Es­cue­las Me­no­ni­tas reanu­dan las cla­ses

Ca­be ha­cer men­ción que la edu­ca­ción de es­te sec­tor re­cae en la igle­sia, se­gún acuer­dos

El Sol de Parral - - Portada - EDNA MAR­TÍ­NEZ

En Ciu­dad Cuauh­té­moc las es­cue­las de la co­mu­ni­dad Me­no­ni­ta han de­ci­di­do re­abrir es­pa­cios y que to­men cla­ses pre­sen­cia­les.

CUAUH­TÉ­MOC, Chih., (OEM).LAS es­cue­las de la co­mu­ni­dad Me­no­ni­ta han de­ci­di­do re­abrir es­pa­cios y que sus ni­ños to­men cla­ses de ma­ne­ra pre­sen­cial. Ca­be ha­cer men­ción que la edu­ca­ción de es­te sec­tor re­cae en la igle­sia, no en la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca, to­da vez que exis­ten acuer­dos lo­gra­dos des­de los tiem­pos de Ál­va­ro Obre­gón, cuan­do lle­ga­ron a es­tas tie­rras.

Ade­más de es­tar exen­tos de ofre­cer ser­vi­cio mi­li­tar, la co­mu­ni­dad Me­no­ni­ta tie­ne, co­mo el res­to de los me­xi­ca­nos, la li­ber­tad de cre­do, pe­ro uno de los pun­tos más im­por­tan­tes fue la anuen­cia pa­ra que ellos mis­mos se hi­cie­ran car­go de la edu­ca­ción, re­ca­yen­do en gran me­di­da, en la igle­sia.

Ca­da cam­po cuen­ta con su pro­pia es­cue­la, la cual es­tá ad­jun­ta al tem­plo y en ella re­ci­ben co­no­ci­mien­tos bá­si­cos, tan­to en ma­te­má­ti­cas, ope­ra­cio­nes sim­ples, co­mo en lec­to es­cri­tu­ra, sin em­bar­go, no se si­guen los pro­gra­mas edu­ca­ti­vos de la SEP.

A la fe­cha, so­lo sie­te ins­ti­tu­cio­nes han si­do in­cor­po­ra­das a la Edu­ca­ción Pú­bli­ca, el res­to, ela­bo­ra sus pro­pios pro­gra­mas que se apo­yan con ma­te­rial di­dác­ti­co que se dis­tri­bu­ye a tra­vés de bi­blio­te­cas co­mu­ni­ta­rias, es­cri­tos, en su pro­pia len­gua.

El cen­tro del es­tu­dio es la Bi­blia y sus maes­tros son, de su pro­pia co­mu­ni­dad, quie­nes les en­se­ñan so­bre las Sa­gra­das Es­cri­tu­ras, así co­mo en co­no­ci­mien­tos ge­ne­ra­les, prác­ti­cos, co­mo la ela­bo­ra­ción de un che­que de ca­ja, las con­ver­sio­nes del sis­te­ma mé­tri­co y otros, que les brin­dan ha­bi­li­da­des pa­ra la vi­da.

Du­ran­te la pan­de­mia, los ni­ños han te­ni­do que to­mar cla­ses en ca­sa, sin em­bar­go y por acuer­do de los je­fes de cam­po, la co­mu­ni­dad Me­no­ni­ta, ha de­ci­di­do reanu­dar las cla­ses de for­ma pre­sen­cial y asu­mir el ries­go que ello im­pli­ca.

Es­cép­ti­cos an­te la en­fer­me­dad y con­tan­do con que Dios les ha­brá de pro­te­ger de to­do mal, han au­to­ri­za­do la aper­tu­ra de las es­cue­las, eso sí, ob­ser­van­do las me­di­das de sa­ni­dad, co­mo uso de cu­bre­bo­cas y gel an­ti­bac­te­rial.

Pe­se a que los ha­bi­tan­tes de la co­mu­ni­dad acep­tan que los me­no­res ya es­tán en cla­ses, el sec­tor edu­ca­ti­vo ofi­cial, so­lo re­co­no­ce que fue el ba­chi­lle­ra­to, el que re­to­mó la­bo­res, sin em­bar­go, el pe­rio­dis­ta Abram Sie­mens, ha­bi­tan­te de es­ta po­bla­ción, ha con­fir­ma­do ya la no­ti­cia.

Au­to­ri­da­des edu­ca­ti­vas in­for­ma­ron que efec­ti­va­men­te, pa­dres de fa­mi­lia de la co­mu­ni­dad Me­no­ni­ta, au­to­ri­za­ron que sus hi­jos acu­dan de ma­ne­ra pre­sen­cial a la es­cue­la y aun­que han tra­ta­do de aler­tar­les so­bre los pe­li­gros que pu­die­ran co­rrer, en ma­te­ria de sa­lud, así lo de­ci­die­ron.

A di­fe­ren­cia de los ni­ños que no son Me­no­ni­tas, la edu­ca­ción se les ofre­ce has­ta los 12 o 13 años, tiem­po en el cual, pa­san a in­cor­po­rar­se de lleno a las la­bo­res de la ca­sa y cam­po, en el ca­so de las ni­ñas, apren­den las ru­ti­nas de lim­pie­za, ela­bo­ra­ción de ali­men­tos y ro­pa, así co­mo el cui­da­do del ga­na­do, mien­tras que los ni­ños, son ins­trui­dos en las la­bo­res de la agri­cul­tu­ra.

Des­de lue­go, es­te mé­to­do de crian­za va­ría de una fa­mi­lia a otra, así co­mo cuan­do se tra­ta de tra­di­cio­na­lis­tas, en co­lo­nias don­de in­clu­so no hay luz eléctrica, así co­mo en el otro ex­tre­mo, en nú­cleos más abier­tos a la mo­der­ni­dad.

Sin em­bar­go, el grue­so de los me­no­res re­ci­be una edu­ca­ción si­mi­lar, den­tro del cam­po, ape­ga­da a la igle­sia y has­ta el co­mien­zo de la ado­les­cen­cia.

El Ins­ti­tu­to Chihuahuen­se de Edu­ca­ción de Adul­tos, (ICHEA), es la ins­tan­cia en­car­ga­da de cer­ti­fi­car a los es­tu­dian­tes me­no­ni­tas. Des­de el año 2000 a la fe­cha, han cer­ti­fi­ca­do a más de 8 mil per­so­nas de es­ta co­mu­ni­dad, ex­pi­dien­do la do­cu­men­ta­ción con va­li­dez ofi­cial, me­dian­te la pre­sen­ta­ción de exá­me­nes, ex­pli­có Raúl Gar­cía Fong, coor­di­na­dor de Ichea en la zo­na. Ac­tual­men­te el ICHEA tra­ba­ja en 8 es­cue­las, con cer­ca de 3 mil ni­ños, mien­tras que la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca ha lo­gra­do in­cor­po­rar 5 a los pro­gra­mas na­cio­na­les.

EDNA MAR­TÍ­NEZ

EDNA MAR­TÍ­NEZ /

El cen­tro del es­tu­dio es la Bi­blia y sus maes­tros son, de su pro­pia co­mu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.