PRO­PIE­DA­DES DEL TÉ DE CA­NE­LA

El Sol de Parral - - Sociales -

La ca­ne­la es una es­pe­cia cen­te­na­ria que vie­ne de las cos­tas del mar Ín­di­co. Para ser más pre­ci­sos, pro­vie­ne de la is­la de Sri Lan­ka, al sur de la In­dia. La ca­rac­te­rís­ti­ca más evi­den­te de la ca­ne­la es su olor, al cual se le atri­bu­yen pro­pie­da­des re­la­jan­tes y es uti­li­za­do en la in­dus­tria de la lim­pie­za y el cui­da­do de per­so­nas.

Es­ta es­pe­cia es una rica fuen­te de mag­ne­sio, hie­rro, cal­cio, fi­bra y vi­ta­mi­nas C y B1. Es efec­ti­va para tra­tar la dia­rrea, in­di­ges­tión, dis­ten­sión ab­do­mi­nal e, in­clu­so, es uti­li­za­da co­mo es­ti­mu­lan­te in­mu­no­ló­gi­co. Ade­más, tie­ne pro­pie­da­des ex­pec­to­ran­tes y ali­via sín­to­mas res­pi­ra­to­rios des­pe­jan­do las vías aé­reas.

La ca­ne­la y la sa­lud

Por sus pro­pie­da­des ter­mo­gé­ni­cas, la ca­ne­la ayu­da a adel­ga­zar al in­cre­men­tar la que­ma de gra­sa. Ade­más, po­see an­ti­oxi­dan­tes que ra­len­ti­zan el pro­ce­so na­tu­ral de de­te­rio­ro de las cé­lu­las y el efec­to de los ra­di­ca­les li­bres. Es­tos mis­mos an­ti­oxi­dan­tes evi­tan que las gra­sas se oxi­den y que se de­po­si­ten en las ar­te­rias, lo cual pre­vie­ne en­fer­me­da­des del sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar.

To­mar un té de ca­ne­la ayu­da a con­tro­lar los ni­ve­les de co­les­te­rol ma­lo en la san­gre y tam­bién re­gu­lar el ni­vel de glu­co­sa en la mis­ma. Ade­más, el con­su­mo re­gu­lar de la ca­ne­la me­jo­ra la di­ges­tión y eli­mi­na fla­tu­len­cias y ga­ses si es in­ge­ri­da fre­cuen­te­men­te.

Asi­mis­mo, tie­ne pro­pie­da­des con­tra la inape­ten­cia, ya que es­ti­mu­la el ape­ti­to. Tam­bién fun­cio­na co­mo un po­de­ro­so an­ti­coa­gu­lan­te, es de­cir, que im­pi­de que las pla­que­tas de la san­gre se acu­mu­len más de lo que de­be­rían ha­cer­lo en ni­ve­les nor­ma­les.

Un es­tu­dio del Dr. P. Zo­ladz de la As­so­cia­tion for Che­mo­re­cep­tion Scien­ces de Flo­ri­da, Es­ta­dos Uni­dos, di­ce que la ca­ne­la es­ti­mu­la las fun­cio­nes ce­re­bra­les so­bre to­do en los adul­tos ma­yo­res. Así mis­mo, me­jo­ra las áreas del ce­re­bro de­di­ca­das a los pro­ce­sos aten­cio­na­les, la me­mo­ria vi­sual, el re­co­no­ci­mien­to y la ve­lo­ci­dad vi­sual.

Te pue­de in­tere­sar: Be­bi­da de ave­lla­nas y ca­ne­la para re­gu­lar el azú­car

Por otra par­te, una de las pro­pie­da­des de la ca­ne­la es su ca­pa­ci­dad para des­in­fla­mar y ali­viar el do­lor. De­bi­do a es­to, pue­de ayu­dar a me­jo­rar los sín­to­mas de la ar­tri­tis.

Y su uti­li­za­ción de uso ex­terno in­clu­ye pro­pie­da­des an­ti­sép­ti­cas, desinfectantes de piel y la ca­pa­ci­dad para eli­mi­nar na­tu­ral­men­te los hon­gos y las bac­te­rias. Se pue­de em­plear para tra­tar hon­gos en los pies o uñas, ul­ce­ras en la bo­ca e in­fec­cio­nes va­gi­na­les. Be­ne­fi­cios para la sa­lud del té de ca­ne­la

La ca­ne­la es una es­pe­cia con mu­chas cua­li­da­des que se pue­de in­cluir en la die­ta dia­ria de di­ver­sas for­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.