen­tes y par­ti­ci­pan­tes en con­gre­sos o sim­po­sios, sur­gi­dos de in­te­lec­tua­les, mi­li­ta­res con al­to grado, mé­di­cos, pro­fe­so­res, em­pre­sa­rios, abo­ga­dos y de dis­tin­tas pro­fe­sio­nes y cam­pos.

En lo edu­ca­ti­vo, ahí se abor­dó a pro­fun­di­dad con el ob­je­ti­vo sur­gi­do en un con­tex­to fi­lo­só­fi­co, de im­pul­sar y for­ta­le­cer la es­cue­la pú­bli­ca co­mo vía pa­ra el cre­ci­mien­to y de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co, so­cial y cul­tu­ral de la so­cie­dad me­xi­ca­na en base a prin­ci­pios éti­cos, hu­ma­nis­tas y mo­ra­les, ana­li­zan­do el per­fil pro­fe­sio­nal del maes­tro de edu­ca­ción bá­si­ca, las ins­ti­tu­cio­nes for­ma­do­ras de do­cen­tes, los mo­vi­mien­tos sin­di­ca­les y la edu­ca­ción en los paí­ses nór­di­cos.

Al desa­rro­llar la te­má­ti­ca so­bre la se­gu­ri­dad na­cio­nal, se par­te des­de el aná­li­sis des­de el pun­to de vis­ta cons­ti­tu­cio­nal, los de­re­chos, las ga­ran­tías in­di­vi­dua­les y los me­ca­nis­mos le­ga­les pa­ra te­ner la se­gu­ri­dad a la que se as­pi­ra, en­tre los ciu­da­da­nos y la so­cie­dad en ge­ne­ral,

Apo­yán­do­me en los con­cep­tos de Jo­sé Gi­meno Sa­cris­tán, coin­ci­do en que las es­cue­las, los ins­ti­tu­tos, las universidades o el pro­fe­so­ra­do ex­ce­len­tes no se crean por re­gu­la­cio­nes le­ga­les o ad­mi­nis­tra­ti­vas, sino por el afian­za­mien­to de po­lí­ti­cas que apo­yen el buen ha­cer y no to­le­ren lo que lo en­tor­pez­ca. En re­la­ción con el alumno ex­ce­len­te es el buen alumno, pe­ro en el pro­ce­so edu­ca­ti­vo, no se de­ben ex­cluir a los alum­nos que pre­sen­tan ca­rac­te­rís­ti­cas de ser con­si­de­ra­dos co­mo los peo­res, los pen­den­cie­ros, los que no sa­ben apre­ciar las esen­cias de una edu­ca­ción que no apro­ve­chan, aña­dien­do el ar­gu­men­to de que los dé­bi­les aca­dé­mi­ca­men­te en­tor­pe­cen y fre­nan la fe­cun­da en­se­ñan­za de una par­te de los pro­fe­so­res que ven có­mo su semilla es­par­ci­da pa­ra to­dos no ger­mi­na en un por­cen­ta­je sig­ni­fi­ca­ti­vo del alum­na­do, es la tie­rra in­fér­til del sis­te­ma.

La de­ci­sión de lo­grar la ex­ce­len­cia no de­be te­ner fá­cil re­torno, sin con­fun­dir que el ge­nio o ex­ce­len­te vie­ne de ori­gen, te­nien­do que apro­ve­char la con­ti­nui­dad de la en­se­ñan­za des­de el ni­vel ini­cial, lo­gran­do has­ta el ni­vel su­pe­rior te­ner es­tu­dian­tes bri­llan­tes en to­das las es­cue­las.

La ex­ce­len­cia que se bus­ca, sin te­ner co­mo ob­je­ti­vo só­lo la ca­li­dad, to­ma­rá sin du­da en cuen­ta, que los alum­nos su­per­do­ta­dos se adap­tan mal en las es­truc­tu­ras de fun­cio­na­mien­to del mo­de­lo edu­ca­ti­vo tra­di­cio­nal, pues­to que se abu­rren o ma­ni­fies­tan inape­ten­cia in­te­lec­tual por unos con­te­ni­dos a los que no les ven sen­ti­do. Es­pe­ra­mos que la edu­ca­ción en la cuar­ta trans­for­ma­ción, con los su­fi­cien­tes ar­gu­men­tos en lu­gar de bus­car la ca­li­dad, bus­que la ex­ce­len­cia, sin que se lle­gue al eli­tis­mo, pues aho­ra el pro­ble­ma que tie­nen de­be su­pe­rar la equi­dad y me­jo­rar el ta­len­to. ¿Qué es­pe­ra­mos: edu­ca­ción de ca­li­dad o de ex­ce­len­cia? (--)

Las es­cue­las, los ins­ti­tu­tos, las universidades o el pro­fe­so­ra­do ex­ce­len­tes no se crean por re­gu­la­cio­nes le­ga­les o ad­mi­nis­tra­ti­vas, sino por el afian­za­mien­to de po­lí­ti­cas que apo­yen el buen ha­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.