Pe­lean por el agua en sie­te mu­ni­ci­pios

Po­bla­cio­nes ya pa­de­cen la es­ca­sez del vi­tal lí­qui­do de­bi­do a que agua­ca­te­ros la re­tie­nen

El Sol de Morelia - - Portada - ALE­JAN­DRO AMA­DO

Ta­cám­ba­ro, Pa­rá­cua­ro, Tan­cí­ta­ro, Zi­ra­cua­re­ti­ro, Ta­re­tan, Ario y Zi­tá­cua­ro son los mu­ni­ci­pios que pre­sen­tan es­ta pro­ble­má­ti­ca de­bi­do a que pro­duc­to­res de agua­ca­te es­tán to­man­do el agua de los ma­nan­tia­les y de los ojos de agua de la Sie­rra, de ma­ne­ra que el agua que co­rre­ría por esos cau­ces ya no lle­ga a las po­bla­cio­nes pa­ra el con­su­mo hu­mano, se que­da en las ollas de re­co­lec­ción. Los pro­duc­to­res per­fo­ran po­zos y dis­mi­nu­yen las re­ser­vas de agua de esas re­gio­nes. En el grue­so de la fran­ja de pro­duc­ción agua­ca­te­ra en Mi­choa­cán, y sin to­mar en cuen­ta la zo­na Orien­te, se tie­nen de­tec­ta­das cer­ca de sie­te mil 600 ollas de agua: en Ta­cám­ba­ro tie­nen cer­ca de mil 300, en Tan­cí­ta­ro mil 200, Ario cer­ca de mil 100 ollas. Pa­ra los agua­ca­te­ros re­sul­ta más ren­ta­ble la uti­li­za­ción de enor­mes ollas de agua que pa­gar los per­mi­sos

En el es­ta­do de Mi­choa­cán ya se vi­ve un con­flic­to por el agua re­la­cio­na­do al cul­ti­vo de agua­ca­te. El go­bierno del es­ta­do tie­ne iden­ti­fi­ca­dos co­mo fo­cos ro­jos al me­nos sie­te mu­ni­ci­pios por pe­leas en­tre pro­duc­to­res agua­ca­te­ros que re­tie­nen agua pa­ra sus cul­ti­vos. Ta­cám­ba­ro, Pa­rá­cua­ro, Tan­cí­ta­ro, Zi­ra­cua­re­ti­ro, Ta­re­tán, Ario y Zi­tá­cua­ro son los mu­ni­ci­pios que pre­sen­tan es­ta pro­ble­má­ti­ca se­ve­ra.

En el grue­so de la fran­ja de pro­duc­ción agua­ca­te­ra en el es­ta­do de Mi­choa­cán, y sin to­mar en cuen­ta la zo­na orien­te, se tie­nen de­tec­ta­das cer­ca de 7 mil 600 ollas de agua: en Ta­cám­ba­ro tie­nen cer­ca de mil 300, en Tan­cí­ta­ro mil 200, en Ario hay cer­ca de mil 100 ollas.

“Es prin­ci­pal­men­te en la zo­na de tran­si­ción ha­cia Tie­rra Ca­lien­te don­de los pro­duc­to­res es­tán to­man­do el agua de los ma­nan­tia­les y de los ojos de agua de la Sie­rra. De ma­ne­ra que el agua que co­rre­ría por esos cau­ces ya no lle­ga a las po­bla­cio­nes pa­ra el con­su­mo hu­mano, se que­da en las ollas de re­co­lec­ción”, ase­gu­ró en en­tre­vis­ta el doc­tor Al­ber­to Go­méz­Ta­gle Chá­vez, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes so­bre Re­cur­sos Na­tu­ra­les de la Uni­ver­si­dad Mi­choa­ca­na de San Ni­co­lás de Hi­dal­go (UMSNH).

En en­tre­vis­ta con El Sol de Mo­re­lia, el es­pe­cia­lis­ta de la Má­xi­ma Ca­sa de Es­tu­dios del Es­ta­do ad­vir­tió que “no es­ta­mos le­jos de es­ce­na­rios co­mo los que se han vis­to en la región de Pe­tor­ca en Chi­le, don­de los pro­duc­to­res pue­den ad­qui­rir los de­re­chos por la ex­plo­ta­ción de po­zos de agua y se pue­den ver ex­ten­sio­nes agrí­co­las per­fec­ta­men­te su­mi­nis­tra­das del lí­qui­do fren­te a ho­ga­res que ca­re­cen del mis­mo y que pa­de­cen se­rios pro­ble­mas de sa­lud de­ri­va­do de ello”.

Pe­ro pa­ra el Go­bierno del Es­ta­do de Mi­choa­cán ese día ya lle­gó. “Ya se tie­nen conflictos en al­gu­nas co­mu­ni­da­des por el agua, co­mo el ca­so de pro­duc­to­res co­mu­ne­ros de Pa­rá­cua­ro que es­tán pe­lean­do el agua con pro­duc­to­res agua­ca­te­ros de Tan­cí­ta­ro, que es­tán re­te­nien­do el agua pa­ra el rie­go del agua­ca­te”, ad­mi­tió Ri

car­do Luna Gar­cía, se­cre­ta­rio de Me­dio Am­bien­te, Re­cur­sos Na­tu­ra­les y Cambio Cli­má­ti­co (Se­macc­det).

“Lo mis­mo su­ce­de en Zi­ra­cua­re­ti­ro y Ta­re­tan, así co­mo en Zi­tá­cua­ro, don­de ha ha­bi­do conflictos en­tre co­mu­ni­da­des y pe­que­ños pro­pie­ta­rios, quie­nes per­fo­ran po­zos, cons­tru­yen ollas y dis­mi­nu­yen las re­ser­vas de agua de sus re­gio­nes”, se­ña­ló en en­tre­vis­ta con

CONFLICTOS POR EL AGUA EN­TRE LOS MIS­MOS PRO­DUC­TO­RES

“No es el agua­ca­te lo que es­tá aca­ban­do con las zo­nas fo­res­ta­les de Mi­choa­cán sino la es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca y le­gal que fa­vo­re­ce la for­ma có­mo se pro­du­ce”, opi­nó el es­pe­cia­lis­ta in­ves­ti­ga­dor Al­ber­to Go­méz­Ta­gle Chá­vez.

“El de­sin­te­rés por par­te de los con­su­mi­do­res pa­ra sa­ber el ori­gen de lo que co­men es­tá en­ca­mi­nan­do al es­ta­do a un es­ce­na­rio de conflictos por el agua, pues mien­tas se han se­ca­do arro­yos en­te­ros pa­ra pro­du­cir el 'oro ver­de', po­bla­cio­nes ya co­mien­zan a pa­de­cer la es­ca­sez del vi­tal lí­qui­do pa­ra las ne­ce­si­da­des más ele­men­ta­les”, ase­gu­ró.

Ex­pli­có que aun­que en Mé­xi­co el de­re­cho al agua es con­ce­sio­na­do, pa­ra los pro­duc­to­res re­sul­ta más ren­ta­ble la uti­li­za­ción de enor­mes ollas de agua que pa­gar los per­mi­sos por la per­fo­ra­ción de los po­zos, por la ex­ca­va­ción y por la ex­plo­ta­ción, así co­mo las con­ce­sio­nes que con­lle­va­rían. Es así que los pro­duc­to­res lle­van la ma­qui­na­ria pe­sa­da has­ta la pun­ta de los ce­rros, de­fo­res­tan­do de ta­jo o de for­ma gra­dual.

“En Mi­choa­cán ya em­pie­zan a su­ce­der conflictos por los de­re­chos de agua su­per­fi­cial, la ca­ren­cia de agua por po­bla­cio­nes hu­ma­nas aso­cia­dos a la uti­li­za­ción de agua en las huer­tas a tra­vés de las ollas. Los ca­sos más drás­ti­cos ocu­rren en Chi­le, en la zo­na de Pe­tor­ca y La Li­gua, don­de la le­gis­la­ción chi­le­na per­mi­te la com­pra de de­re­cho de agua en su­bas­ta pú­bli­ca. Hay ríos de la cor­di­lle­ra de los An­des que fue­ron se­ca­dos por el apro­ve­cha­mien­to de agua pa­ra el cul­ti­vo de agua­ca­te. Son ca­sos emblemátic­os mun­dial­men­te, y es­ta­mos em­pe­zan­do a te­ner si­tua­cio­nes co­mo esas. Va­mos ha­cia allá”, ad­vir­tió el aca­dé­mi­co.

Des­de el ám­bi­to gu­ber­na­men­tal, al me­nos en la ad­mi­nis­tra­ción es­ta­tal, ya se tie­nen iden­ti­fi­ca­dos fo­cos ro­jos don­de, de he­cho, ya se desa­rro­llan conflictos en­tre pro­duc­to­res y pe­que­ños pro­pie­ta­rios, pe­ro tam­bién en­tre mis­mos pro­duc­to­res.

La re­duc­ción de 1.3 mi­llo­nes de hec­tá­reas de bos­ques o sel­vas en los úl­ti­mos 20 años pa­ra sus­ti­tuir­les por plan­ta­cio­nes agrí­co­las, agua­ca­te prin­ci­pal­men­te, ya tie­ne sus re­per­cu­sio­nes en la re­car­ga de los man­tos acuí­fe­ros, ex­pu­so Ri­car­do Luna Gar­cía, ti­tu­lar de la Se­macc­det.

“Es­ta­mos per­dien­do 66 mil hec­tá­reas de sel­va y bos­que, si no de­te­ne­mos es­ta iner­cia en cor­to tiem­po ten­dre­mos conflictos fuer­tes por el te­ma del agua. Cuan­do se pier­de el bos­que se pier­de la ca­pa­ci­dad de te­ner agua”, ase­ve­ró.

Ci­tó el ca­so del Par­que Na­cio­nal de Urua­pan, don­de La Ro­di­lla del Dia­blo, la que fue­ra el atrac­ti­vo prin­ci­pal del Par­que, pa­só de te­ner un flu­jo de 2 mil li­tros de agua por se­gun­do a só­lo 750 li­tros en las úl­ti­mas dos dé­ca­das.

“Ne­ce­si­ta­mos que los pro­duc­to­res de agua­ca­te ha­gan cons­cien­cia, por­que son quie­nes ha­cen el cambio de uso de sue­lo. El agua­ca­te con­su­me agua, mien­tras que el pino la pro­du­ce. Un ár­bol de agua­ca­te con­su­me lo que ocho o 10 pi­nos”, agre­gó el fun­cio­na­rio mi­choa­cano.

RI­CAR­DO LUNA GAR­CÍA SE­CRE­TA­RIO DE SE­MACC­DET

Ya se tie­nen conflictos en al­gu­nas co­mu­ni­da­des por el agua, co­mo el ca­so de pro­duc­to­res co­mu­ne­ros de Pa­rá­cua­ro que es­tán pe­lean­do el agua con pro­duc­to­res agua­ca­te­ros de Tan­cí­ta­ro: es­tán re­te­nien­do el agua pa­ra rie­go del agua­ca­te”

De

1.3 mi­llo­nes de héc­ta­reas fo­res­ta­les que se han per­di­do en Mi­choa­cán por el cambio de uso de sue­lo en los úl­ti­mos 20 años, úni­ca­men­te se han re­cu­pe­ra­do 632, es­to de acuer­do con ci­fras de la Se­cre­ta­ría de Me­dio Am­bien­te, Cambio Cli­má­ti­co y Desa­rro­llo Te­rri­to­rial

MO­RE­LIA Y URUA­PAN, CON IN­CEN­DIOS RE­LA­CIO­NA­DOS

El in­ves­ti­ga­dor Al­ber­to Gó­mez­Ta­gle sos­tu­vo que nue­ve de ca­da 10 in­cen­dios fo­res­ta­les son in­ten­cio­na­les, la ma­yo­ría en bús­que­da de rea­li­zar el cambio de uso de sue­lo, in­va­ria­ble­men­te ile­gal, pues en los úl­ti­mos 20 años la Se­cre­ta­ría del Me­dio Am­bien­te y Re­cur­sos Na­tu­ra­les (Se­mar­nat) no ha emi­ti­do per­mi­sos de cambio de uso de sue­lo.

Pa­ra el Go­bierno de Mi­choa­cán en el mu­ni­ci­pio de Urua­pan hay un ín­di­ce que mues­tra una co­rre­la­ción muy gran­de en­tre pro­duc­ción del agua­ca­te y los in­cen­dios fo­res­ta­les.

“Mo­re­lia y Urua­pan han te­ni­do el ma­yor nú­me­ro de in­cen­dios fo­res­ta­les en los

úl­ti­mos tres años y hay una re­la­ción muy di­rec­ta con el cambio de uso de sue­lo y es­tos in­cen­dios in­ten­cio­na­les con el fin de am­pliar la su­per­fi­cie agrí­co­la de­sen­ten­dién­do­se de los cos­tos am­bien­ta­les”, men­cio­nó Ri­car­do Luna Gar­cía, ti­tu­lar de a de­pen­den­cia del es­ta­do.

El fun­cio­na­rio es­ta­tal ma­ni­fes­tó que no se ha vis­to un com­ba­te a la ex­pan­sión de sue­los agrí­co­las por par­te de ins­ti­tu­cio­nes fe­de­ra­les co­mo la Se­cre­ta­ría del Me­dio Am­bien­te y Re­cur­sos Na­tu­ra­les (Se­mar­nat) o la Pro­cu­ra­du­ría Fe­de­ral de Pro­tec­ción al Am­bien­te (Pro­fe­pa).

“El es­ta­do ha es­ta­do ac­tua­do prác­ti­ca­men­te so­lo, aun­que Se­mar­nat y Pro­fe­pa tie­nen atri­bu­cio­nes más di­rec­tas por­que se es­tán afec­tan­do tie­rras de vo­ca­ción fo­res­tal y es­tán re­gu­la­das en la Ley Ge­ne­ral Fo­res­tal, por en­de los pri­me­ros que de­be­rían ac­tuar pa­ra de­te­ner es­te de­te­rio­ro es la Fe­de­ra­ción a tra­vés de es­tas dos de­pen­den­cias y a la fe­cha no quie­ren to­mar una de­ci­sión al res­pec­to”.

Afir­mó que nin­guno de los 33 am­pa­ros pro­mo­vi­dos an­te al­gu­nos de los 79 ope­ra­ti­vos en­ca­be­za­dos por Se­macc­det han si­do fa­vo­ra­bles a los que­jo­sos y que en es­tas ac­cio­nes se han re­cu­pe­ra­do 632 hec­tá­reas de sue­lo fo­res­tal, lo que sig­ni­fi­ca que úni­ca­men­te se han lo­gra­do sal­var 0.057 por cien­to de esos bos­ques y sel­vas.

Pun­tua­li­zó que en 2016 el Go­bierno del es­ta­do emi­tió un de­cre­to pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de su­per­fi­cie de bos­que y fue que se creó la Me­sa de Se­gu­ri­dad Am­bien­tal. Al am­pa­ro de ella es que se han po­di­do rea­li­zar ope­ra­ti­vos pa­ra re­ti­ro de plan­ta­cio­nes des­de ese año, aun­que re­co­no­ció que exis­te un re­za­go en la aten­ción de las mis­mas pues de las 156 de­nun­cias re­ci­bi­das, las cua­les rea­li­zan prin­ci­pal­men­te eji­da­ta­rios o co­mu­ne­ros, ape­nas se han aten­di­do so­la­men­te 80.

Abun­dó que co­mo re­sul­ta­do de los ope­ra­ti­vos, al­gu­nos pro­duc­to­res aban­do­nan los plan­tíos pe­ro tam­bién hay ca­sos de quie­nes bus­can re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción re­con­vir­tien­do a bos­ques en­tre un 10 y un 30 por cien­to de la su­per­fi­cie plan­ta­da y apor­tan­do re­cur­sos pa­ra un fon­do am­bien­tal que ya lle­va cer­ca de 2.5 mi­llo­nes de pe­sos que se­rán uti­li­za­dos pa­ra el pago de ser­vi­cios am­bien­ta­les. Pun­tua­li­zó que de los plan­tíos re­ti­ra­dos, 95 por cien­to eran de agua­ca­te y el 5 por cien­to res­tan­te de du­razno o be­rries.

NO HAY IN­TE­RÉS DE SA­BER CÓ­MO SE PRO­DU­CE EL AGUA­CA­TE

El in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad Mi­choa­ca­na atri­bu­ye una par­te im­por­tan­te de la res­pon­sa­bi­li­dad del de­te­rio­ro am­bien­tal por el cul­ti­vo de agua­ca­te al com­por­ta­mien­to del mer­ca­do y al con­su­mi­dor.

Go­méz­Ta­gle Chá­vez in­di­có que al me­nos en Eu­ro­pa ya se es­tá to­man­do en cuen­ta el fac­tor am­bien­tal y de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial pe­ro en Mé­xi­co no se tie­nen un efec­to de con­cien­ti­za­ción de mer­ca­do “por­que a los con­su­mi­do­res na­cio­na­les no les im­por­ta có­mo se pro­du­ce”.

“No es pa­ra qui­tar el ham­bre del mun­do. Se pro­du­ce por­que es ren­ta­ble, y es ren­ta­ble por to­do es­to. El meo­llo no es el cul­ti­vo de agua­ca­te en sí, sino la es­truc­tu­ra de mer­ca­do y de go­bierno que per­mi­ta que sea así. Se re­quie­re un cambio muy fuer­te ¿Có­mo? Si al­guien di­ce `ya no quie­ro con­su­mir agua­ca­te pro­du­ci­do en es­tas con­di­cio­nes. La so­lu­ción es que la gen­te es­té in­for­ma­da de lo que con­su­me y có­mo se pro­du­ce: na­die quie­re que nin­guno de sus ali­men­tos ha­ya pro­du­ci­do abor­tos”, se­ña­ló.

Aler­tó que el mer­ca­do chino es más la­xo in­clu­so que el mer­ca­do me­xi­cano o es­ta­dou­ni­den­se y su de­man­da ha cre­ci­do en 4000 y 5000 por cien­to, y es a don­de va a pa­rar mu­cho del agua­ca­te que va al mer­ca­do asiá­ti­co. Hay em­pre­sa­rios chi­le­nos, pe­rua­nos y me­xi­ca­nos in­vir­tien­do en cul­ti­vo de agua­ca­te en Chi­na; en Co­lom­bia el cul­ti­vo del oro ver­de es­tá des­pla­zan­do al del ca­fé. En tan­to, los pro­duc­to­res mi­choa­ca­nos que han si­do afec­ta­dos por ac­cio­nes de la Me­sa de Se­gu­ri­dad Am­bien­tal ya es­tán ins­ta­lan­do plan­ta­cio­nes en Ja­lis­co y el Es­ta­do de Mé­xi­co.

AL­BER­TO GO­MÉZ­TA­GLE CHÁ­VEZ IN­VES­TI­GA­DOR DEL INIRENA, DE LA UMSNH

No es el agua­ca­te lo que es­tá aca­ban­do con las zo­nas fo­res­ta­les de Mi­choa­cán sino la es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca y le­gal que fa­vo­re­ce la for­ma có­mo se pro­du­ce”

/ARCHIVO

Ha ha­bi­do conflictos en­tre co­mu­ni­da­des y pe­que­ños pro­pie­ta­rios, quie­nes per­fo­ran po­zos, cons­tru­yen ollas y dis­mi­nu­yen las re­ser­vas de agua de sus re­gio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.