Fi­je su vis­ta en Cris­to

Es muy co­mún, cuan­do pa­sa­mos por las tor­men­tas de la vi­da que pon­ga­mos nues­tros ojos en los nu­ba­rro­nes, true­nos y re­lám­pa­gos. Al ha­cer nos po­de­mos lle­nar de te­mor e in­cer­ti­dum­bre, lo cual no nos ayu­da­rá pa­ra na­da pa­ra con­ti­nuar ade­lan­te.

El Sol de Parral - - Análisis - CA­SA DE ORA­CIÓN PAC­TO DE PAZ Pas­tor J. An­drés Pimentel M.

No cai­ga en la tram­pa de fi­jar su vis­ta en las tor­men­tas de la vi­da. En lu­gar de eso, pon­ga sus pen­sa­mien­tos y afec­tos en el Se­ñor. A me­di­da que lo ha­ga, la fuer­za de la fe co­men­za­rá a fluir de us­ted. Esa co­rrien­te re­cha­za­rá to­da for­ma de os­cu­ri­dad y tor­men­ta. Di­ce la pa­la­bra de Dios: “El que en mí no per­ma­ne­ce, se­rá echa­do fue­ra co­mo pám­pano, y se se­ca­rá; y los re­co­gen, y los echan en el fue­go, y ar­den” (Juan 15:6) Si le pi­die­ra que hi­cie­ra una lis­ta de cien co­sas que us­ted ne­ce­si­ta pa­ra sen­tir­se pleno, rea­li­za­do, se­gu­ra­men­te po­dría ha­cer­la, ¿cier­to? Pro­ba­ble­men­te es­ta­ría pen­san­do en una lis­ta tan lar­ga de “sis” y “nos” que no sa­bría por dón­de em­pe­zar. Pe­ro pue­de es­tar tran­qui­lo. No voy a su­ge­rir­le que ha­ga una lis­ta. En cam­bio, voy a ayu­dar­le a sim­pli­fi­car las co­sas al dar­le sólo una: Bus­que a Cris­to y confié en Él. De lo úni­co que us­ted es ver­da­de­ra­men­te res­pon­sa­ble es de su unión con Él. Si us­ted bus­ca cons­tan­te y fiel­men­te la unión y co­mu­nión con Él, to­do lo de­más se­rá re­suel­to. Al us­ted di­ga: “Pe­ro, aho­ra es­toy en­fren­tan­do al­gu­nos pro­ble­mas gran­des. Mi vi­da está al re­vés. Es­toy tan afa­na­do que no sé si voy o ven­go. Hoy no ten­go tiem­po pa­ra te­ner co­mu­nión con el Se­ñor”. En­ton­ces, es cuan­do más ne­ce­si­ta te­ner co­mu­nión con Él. Ne­ce­si­ta man­te­ner su unión con el Se­ñor en es­pe­cial cuan­do las tor­men­tas de la vi­da vie­nen. Sé que eso no siem­pre es fá­cil. Ya sea la tor­men­ta una en­fer­me­dad en su cuer­po o pro­ble­mas eco­nó­mi­cos o con­tien­das fa­mi­lia­res, la ten­ta­ción se­rá fi­jar la aten­ción y la men­te en ese pro­ble­ma. Ni si­quie­ra que­rrá pen­sar en al­go más. Pues, eso fue lo que el enemi­go pla­neó pa­ra dis­traer­le de la co­mu­nión con Dios y pa­ra ale­jar su aten­ción de la unión con Él. No cai­ga en la tram­pa del enemi­go. En lu­gar de eso, pon­ga sus pen­sa­mien­tos y afec­tos en el Se­ñor, fi­je su vis­ta en Cris­to. A me­di­da que lo ha­ga, la fuer­za de la

fe co­men­za­rá a fluir de us­ted. Esa co­rrien­te re­cha­za­rá to­da for­ma de os­cu­ri­dad. Le lle­va­rá en triun­fo en ca­da tor­men­ta. Ten­ga hoy co­mu­nión con Je­su­cris­to. Di­ce la pa­la­bra de Dios: “De mo­do que si al­guno está en Cris­to, nue­va cria­tu­ra es; las co­sas vie­jas pa­sa­ron; he aquí to­das son echas nue­vas”. (2 Co­rin­tios 5:17) Es muy in­tere­san­te pen­sar có­mo Cris­to fue le­van­ta­do al tercer día, des­pués de la tor­men­ta de la cru­ci­fi­xión y la muer­te. Lo que nos per­mi­te en­ten­der que Él no es el úni­co que fue le­van­ta­do. No­so­tros, los que po­ne­mos nues­tra fe y es­pe­ran­za en Él, tam­bién he­mos si­do le­van­ta­dos de las tor­men­tas de la vi­da jun­to con Él, su vic­to­ria es nues­tra vic­to­ria. So­mos le­van­ta­dos con Él des­de el mismo mo­men­to que po­ne­mos nues­tros ojos, fe y es­pe­ran­za en Él. Ese día pa­sa­mos de muer­te a vi­da. La par­te más im­por­tan­te de nues­tro le­van­tar en las tor­men­tas de la vi­da ya ocu­rrió. Me­di­te en eso. Cuan­do us­ted hi­zo a Je­su­cris­to el Se­ñor de su vi­da, la vic­to­ria de la cruz es su­ya. Esa vic­to­ria con­su­mió las tor­men­tas de la vi­da. Por eso mi es­ti­ma­do lec­tor, no pon­ga sus ojos en las vi­ci­si­tu­des de la vi­da, sino en Je­su­cris­to. No tie­ne que es­pe­rar más pa­ra ser li­bre de las tor­men­tas de la en­fer­me­dad, de la pobreza y del fra­ca­so que acom­pa­ñan a es­te mun­do na­tu­ral. Us­ted ya es li­bre de to­do eso si con­fía en Cris­to, quien lo hi­zo ya to­do en la cruz. Qui­zá es­té pre­gun­tán­do­se: “Bueno, si soy tan li­bre, ¿por qué no pue­do sa­lir ade­lan­te? ¿Por qué no pue­do y tro­pie­zo siem­pre con la mis­ma pie­dra? ¿Por qué es­toy siem­pre en­fer­mo?” Pues, por­que ha fi­ja­do más su vis­ta en las tor­men­tas que en Cris­to mismo. Por eso le pi­do, es­ti­ma­do lec­tor, con el res­pe­to que me me­re­ce, que a par­tir de hoy co­mien­ce a con­si­de­rar­se en vic­to­ria so­bre las tor­men­tas en el nom­bre de Cris­to, a que pien­se de sí mismo co­mo al­guien que ya tie­ne la vi­da y la vic­to­ria de Dios, si es que de­ci­de po­ner sus ojos y su fe en Él, y no co­mo un ser te­rre­nal que está es­pe­ran­do siem­pre “a ver que pa­sa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.