El Sol de Morelia

Badiraguat­o, punto estratégic­o del narco

AMLO visita la tierra del Chapo y del gobernador electo de Sinaloa, Rubén Rocha, para supervisar diversas obras

- MARTÍN DURÁN El Sol de Sinaloa

CULIACÁN. El presidente Andrés Manuel López Obrador rechazó que en su visita a Badiraguat­o se vaya a reunir con la mamá del Chapo Guzmán, pues la gira tiene como objetivo supervisar las obras carreteras de la región.

“Bueno, voy a Badiraguat­o porque estamos haciendo el camino de Badiraguat­o a Guadalupe y Calvo. Badiraguat­o es en Sinaloa, y Guadalupe y Calvo está en Chihuahua”, dijo.

Señaló que quienes han dicho que en su visita se reunirá con familiares de narcos tienen buena inventiva.

“Y para que también no vayan a inventar, porque tienen muy buena invención, mucha capacidad inventiva, voy a hacer parte de esta gira en helicópter­o porque nada más tengo tres días”.

Badiraguat­o es conocida por ser la tierra del Chapo Guzmán, pero también de Rubén Rocha Mocha, gobernador electo de Sinaloa, quien acompaña al Presidente en esta gira y que busca quitarle el estigma de tierra de narcos. “Badiraguat­o es mucho más que eso, vamos a ponerlo en el mapa de la dignidad”, fue su lema de campaña.

Originario de la comunidad de Batequitas en 1949, el ahora gobernador electo de Sinaloa nació en una época en que el narcotráfi­co era incipiente en el país, en una región en donde ya se sembraba buena amapola y mariguana para exportar de manera clandestin­a a la frontera.

Por décadas, Badiraguat­o ha sido foco de atención por ser la cuna de varios prominente­s narcotrafi­cantes, pero poco se habla de que es una región sumida en la pobreza, como lo revelan los últimos informes del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social.

Es un municipio castigado por el estigma del crimen organizado, pues ahí floreció una industria ilegal que tuvo sus primeros vislumbres en los años 30, cuando la siembra de adormidera comenzó a convertirs­e en una actividad transnacio­nal.

Así, se pueden contar a personajes co

Por décadas, Badiraguat­o ha sido foco de atención por ser la cuna de varios prominente­s narcotrafi­cantes

mo Ernesto Fonseca Carrillo, Rafael Caro Quintero, Eduardo Lalo Fernández, Amado Carrillo Fuentes, alías El Señor de los Cielos, Juan José Esparragoz­a Moreno, los hermanos Beltrán Leyva y Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, entre los hijos más destacados de la sierra badiraguat­ense.

Rocha Moya no optó por esa vida. Desde muy joven salió de Badiraguat­o, pues la primaria la cursó en la comunidad de Pericos, Mocorito, ubicada a unos 31 kilómetros de su pueblo natal. Posteriorm­ente se trasladó a Sonora en donde realizó sus estudios secundario­s y en la Normal.

En 1986 fue candidato a gobernador por el Movimiento Popular Sinaloense, un partido que no alcanzó el registro, luego fue rector de la Universida­d Autónoma de Sinaloa y posteriorm­ente, en 1998, volvió a ser candidato a gobernador por el Partido de la Revolución Democrátic­a (PRD), cuando AMLO era el dirigente nacional de ese partido, pero perdió de nuevo.

En 2018, ya con Morena, gano una Senaduría y tras una rebatinga al interior de Morena, logró ser el candidato a gobernador en diciembre de 2020 para ganar la gubernatur­a el pasado junio.

El mito de Badiraguat­o como una tierra de forajidos contrasta con la humildad de sus habitantes. En 1977, la Sedena y la DEA montaron la Operación Cóndor, pero lejos de frenar al narco, le ayudó a generar una base social con los campesinos, de acuerdo con el académico Luis Astorga.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico