Im­pi­den la en­tra­da a es­tu­dian­te de se­cun­da­ria por mal com­por­ta­mien­to

La ma­dre so­li­ci­tó ayu­da, pe­ro no se la qui­sie­ron dar; in­ter­vie­ne De­re­chos Hu­ma­nos

El Sol de Parral - - Local - EL SOL DE PA­RRAL

Nie­gan la en­tra­da a me­nor de 14 años a se­cun­da­ria en San Fran­cis­co del Oro. El me­nor co­men­zó a pre­sen­tar mal com­por­ta­mien­to, la ma­dre so­li­ci­tó ayu­da, pe­ro no se la qui­sie­ron dar, al fi­nal op­ta­ron por ya no de­jar­lo en­trar y le di­je­ron a la ma­má que lo cam­bia­ra de plan­tel, pe­ro en el mu­ni­ci­pio no hay otra ins­ti­tu­ción de ese ni­vel, por lo que De­re­chos Hu­ma­nos in­ter­vino, con el fin de que le die­ran la opor­tu­ni­dad de se­guir con sus es­tu­dios.

Des­de el 2016, un me­nor de edad del mu­ni­ci­pio de San Fran­cis­co del Oro, con­su­mió un me­di­ca­men­to de­no­mi­na­do Clo­na­ze­pam, por lo que tu­vo que se hos­pi­ta­li­za­do para su aten­ción mé­di­ca y des­pués de ello se le co­men­zó a re­ce­tar un me­di­ca­men­to, por lo que su ma­má se­ña­ló que a par­tir de ese mo­men­to la es­cue­la se­cun­da­ria Fe­de­ral “Hé­roes de la De­mo­cra­cia”, lo co­men­zó a tra­tar de for­ma dis­cri­mi­na­to­ria.

Ex­pre­só que a raíz de ello, se tu­vie­ron pro­ble­mas de con­duc­ta con el me­nor de edad, el cual se men­cio­nó que ja­más ha­bía pre­sen­ta­do esa si­tua­ción; in­clu­so no que­ría asis­tir a cla­se, por lo que pi­dió apo­yo del per­so­nal con el fin de dar­le aten­ción, pe­ro hu­bo maes­tros que no es­ta­ban a fa­vor de ello.

Ex­ter­nó que in­clu­so tu­vo que con­tra­tar un psi­có­lo­go, ya que de par­te de la ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va no se le qui­so dar ayu­da en ese sen­ti­do, por lo que has­ta lle­gó a co­men­tar­les ac­ti­tu­des que te­nía su hi­jo an­te cier­tos pro­ble­mas y có­mo po­der­los ma­ne­jar, pe­ro en lu­gar de ayu­dar­los, lo eti­que­ta­ban co­mo “un ni­ño pro­ble­ma”.

En el se­gun­do gra­do, se le apli­ca­ban car­gas de tra­ba­jo para que no se pre­sen­ta­ra en el au­la, in­clu­so le im­pe­dían que tam­bién asis­tie­ra a ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas que rea­li­za­ban co­mo tar­dea­das, fes­te­jos de 16 de Sep­tiem­bre, Día de Muer­tos, en­tre otros.

En ter­cer gra­do, ex­pli­có que una maes­tra nue­va en­tró co­mo Sub­di­rec­to­ra, quien des­de el pri­mer mo­men­to pre­sen­tó una ac­ti­tud re­ta­do­ra, dis­cri­mi­na­to­ria y hu­mi­llan­te ha­cia su hi­jo, en di­cho ci­clo se pre­sen­ta­ron más si­tua­cio­nes.

Lle­gó el pun­to que man­dó avi­sar que no le cor­ta­ría el pe­lo a su hi­jo por fal­ta de di­ne­ro, ya que has­ta el fin de se­ma­na iba a po­der ha­cer­lo, sien­do dos ve­ces las que se le men­cio­nó a la pre­fec­ta di­cho su­ce­so y la sub­di­rec­to­ra, acu­dió has­ta el sa­lón don­de nom­bró al me­nor de edad y lo sa­có de cla­se frente a to­dos, lo cual desató una ma­la reac­ción y lue­go de pre­gun­tar­le a la do­cen­te que sí lo sa­ca­rían de la es­cue­la, de­ci­di­do es­ca­pó y sal­tó la cer­ca.

La pro­ge­ni­to­ra del me­nor d edad en cues­tión, di­jo que su hi­jo, es un alumno que ne­ce­si­ta te­ner un buen te­ma por que lo­gre su aten­ción; de lo con­tra­rio, no se es­tá quie­to, lo cual se in­for­mó a los maes­tros des­de el pri­mer año, con el fin de que se le apo­ya­ra pe­ro por el con­tra­rio, le lla­ma­ban la aten­ción en for­ma des­pec­ti­va por lo que ge­ne­ró un pro­ce­so de bullyng de par­te de sus com­pa­ñe­ros y de los mis­mos do­cen­tes.

In­clu­so, en fe­bre­ro de es­te año, se iba ha­cer una tar­dea­da del Día del Amor y de la Amis­tad y una alum­na pa­só al gru­po con el fin de dar a co­no­cer quién no po­dría ir, se­ña­lan­do en voz al­ta al ado­les­cen­te en cues­tión.

In­clu­so, días des­pués, la ma­dre fue ci­ta­da por el director para so­li­ci­tar­le que die­ra de ba­ja al jo­ven­ci­to, para que lo die­ra de al­ta en otra es­cue­la, pe­ro en San Fran­cis­co del Oro só­lo exis­te una se­cun­da­ria, por lo que se ne­gó. Al día si­guien­te, aho­ra la ci­ta era con el Ins­pec­tor, “mos­tra­ron una ac­ti­tud dis­cri­mi­na­to­ria y hu­mi­llan­te ha­cia mi per­so­na y ha­cia mi hi­jo, me no­ti­fi­ca­ron que nun­ca vol­ve­ría en­trar a la ins­ti­tu­ción pe­ro les di­je que no me da­ría por ven­ci­da”.

An­te ello, el vi­si­ta­dor de De­re­chos Hu­ma­nos, Amín co­rral, co­men­tó que se abor­dó el te­ma con la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción con el fin de que se le die­ra seguimiento, don­de se men­cio­nó que aten­dien­do al Prin­ci­pio del In­te­rés Su­pe­rior de la Ni­ñez, la na­tu­ra­le­za de la sus­pen­sión del ser­vi­cio edu­ca­ti­vo y la im­po­si­bi­li­dad de re­pa­rar los efec­tos cau­sa­dos por ella y sin pre­juz­gar so­bre la ve­ra­ci­dad o le­ga­li­dad de los he­chos na­rra­dos por la que­jo­sa, res­pe­tuo­sa­men­te le so­li­ci­ta­ron se to­men cau­te­lar­men­te las me­di­das ne­ce­sa­rias para ase­gu­rar que al ado­les­cen­te se le res­ti­tu­ya en el go­ce del de­re­cho hu­mano a la edu­ca­ción.

Foto Ar­chi­vo

Los he­chos su­ce­die­ron en una es­cue­la se­cun­da­ria de San Fran­cis­co del Oro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.