LA PELICULA RO­MA BUS­CA­RÁ EL OS­CAR Y GO­YA

El Sol de Parral - - Sociales -

Des­pués de lle­var­se el León de Oro a Me­jor Pe­lí­cu­la en la 75 edi­ción del Fes­ti­val de Ve­ne­cia, Ro­ma re­pre­sen­ta­rá a Mé­xi­co pa­ra bus­car una no­mi­na­ción al Os­car y a los Pre­mios Go­ya. La cin­ta en la que Al­fon­so Cua­rón plas­ma sus me­mo­rias de la in­fan­cia.

LAS VE­GAS, EU.- Sa­lió con­ten­to y an­tes de can­tar se de­jó que­rer, Luis Mi­guel se plan­tó en el cen­tro del es­ce­na­rio sólo pa­ra re­ci­bir el ca­ri­ño del pú­bli­co que a una so­la voz co­reó: “Luis-mi, Luis-mi, Luis-mi”.

His­pa­nos ca­si en su to­ta­li­dad, le die­ron la bien­ve­ni­da al can­tan­te en su re­gre­so a Las Ve­gas, des­pués de años de no pre­sen­tar­se en su tra­di­cio­nal tem­po­ra­da de Fies­tas Pa­trias. Era la no­che de un re­en­cuen­tro que pro­me­tía, pe­ro la pri­me­ra par­te del show se vio em­pa­ña­da por gra­ves pro­ble­mas de so­ni­do que hi­cie­ron que el can­tan­te se au­sen­ta­ra del es­ce­na­rio al me­nos en tres oca­sio­nes en el pri­mer con­cier­to de los dos pro­gra­ma­dos en el Co­los­seum del Cae­sar’s Pa­la­ce co­mo par­te de su gi­ra Mé­xi­co por siem­pre. Luis Mi­guel, co­no­ci­do por te­ner una per­so­na­li­dad per­fec­cio­nis­ta, hi­zo un gran es­fuer­zo pa­ra pa­sar por al­to los tro­pie­zos, y lo lo­gró en gran me­di­da gra­cias a los en­tu­sias­tas asis­ten­tes, que le­jos de re­cla­mar las fa­llas téc­ni­cas, le ayu­da­ron a in­ter­pre­tar sus can­cio­nes.

In­clu­so cuan­do se le fue el so­ni­do del mi­cró­fono, al can­tar Cul­pa­ble o no y una par­te del pú­bli­co em­pe­zó a abu­chear, la gran ma­yo­ría hi­zo, sin pro­po­nér­se­lo, un co­ro mo­nu­men­tal. Pe­ro los cons­tan­tes pro­ble­mas de au­dio qui­ta­ron a Luis Mi­guel la se­gu­ri­dad, lle­gó un mo­men­to en que pi­dió una dis­cul­pa a los asis­ten­tes y evi­den­ció a su equi­po de so­ni­do co­mo el res­pon­sa­ble de la si­tua­ción.

Des­pués de la úl­ti­ma pau­sa, sa­lió el pia­nis­ta de su gru­po pa­ra in­ter­pre­tar bo­le­ros, el pú­bli­co res­pon­dió ar­man­do un gran ka­rao­ke.

Fue en­ton­ces que Luis Mi­guel re­to­mó el show y lo­gró sal­var la no­che con la in­ter­pre­ta­ción al piano de las can­cio­nes de an­ta­ño, que an­te­ce­die­ron al blo­que de mú­si­ca ran­che­ra con el que se desató la fies­ta me­xi­ca­na, du­ran­te la cual tu­vo una re­la­ción muy es­tre­cha con los asis­ten­tes, re­ci­bió ra­mos de flo­res e in­clu­so se de­jó po­ner al cue­llo una guir­nal­da de flo­res en ver­de, blan­co y ro­jo.

El en­tu­sias­mo del can­tan­te fue cre­cien­do, su­pe­rar las fa­llas téc­ni­cas le de­vol­vió to­da la con­fian­za pa­ra vol­ver a in­ten­tar con sus ba­la­das tra­di­cio­na­les. Fue así que ce­rró el es­pec­tácu­lo con los te­mas que la trans­mi­sión de su se­rie bio­grá­fi­ca vol­vió a co­lo­car en las lis­tas de po­pu­la­ri­dad co­mo Aho­ra te pue­des mar­char, Isa­bel, La chi­ca del bi­ki­ni azul y Cuan­do ca­lien­ta el Sol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.