Pipo El Sor­do

El Sol de Parral - - Analisis - Ri­car­do Ur­qui­di

Pipo el Sor­do va cu­bier­to

has­ta las ore­jas. El frío ca­la has­ta los hue­sos, un pa­sa­mon­ta­ñas cu­bre su ca­be­za, unos guan­tes de la­na sus ma­nos, lo úni­co que se per­ci­be de su hu­ma­ni­dad es el vaho que ex­ha­la su bo­ca an­te el frío. Al lle­gar a la Pla­za Gui­ller­mo Ba­ca, an­ti­gua­men­te lla­ma­da Pla­za Por­fi­rio Díaz, ve a lo le­jos un con­glo­me­ra­do de fie­les de­vo­tos de la Vir­gen de Gua­da­lu­pe, es la ma­ña­na del jue­ves 12 y to­da la grey ca­tó­li­ca se vuel­ca a ex­pre­sar­le su agra­de­ci­mien­to a la Vir­gen del Te­pe­yac por los fa­vo­res re­ci­bi­dos.

Pipo, an­tes de cru­zar la ca­lle en San Juan de Dios, me­di­ta su re­li­gio­si­dad, lo bien que le ha ido úl­ti­ma­men­te y su po­ca asis­ten­cia a los ofi­cios re­li­gio­sos. En su vi­da, sus pa­dres no le ha­bían in­cul­ca­do con mu­cha vehe­men­cia la re­li­gión ca­tó­li­ca, Don Lupe y Do­ña Ro­sa­rio, si bien pro­fe­sa­ban la doc­tri­na de Je­sús de Na­za­reth, no eran fie­les asi­duos, su vi­da ata­via­da por el des­am­pa­ro, se ocu­pó más por re­sol­ver lo ur­gen­te que las ne­ce­si­da­des cos­mo-teo­ló­gi­cas de to­do ser hu­mano.

En el fon­do, Pipo se los agra­de­cía, el te­mor que in­fun­de to­da re­li­gión era si­mi­lar al te­mor que él siem­pre ha­bía sen­ti­do en su vi­da al re­cha­zo, a las con­se­cuen­cias de su dis­ca­pa­ci­dad y qué me­jor que es­te re­to para en­fren­tar la vi­da. A la dis­tan­cia ob­ser­va­ba a los Sa­cer­do­tes, es­cu­cha­ba en el si­len­cio que de­no­ta in­com­pren­sión, los ca­sos que ba­jo la óp­ti­ca de la fe, han si­do con­si­de­ra­dos mi­la­gros en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, al tér­mino de sus con­clu­sio­nes so­bre la fe, só­lo ati­na­ba a creer que Dios es­tá en to­das par­tes.

En su abs­trac­ción, lle­ga Lu­te­ras­pe­ro, un ex miem­bro del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, que an­te la di­vi­sión de la iz­quier­da, op­tó me­jor por re­ti­rar­se del am­bien­te po­lí­ti­co y des­de una trin­che­ra utó­pi­ca se­guir con sus prin­ci­pios le­ni­nis­tas, mar­xis­tas: “¿Qué pa­só Pipo?… ¿qué tal el frío? .... Da­me un Sol”, mien­tras se lo da, Lu­te­ras­pe­ro vol­tea a la Ca­te­dral, an­tes San­tua­rio de Gua­da­lu­pe, re­cons­trui­do ba­jo la lu­pa del Pa­dre Pe­la­yo, lue­go de la inun­da­ción del 44: “Ahí es­tá la re­pre­sen­ta­ción de la más gran­de con­quis­ta que he­mos si­do ob­je­tos los me­xi­ca­nos: La Vir­gen de Gua­da­lu­pe, el ins­tru­men­to más

efec­ti­vo para sub­yu­gar a un pue­blo, in­fi­ni­ta­men­te es­pi­ri­tual, la más gran­de crea­ción de la Igle­sia de Ro­ma”, di­ce en­fá­ti­co an­te lo que tie­ne en­fren­te.

Pipo con mi­ra­da desafian­te reta a Lu­te­ras­pe­ro: “No me veas así Pipo… la re­li­gión, cual­quie­ra que sea: la bu­dis­ta, la is­lá­mi­ca, el ju­daís­mo, bus­ca la su­pera­ción del ser hu­mano, su paz in­te­rior, de ilus­trar la vi­sión de to­dos an­te el mundo que nos ro­dea, de sa­car a flo­te to­das nues­tras vo­ca­cio­nes. Es le­gí­ti­mo el de­seo de to­do ser hu­mano de que su vi­da no ter­mi­ne des­pués de la muer­te. Por eso, Pipo de­be­mos creer en un Dios… pe­ro, siem­pre exis­te un pe­ro, en Mé­xi­co la re­li­gión ha si­do un fac­tor de ma­ni­pu­la­ción, de re­pre­sión, de atra­so… des­de la San­ta In­qui­si­ción, des­de las Le­yes de Re­for­ma, des­de la gue­rra de los Cris­te­ros, la igle­sia ha ex­plo­ta­do has­ta la sa­cie­dad la in­men­sa es­pi­ri­tua­li­dad que arras­tra­mos des­de nues­tras más pro­fun­das raí­ces, des­de los Aztecas, los Ma­yas, in­clu­si­ve nues­tros her­ma­nos Ta­rahu­ma­ras son muy re­li­gio­sos”.

“Por eso Pipo, el po­der de la igle­sia en es­pe­cial en Mé­xi­co, don­de na­ce la con­quis­ta la­ti­noa­me­ri­ca­na es­pi­ri­tual, siem­pre de­be es­tar aco­ta­do, que lle­ven la pa­la­bra de Dios a to­dos los rin­co­nes del país, que a tra­vés de la fe, sea­mos una so­cie­dad más sa­na, que a tra­vés de la re­li­gión ten­ga­mos más fir­me nues­tra per­cep­ción so­bre el bien y el mal, pe­ro has­ta ahí, por­que la fe al igual que mue­ve mon­ta­ñas, mue­ve a los pue­blos y en mu­chas oca­sio­nes los pue­blos son co­mo los bo­rre­gos, uno tras de otro”. Pipo es­tá con­mo­cio­na­do, ja­más en la vi­da lo ha­bían en­fren­ta­do tan abrup­ta­men­te en con­cep­tos, ideas an­te su vi­sión de la re­li­gión, de­fi­ni­ti­va­men­te tie­ne mu­chas pre­gun­tas que ha­cer­le a su pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.