Fu­ne­ra­les con­gre­gan a cien­tos de fa­mi­lia­res

El si­len­cio se sem­bró en to­da la co­mu­ni­dad me­no­ni­ta en La Mo­ra

El Sol de Parral - - Portada - RI­CAR­DO HOL­GUÍN He­ral­do de Chihuahua He­ral­do de Chihuahua

LA MO­RA, Ba­vis­pe, So­no­ra, (Oem-in­for­mex).-- Con ves­ti­men­ta de luto, un si­len­cio que se sem­bró en to­da la co­mu­ni­dad de La Mo­ra, fue co­mo se con­gre­ga­ron cien­tos de fa­mi­lia­res, ami­gos y ve­ci­nos pa­ra des­pe­dir a las víc­ti­mas del ataque ar­ma­do del pa­sa­do 4 de no­viem­bre, quie­nes es­tu­vie­ron res­guar­da­dos por ele­men­tos es­ta­ta­les, fe­de­ra­les y mi­li­ta­res, que cus­to­dia­ron to­da la rea­li­za­ción del even­to co­mo los ac­ce­sos al po­bla­do; el miér­co­les se tras­la­da­ron fa­mi­lia­res.

Un gru­po de 10 hom­bres fue­ron los que se hi­cie­ron car­go de pre­pa­rar los te­rre­nos pa­ra de­po­si­tar los res­tos de las víc­ti­mas

LA MO­RA, Ba­vis­pe, So­no­ra, (Oem-in­for­mex).-- Con ves­ti­men­ta de luto, un si­len­cio que se sem­bró en to­da la co­mu­ni­dad de La Mo­ra, fue co­mo se con­gre­ga­ron cien­tos de fa­mi­lia­res, ami­gos y ve­ci­nos pa­ra des­pe­dir a las víc­ti­mas del ataque ar­ma­do del pa­sa­do 4 de no­viem­bre, quie­nes es­tu­vie­ron res­guar­da­dos por ele­men­tos es­ta­ta­les, fe­de­ra­les y mi­li­ta­res, que cus­to­dia­ron to­da la rea­li­za­ción del even­to co­mo los ac­ce­sos al po­bla­do.

Des­de el miér­co­les por la tar­de co­men­za­ron a tras­la­dar­se fa­mi­lia­res y ami­gos cer­ca­nos de las fa­mi­lias Le­ba­rón y Lang­ford, quie­nes fue­ron in­vi­ta­dos a la ce­re­mo­nia fú­ne­bre pa­ra des­pe­dir a las mu­je­res Ch­ris­ti­na y Dew­na, así co­mo a los dos me­no­res que la­men­ta­ble­men­te fa­lle­cie­ron en es­te ataque ar­ma­do.

El to­tal de las víc­ti­mas mor­ta­les fue­ron nue­ve per­so­nas, Rho­ni­ta Mi­ller, Ch­ris­ti­na Lang­ford y Daw­na Lang­ford, así co­mo seis me­no­res de edad, sin em­bar­go, por los da­ños oca­sio­na­dos a Rho­ni­ta y su fa­mi­lia, no fue po­si­ble con­cen­trar sus res­tos, to­da vez que és­tos des­apa­re­cie­ron en el in­cen­dio de la ca­mio­ne­ta que fue ata­ca­da con más de 30 ba­la­zos.

De for­ma sim­bó­li­ca y con fo­to­gra­fías de Rho­ni­ta y sus cua­tro hi­jos, tam­bién se des­pi­die­ron de ellos, pues era una mu­jer re­co­no­ci­da de la co­mu­ni­dad y va­rios de los po­bla­do­res aún la re­cuer­dan, pe­ro por cues­tio­nes del des­tino no lo­gra­ron te­ner sus res­tos pa­ra de­po­si­tar­los en un ataúd co­mo el res­to de las víc­ti­mas.

Dwa­na Lang­ford y sus hi­jos Ro­gan Jay de 3 años y Tre­vor Har­vey de 11 años, fue­ron des­pe­di­dos en la co­mu­ni­dad de La Mo­ra, y sus cuer­pos des­can­san en una so­la tum­ba, to­da vez que así lo de­ci­die­ron sus fa­mi­lia­res, quie­nes acom­pa­ña­dos de ora­cio­nes, can­tos y llan­tos, die­ron el úl­ti­mo adiós pa­ra pe­dir por su eterno des­can­so.

Un gru­po de 10 hom­bres fue­ron los que se hi­cie­ron car­go de pre­pa­rar los te­rre­nos pa­ra de­po­si­tar los res­tos de las víc­ti­mas que tras­la­da­ron a tra­vés de ataú­des de pino, que apa­ren­te­men­te pre­pa­ran es­pe­cial­men­te pa­ra es­tas per­so­nas inocen­tes, víc­ti­mas del cri­men or­ga­ni­za­do que ope­ra en esas zo­nas de So­no­ra y Chihuahua.

El pe­que­ño ce­men­te­rio que se en­cuen­tra a al­gu­nos me­tros de la pro­pie­dad de los Lang­ford, fue aba­rro­ta­da por los cien­tos de asis­ten­tes, quie­nes con el pa­so de las ho­ras es­tu­vie­ron otor­gan­do el pé­sa­me a Ste­ven Lang­ford exal­cal­de del lu­gar, co­mo al res­to de las fa­mi­lias que per­die­ron a un ser que­ri­do.

Di­ver­sos asis­ten­tes pro­ve­nien­tes de Ja­nos, Nue­vo Ca­sas Gran­des, Ga­lea­na, San Bue­na Ven­tu­ra, Chihuahua y La Mo­ra, fue­ron al­gu­nos de los acom­pa­ñan­tes que es­tu­vie­ron pre­sen­tes en es­ta ce­re­mo­nia fú­ne­bre, don­de ade­más exis­tió la pre­sen­cia de de­ce­nas de me­dios de co­mu­ni­ca­ción y co­rres­pon­sa­les quie­nes lle­va­ron a ca­bo ca­da de­ta­lle de es­te úl­ti­mo adiós.

De Es­ta­dos Uni­dos arri­ba­ron fa­mi­lia­res y ami­gos de Da­ko­ta del Nor­te, Ari­zo­na, Ca­li­for­nia y otros pun­tos cer­ca­nos a la fron­te­ra de Mé­xi­co, quie­nes via­ja­ron du­ran­te va­rias ho­ras en ca­mio­ne­tas pa­ra acu­dir a La Mo­ra, don­de los res­tos de la fa­mi­lia fue­ron se­pul­ta­dos en una ce­re­mo­nia pú­bli­ca, que en­lu­tó a to­do el país.

La in­fluen­cia nor­te­ame­ri­ca­na fue evi­den­te, pues la ma­yo­ría de los que acu­die­ron fue­ron re­si­den­tes de do­ble na­cio­na­li­dad que na­cie­ron en La Mo­ra o Ga­lea­na y que ac­tual­men­te via­ja de un la­do a otro por sus di­fe­ren­tes in­tere­ses tan­to en la in­dus­tria de la cons­truc­ción co­mo en el área agri­cul­to­ra.

Des­de el pa­sa­do 4 de no­viem­bre, los gru­pos de­lin­cuen­cia­les que ope­ran en esa zo­na del mu­ni­ci­pio de Ba­vis­pe, aban­do­na­ron to­do ras­tro del lu­gar, pues a raíz de es­ta ma­sa­cre, ele­men­tos de los tres ni­ve­les de Go­bierno se tras­la­da­ron al lu­gar de los he­chos pa­ra res­guar­dar la zo­na e ir por los res­pon­sa­bles, sin que has­ta el mo­men­to exis­ta un so­lo de­te­ni­do y só­lo se ha­ble de al­gu­nos gru­pos co­mo po­si­bles res­pon­sa­bles.

Has­ta el mo­men­to exis­ten dos ver­sio­nes de los he­chos, la pri­me­ra la re­ve­la­da por las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas, don­de los gru­pos de­lin­cuen­cia­les con­fun­die­ron a las mu­je­res con un gru­po an­ta­gó­ni­co, to­da vez que ho­ras an­tes ha­bían sos­te­ni­do un en­fren­ta­mien­to ar­ma­do que aler­tó a los de­lin­cuen­tes en las en­tra­das y sa­li­das de So­no­ra y Chihuahua.

Sin em­bar­go, Ju­lián Le­ba­rón, fa­mi­liar y ac­ti­vis­ta de es­ta co­mu­ni­dad mor­mo­na, di­jo que los fa­mi­lia­res en­con­tra­ron evi­den­cia de que los agre­so­res sa­bían exac­ta­men­te a quién ase­si­na­ban y que in­clu­so se per­ca­ta­ron que ha­bía mu­je­res y ni­ños en el lu­gar, por lo que de­ci­die­ron se­guir con el ataque.

“Te­nían que sa­ber que eran mu­je­res y ni­ños”, co­men­tó Ju­lián Le­ba­rón, por otra par­te, tras­cen­dió que los ocho ni­ños que so­bre­vi­vie­ron di­je­ron que una ma­dre sa­lió de su ca­mio­ne­ta con las ma­nos el al­to y aún así fue ba­lea­da a muer­te, don­de les per­do­na­ron la vi­da al res­to de los me­no­res in­clui­do un re­cién na­ci­do.

Ju­lián Le­ba­rón co­men­tó que los cas­qui­llos fue­ron en­con­tra­dos muy cer­ca de la ca­mio­ne­ta in­cen­dia­da y la che­que­ra de la ma­dre es­ta­ba a unos 10 me­tros del si­tio, im­pli­can­do que al­guien se acer­có a la SUV an­tes de in­cen­diar­la, “lo que sig­ni­fi­ca que el vehícu­lo no es­ta­ba en lla­mas y es­tas per­so­nas lo in­cen­dia­ron”.

El ac­ti­vis­ta ha cri­ti­ca­do las ver­sio­nes de los go­bier­nos tan­to de Chihuahua co­mo del go­bierno fe­de­ral, al de­cir que brin­da­ron apo­yo en el pri­mer ins­tan­te, pues re­cal­có que ni de Chihuahua o So­no­ra, nun­ca lle­gó el apo­yo que ex­pre­sa­ron en di­ver­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, sino que los mis­mos fa­mi­lia­res y com­pa­ñe­ros fue­ron los que se unie­ron a apo­yar a las víc­ti­mas y bus­car a los me­no­res.

El Go­bierno de la Re­pú­bli­ca den­tro de los avan­ces de la in­ves­ti­ga­ción ata­ñe es­te ataque ar­ma­do al gru­po del Cár­tel de Juá­rez a tra­vés de La Lí­nea; man­tu­vie­ron un en­fren­ta­mien­to con Los Sa­la­zar y fue cuan­do ho­ras des­pués “blin­da­ron” los ac­ce­sos con So­no­ra y Chihuahua.

/El He­ral­do de Chihuahua

En me­dio de un gran do­lor, se rea­li­za­ron los fu­ne­ra­les de la fa­mi­lia Le­ba­ron, ase­si­na­da por gru­pos cri­mi­na­les.

/El He­ral­do de Chihuahua

Un si­len­cio in­va­dió el lu­gar.

/El

Llo­ran a sus fa­mi­lias muer­tas.

/El

Gran do­lor en­tre la fa­mi­lia Le­ba­rón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.