DES­LA­VES IN­VA­DEN TRA­MO DE LA CA­RRE­TE­RA COR­TA

Cua­dri­llas rea­li­za­ron la lim­pie­za

El Sol de Parral - - Portada - ADRIÁN GÓ­MEZ GAR­CÍA / FOTO JA­VIER CRUZ

En el ki­ló­me­tro 128 las llu­vias pro­vo­ca­ron el des­pren­di­mien­to de ro­cas de di­fe­ren­tes ta­ma­ños. Cua­dri­llas de tra­ba­ja­do­res hi­cie­ron la lim­pie­za.

De­ce­nas de ro­cas in­va­die­ron la ca­rre­te­ra Vía Cor­ta tras el des­la­ve de un ce­rro ubi­ca­do a un cos­ta­do.

Las pie­dras del ta­ma­ño de una pe­lo­ta de bas­quet­bol, se en­con­tra­ban es­par­ci­das so­bre uno de los ca­rri­les de cir­cu­la­ción, pro­vo­can­do el ries­go para los vehícu­los que cir­cu­la­ban. Ele­men­tos de la Se­cre­ta­ría de Co­mu­ni­ca­ción y Trans­por­te, rea­li­za­ron lim­pie­za y die­ron a co­no­cer que du­ran­te el trans­cur­so del día fue en tres oca­sio­nes que su­ce­día es­te de­rrum­be.

Una den­sa ca­pa de ne­bli­na cu­brió la ca­rre­te­ra Pa­rral-chihuahua du­ran­te la tar­de de ayer. La llu­via caía so­bre el pa­vi­men­to mo­ja­do, lue­go que des­de tem­pra­na ho­ra del día ini­cia­ra la pre­ci­pi­ta­ción.

Los vehícu­los tran­si­ta­ban de ma­ne­ra re­gu­lar. Al­gu­nos cú­mu­los de agua ha­cían que re­du­je­ran la ve­lo­ci­dad, mien­tras que los ba­ches pro­vo­ca­ban que zig­za­guea­ran oca­sio­nal­men­te.

La ca­pa de ne­bli­na des­apa­re­ció en el ki­ló­me­tro 128. Sin em­bar­go, tras la au­sen­cia, so­bre la ca­rre­te­ra hi­cie­ron ac­to de pre­sen­cia de­ce­nas de ro­cas.

Las pie­dras del ta­ma­ño de una pe­lo­ta de bas­quet­bol se ha­bían des­pren­di­do de un ce­rro ale­da­ño; in­va­dían por com­ple­to uno de los ca­rri­les de cir­cu­la­ción.

Al me­nos por un tra­mo de cin­co me­tros obs­truían el ca­mino de los au­to­mó­vi­les y ca­mio­nes, mo­ti­vo por lo que aquel zig­za­gueo que efec­tua­ron ki­ló­me­tros atrás vol­vió ha­cer­se no­tar.

So­bre la ca­rre­te­ra, unos cua­tro hom­bres en­cha­ma­rra­dos y cu­brién­do­se de la llu­via con un go­rro, rea­li­za­ban la­bo­res de lim­pie­za. Con una pa­la em­pu­ja­ban las pie­dras a la ori­lla.

El en­car­ga­do de la cua­dri­lla in­for­mó que du­ran­te el día se ha­bían pre­sen­ta­do va­rios des­la­ves, sien­do el ter­ce­ro que es­ta­ban aten­dien­do, ya que la cons­tan­te caí­da de llu­via pro­du­cía que la ori­lla del ce­rro se des­ga­ja­ra ca­yen­do pie­dras.

PI­DEN TE­NER PRE­CAU­CIÓN

“Los con­duc­to­res de­ben te­ner cui­da­do mien­tras tran­si­tan. Hay al­gu­nos que lo úni­co que ha­cen es es­qui­var las ro­cas, pe­ro en su ac­ción in­va­den el ca­rril con­tra­rio, ge­ne­ran­do un fac­tor de ries­go”, co­men­tó mien­tras que, con su mano, ha­cía se­ñas a un con­duc­tor para que re­du­je­ra la ve­lo­ci­dad.

Me­tros más ade­lan­te don­de ocu­rrie­ron los des­la­ves, un vehícu­lo par­ti­cu­lar se en­con­tra­ba de­te­ni­do en­tre la ma­le­za, jus­to a un cos­ta­do de la ori­lla. En la de­fen­sa de­lan­te­ra se le po­dían apre­ciar da­ños ma­te­ria­les ori­gi­na­dos, tras im­pac­tar con­tra una pie­dra.

Foto Ja­vier

Las ro­cas abar­ca­ban gran par­te de uno de los ca­rri­les de la ca­rre­te­ra Cor­ta. Ha­bía que cir­cu­lar con cui­da­dooCruz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.