In­de­pen­dien­tes: ¿Qué pa­só y qué si­gue?

El Sol de Parral - - Portada - FRAN­CIS­CO A. SÁN­CHEZ VI­LLE­GAS

Las can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes son un me­ca­nis­mo de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na re­la­ti­va­men­te re­cien­te en nues­tro sis­te­ma po­lí­ti­co me­xi­cano. Re­cor­de­mos que, du­ran­te el pro­ce­so elec­to­ral del 2006, Jor­ge Cas­ta­ñe­da, so­li­ci­tó su re­gis­tro co­mo Can­di­da­to a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca por la vía in­de­pen­dien­te.

Ma­ria­na Mar­tí­nez co­men­tó que le gus­ta­ría que vol­vie­ra el co­me­dor a la es­cue­la, ya que se­ría de gran apo­yo a los pa­ter­fa­mi­lias, tan­to en el ho­gar co­mo pa­ra que los niños no se que­den con ham­bre.

Por su par­te, otra ma­dre dio a co­no­cer que afec­ta en gran me­di­da a los niños el que no se les dé de co­mer, ya que al­gu­nos no tie­nen con que com­prar ali­men­to y sa­len con mu­cha ham­bre; ade­más fas­ti­dia­dos por pa­sar tan­tas ho­ras en la es­cue­la.

Rey­na Rodríguez hi­zo men­ción que es me­jor que pon­gan el co­me­dor de nue­vo, ya que los in­fan­tes sa­len con ham­bre, aun­que se les dé lon­che, ade­más fas­ti­dia­dos por ir tan­to tiem­po.

Tras acu­dir a la es­cue­la se apre­ció en las caras de los niños el fas­ti­dio de es­tar seis ho­ras y me­dia, cuan­do en reali­dad lo que desean es es­tar en sus ca­sas vien­do el te­le­vi­sor o ju­gan­do con sus ami­gos.

A su vez, Mar­ce­lino Gar­cía di­jo que está mal que ha­yan de­ja­do de dar co­mi­da, “los niños sa­len ham­brien­tos y can­sa­dos por esa ra­zón”, ade­más eso ayu­da­ba a la eco­no­mía del ho­gar.

Abi­lén Acosta ma­ni­fes­tó que ha afec­ta­do a los niños, que ya no se les dé co­mi­da, ya que por el ho­ra­rio ex­ten­so, es­tos sa­len fas­ti­dia­dos y ham­brien­tos; ade­más es mu­cha ayu­da pa­ra los pa­dres, ya que ellos tra­ba­jan y a ve­ces se les com­pli­ca re­co­ger­los a esa ho­ra.

Al­gu­nos pe­que­ños ha­cían ges­tos de an­to­jo, al ver al se­ñor que ven­de fri­tu­ras en el pues­to y no traer di­ne­ro pa­ra com­prar, tras tal vez no ha­ber co­mi­da na­da en la es­cue­la.

Eli­za­beth He­rre­ra di­jo que está muy mal que qui­ta­ran el co­me­dor, de­bi­do a que be­ne­fi­cia­ba a aque­llas fa­mi­lias con ba­jos re­cur­sos, pues­to que a ve­ces no tie­nen pa­ra co­mer; aun­que por el ho­ra­rio ex­ten­si­vo los niños sa­len can­sa­dos y al día si­guien­te no quie­ren acu­dir a cla­ses.

Ale­jan­dra Yá­ñez se­cun­dó que des­de que qui­ta­ron la co­mi­da, ella les po­ne lon­che a sus hi­jos y no sa­len con ham­bre, pe­ro sí muy can­sa­dos; ade­más de al­gu­na for­ma el co­me­dor ayu­da­ba en la eco­no­mía de ca­da ho­gar.

Ca­be ci­tar que, al sa­lir, los in­fan­tes bus­ca­ban a sus pa­pás que los es­pe­ra­ban con ale­gría tras pa­sar tan­tas ho­ras ale­ja­dos.

Por úl­ti­mo, Ara­cely Sal­ci­do co­men­tó que son mu­chas ho­ras pa­ra los niños, por lo cual su hi­jo lle­ga can­sa­do y con ham­bre, por lo que cuan­do arri­ban a la ca­sa co­me y se duer­me.

An­te es­to, el di­rec­tor de la es­cue­la So­li­da­ri­dad, Ce­fe­rino Prie­to, ex­ter­nó que la de­ci­sión de qui­tar el co­me­dor pa­ra acor­tar la jor­na­da fue conjunta pa­dres-ins­ti­tu­ción, por lo cual pa­sa­ron de te­ner un ho­ra­rio de 8 a.m. a 4 p. m, a te­ner uno de 8 a.m. a 2:30 de la tar­de.

El di­rec­tor in­di­có que la di­fe­ren­cia de una es­cue­la de tiem­po com­ple­to ra­di­ca en que los in­fan­tes re­ci­ben ma­te­rias de in­glés, compu­tación y ar­tes, ade­más el co­me­dor que fue re­ti­ra­do ha­ce dos años.

Aña­dió que el Go­bierno Fe­de­ral de­jó man­dar el apo­yo eco­nó­mi­co pa­ra las cla­ses y los do­cen­tes de­ja­ron de tra­ba­jar, por lo cual di­chas cla­ses son da­das por otros pro­fe­so­res de la es­cue­la y se les está pa­gan­do una com­pen­sa­ción, al igual a que los otros pro­fe­so­res.

Di­jo que se sien­ten in­con­for­mes por­que se su­po­ne que es un pro­gra­ma a ni­vel na­cio­nal que está den­tro de la re­for­ma edu­ca­ti­va, en el que se tie­nen que dar esas asig­na­tu­ras co­mo prio­ri­dad y no es así.

Des­ta­có que los pa­dres han apo­ya­do a la ins­ti­tu­ción pa­ra te­ner re­cur­sos, tal es en el ca­so de compu­tación, ellos re­ca­ban el di­ne­ro pa­ra po­der pa­gar un pro­fe­sor pre­pa­ra­do téc­ni­ca­men­te, pe­ro a la vez que ten­ga un per­fil de do­cen­te.

Los pa­pás se or­ga­ni­za­ron pa­ra dar una apor­ta­ción de 5 pe­sos por se­ma­na por ni­ño; sin em­bar­go, no to­dos lo ha­cen, ya que no es obli­ga­to­rio sino vo­lun­ta­rio; in­clu­so en al­gu­nos ca­sos los pro­fe­so­res han apor­ta­do de sus in­gre­sos pa­ra pa­gar la cla­se.

En tan­to, el ins­pec­tor de la Zo­na 145, pro­fe­sor Fran­cis­co Cha­pa­rro, ex­ter­nó que se ges­tio­nó an­te el Go­bierno Fe­de­ral el re­cor­te de ho­ra­rio pa­ra la es­cue­la y al ser acep­ta­do se de­jó de re­ci­bir el re­cur­so pa­ra el co­me­dor; sal­vo una par­te pa­ra los pro­fe­so­res una vez al año pa­ra apo­yar­los en el ma­te­rial que ne­ce­si­tan pa­ra dar cla­ses.

Lic. Fran­cis­co Sán­chez. Fo­to Ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.