Mue­re minero tras “pe­ga­da” en El Oro

Te­nía un mes de ha­ber re­gre­sa­do al tra­ba­jo en la em­pre­sa mi­ne­ra

El Sol de Parral - - Portada - ADRIÁN GÓ­MEZ GAR­CÍA

Fa­lle­ció Mi­guel Ur­bino Mar­tí­nez Ruiz al rea­li­zar una “pe­ga­da” en el in­te­rior de una mina en San Fran­cis­co del Oro. Te­nía un mes de ha­ber re­gre­sa­do a la­bo­rar, ya que en 2017 su­frió otro per­can­ce, tras un de­rrum­be que aplas­tó su bra­zo, cau­sán­do­le le­sio­nes en los ten­do­nes. Fa­mi­lia­res co­men­ta­ron que era una per­so­na pro­tec­to­ra de sus se­res que­ri­dos, buen ju­ga­dor de bas­quet­bol y minero de co­ra­zón. “Es­tá­ba­mos pre­pa­ran­do una fies­ta pa­ra ver la pe­lea de “El canelo”, ya que era afi­cio­na­do al boxeo”, pe­ro así co­mo nos da la mina, así nos qui­ta, co­men­tó su her­ma­na.

Un ama­ne­cer trá­gi­co vi­vió ayer es­ta co­mu­ni­dad. En las pro­fun­di­da­des un jo­ven minero ha­bía per­di­do la vi­da al rea­li­zar el ofi­cio que ama­ba.

Mi­guel Mar­tí­nez

Ruiz te­nía 35 años; es­ta­ba ca­sa­do con la se­ño­ra Éri­ka Gue­rra, con quien pro­creó un ni­ño de 8 años lla­ma­do Mi­guel Bal­ta­sar.

UN IN­GRE­SO A LAS EN­TRA­ÑAS DE LA MINA… QUE NO TU­VO RE­TORNO

Du­ran­te las pri­me­ras ho­ras, Mi­guel Ur­bino Mar­tí­nez Ruiz, de 35 años, ha­bía in­gre­sa­do a la mina per­te­ne­cien­te a la com­pa­ñía Fris­co, con la fi­na­li­dad de efec­tuar lo que dia­ria­men­te ha­cía.

Fue en el ni­vel 15, en don­de se en­con­tra­ba acom­pa­ña­do de otro tra­ba­ja­dor. Am­bos efec­tua­ban lo que es co­no­ci­do el ar­got minero co­mo una “pe­ga­da”, que con­sis­te en ba­rre­nar las pa­re­des pa­ra sus­traer el ma­te­rial só­li­do.

Sin em­bar­go, la ex­plo­sión les dio al­can­ce, lo cual oca­sio­nó que per­die­ra la vi­da Mi­guel, mien­tras que su com­pa­ñe­ro se sal­vó.

Lo acon­te­ci­do pro­vo­có la mo­vi­li­za­ción por par­te de ele­men­tos de Se­gu­ri­dad, Bom­be­ros y Pro­tec­ción Ci­vil, así co­mo per­so­nal de la com­pa­ñía, quie­nes rea­li­za­ron ma­nio­bras pa­ra sa­car­los del lu­gar de la tra­ge­dia.

“Las ho­ras se hi­cie­ron eter­nas” pa­ra los ele­men­tos de res­ca­te, quie­nes al pa­so de los mi­nu­tos, pu­die­ron sa­car a Mi­guel; sin em­bar­go, ya no pre­sen­ta­ba sig­nos vi­ta­les. Mien­tras que su com­pa­ñe­ro fue aten­di­do por los pa­ra­mé­di­cos.

En tan­to, ele­men­tos del Ser­vi­cio Mé­di­co Fo­ren­se rea­li­za­ron el le­van­ta­mien­to del cuer­po que fue tras­la­da­do a la Fis­ca­lía zo­na sur, con la fi­na­li­dad de rea­li­zar­le la ne­crop­sia de ley.

HA­CÍA UN MES QUE RE­GRE­SÓ A LA­BO­RAR, TRAS UN AC­CI­DEN­TE SU­FRI­DO EL AÑO PA­SA­DO

Du­ran­te el año 2017, Mi­guel Ur­bino Mar­tí­nez Ruiz ha­bía su­fri­do otro ac­ci­den­te al en­con­trar­se la­bo­ran­do en las en­tra­ñas de la mina; pe­ro en aque­lla oca­sión el sal­do no ha­bía re­sul­ta­do fa­tal.

Te­nía al­re­de­dor de un mes que aca­ba­ba de in­cor­po­rar­se a los tra­ba­jos en la com­pa­ñía mi­ne­ra, lue­go de que un de­rrum­be le pro­du­je­ra le­sio­nes en un bra­zo y da­ños en ten­do­nes.

Mi­guel se so­me­tió a va­rias in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas, tra­ta­mien­tos y reha­bi­li­ta­cio­nes, con la fi­na­li­dad de desem­pe­ñar el ofi­cio que des­de el in­te­rior de su co­ra­zón ama­ba.

Lue­go de su re­cu­pe­ra­ción, fa­mi­lia­res le so­li­ci­ta­ron que bus­ca­ra tra­ba­jar en las ofi­ci­nas de la em­pre­sa pa­ra evi­tar que vol­vie­ra a ocu­rrir al­go si­mi­lar y con ello sal­va­guar­dar su in­te­gri­dad.

No obs­tan­te, con­ti­nuó con su ofi­cio tras ocho años de ejer­cer­lo, pe­se a ha­ber es­tu­dia­do la li­cen­cia­tu­ra en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas, en el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Pa­rral, pe­ro él era “minero de co­ra­zón”.

“ASÍ CO­MO NOS DA LA MINA… ASÍ NOS QUI­TA…”

Tras el la­men­ta­ble he­cho, la her­ma­na ma­yor Mayra Mar­tí­nez, co­men­tó que Mi­guel era una per­so­na muy ama­ble y que­ri­da por la gen­te de San Fran­cis­co del Oro; siem­pre de­fen­día a sus se­res que­ri­dos y amis­ta­des.

“Mi her­mano ju­gó des­de siem­pre bas­quet­bol, in­clu­so un año fue el cam­peón ca­nas­te­ro del mu­ni­ci­pio; era muy bueno y ex­tra­or­di­na­rio, in­clu­so afi­cio­na­do al boxeo”, ma­ni­fes­tó.

Las lá­gri­mas co­men­za­ron a co­rrer por sus me­ji­llas y su voz se en­tre cor­tó; re­cor­dó que se en­con­tra­ban pre­pa­ran­do una fies­ta por hoy se re­uni­rían pa­ra ver la pe­lea de “El canelo”.

“Así co­mo nos da la mina, así nos qui­ta… Por eso, quie­ro de­cir­le que to­da su fa­mi­lia lo ama­mos con todo el co­ra­zón; no te­ne­mos na­da que re­cla­mar­le a Dios por­que siem­pre es­tu­vi­mos jun­tos. Ja­más lo ol­vi­da­ré por­que es­ta­rá en la eter­ni­dad en el fon­do de nues­tro ser”, con­clu­yó.

MI­GUEL ERA PA­PÁ DE UN NI­ÑO

Ca­be men­cio­nar que Mi­guel Ur­bino Mar­tí­nez Ruiz, te­nía 35 años al mo­men­to de su de­ce­so, era pa­dre de Mi­guel Bal­ta­sar y te­nía 8 años; ca­sa­do con Éri­ka Ju­dith Gue­rra Ríos.

MAYRA MAR­TÍ­NEZ HER­MA­NA MA­YOR DE MI­GUEL

“Así co­mo la mina nos da... así nos qui­ta. Mi­guel era una per­so­na muy que­ri­da, muy ama­ble; ju­ga­dor de bas­quet­bol”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.