Ba­sí­li­ca de la Con­cep­ción, úl­ti­ma mo­ra­da del pa­dre Illes­cas

La mi­sa de cuer­po pre­sen­te es­tu­vo en­ca­be­za­da por el ar­zo­bis­po emé­ri­to de Tu­lan­cin­go, Pe­dro Ara­na Díaz y el ac­tual ar­zo­bis­po de la ar­qui­dió­ce­sis, Domingo Díaz Mar­tí­nez

El Sol de Puebla - - Municipios - ED­GAR BA­RRIOS / Chignahuapan

En­tre aplau­sos, lá­gri­mas y una gran can­ti­dad de ca­tó­li­cos, la tar­de de es­te vier­nes fue se­pul­ta­do el cuer­po del sa­cer­do­te Il­de­fon­so Illes­cas Pi­char­do. Pre­vio al sepelio, tu­vo lu­gar una ce­re­mo­nia li­túr­gi­ca ce­le­bra­da por el ar­zo­bis­po emé­ri­to de Tu­lan­cin­go, Pe­dro Ara­na Díaz y el ac­tual ar­zo­bis­po de la ar­qui­dió­ce­sis, Domingo Díaz Mar­tí­nez. El even­to fue rea­li­za­do en la ba­sí­li­ca me­nor de la vir­gen de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción, que aho­ra tam­bién es el lu­gar del eterno des­can­so del sa­cer­do­te.

Des­de muy tem­prano se ob­ser­vó la afluen­cia de fe­li­gre­ses. Con­for­me se acer­ca­ba la ho­ra de la ce­le­bra­ción, la gran ba­sí­li­ca fue lle­nán­do­se has­ta po­der con­tar más de 2 mil al­mas, en­tre ha­bi­tan­tes, po­lí­ti­cos y has­ta cre­yen­tes de mu­ni­ci­pios cer­ca­nos. Ade­más del ac­tual pá­rro­co chig­nahua­pen­se, otros 16 sa­cer­do­tes pro­ce­den­tes de Za­catlán, Aquixtla y Chignahuapan se su­ma­ron a la ce­le­bra­ción. Al fon­do, el ataúd blanco, los ador­nos de flo­res, al­gu­nas per­so­nas llo­ran­do y una olea­da de aplau­sos hi­cie­ron cim­brar el re­cin­to re­li­gio­so, mien­tras los clé­ri­gos al­za­ban el fé­re­tro y lo lle­va­ban don­de se­ría su úl­ti­ma mo­ra­da, tal y co­mo fue su de­seo, an­tes de mo­rir. El ar­zo­bis­po lo des­pi­dió. Mo­men­tos an­tes, du­ran­te la ho­mi­lía, el ar­zo­bis­po ex­hor­tó a la co­mu­ni­dad a ha­cer el bien en la co­mu­ni­dad, la ca­sa de los en­fer­mos y en las clí­ni­cas pa­ra ga­nar-ga­nar: “nues­tro her­mano Idel­fon­so hi­zo el bien, con él ga­na­mos… aquí es­tá su obra… y otras obras im­por­tan­tes, se sen­tó mu­chas ve­ces en el con­fe­sio­na­rio a per­do­nar, aho­ra es­tá en las ma­nos de Dios y no le al­can­za­rá nin­gún tor­men­to por ser de los jus­tos; es­pe­re­mos es­tar al­gún día en las ma­nos de Dios”.

Con voz en­tre­cor­ta­da, no­tán­do­se su gran es­fuer­zo, el ar­zo­bis­po emé­ri­to, Ara­na Díaz di­jo: “fal­tan po­cos días pa­ra la fies­ta de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción; creo que Dios, en sus de­sig­nios ad­mi­ra­bles, qui­so com­ple­tar es­tas fies­tas lle­ván­do­se al cie­lo, es­pe­ro que ella

DOMINGO DÍAZ MAR­TÍ­NEZ

Nues­tro her­mano Idel­fon­so hi­zo el bien, con él ga­na­mos… aquí es­tá su obra… y otras obras im­por­tan­tes”

AR­ZO­BIS­PO DE TU­LAN­CIN­GO (la vir­gen) lo lle­va­rá a par­ti­ci­par muy de cer­ca en es­tas fies­tas que se apro­xi­man, no­so­tros aquí en la tie­rra pro­cu­ra­re­mos pre­pa­rar una dig­na ce­le­bra­ción de la In­ma­cu­la­da”.

Ed­gar Ba­rrios

Exe­quias de Idel­fon­so Illes­cas Pi­char­do./

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.