Ro­ban to­das las luminarias del par­que de Ama­lu­can

De acuer­do a ver­sio­nes de la vi­gi­lan­cia, los ro­bos al equi­pa­mien­to lle­van ca­si cua­tro me­ses ocu­rrien­do

El Sol de Puebla - - Portada - BE­LÉN CAN­CINO

Igual que en el Pe­ri­fé­ri­co Eco­ló­gi­co, en el Par­que Ama­lu­can las ba­te­rías de prác­ti­ca­men­te to­das las luminarias han si­do ro­ba­das y van­da­li­za­das, de­jan­do en la pe­num­bra y la vul­ne­ra­bi­li­dad a quie­nes desean pa­sear o ejer­ci­tar­se en sus 74 hec­tá­reas de áreas ver­des.

Aun­que ha­ce seis me­ses el Go­bierno del Es­ta­do inau­gu­ró el Par­que Ama­lu­can, una obra que su­pues­ta­men­te con­vir­tió el ce­rro de Ama­lu­can en un si­tio mo­derno y se­gu­ro pa­ra el es­par­ci­mien­to fa­mi­liar y el de­por­te, que aho­ra se en­cuen­tra a res­guar­do del Ayun­ta­mien­to de Pue­bla, des­de ha­ce unos me­ses los de­lin­cuen­tes ha­cen de las su­yas, hur­tan­do par­te de los sis­te­mas de ilu­mi­na­ción y, re­cien­te­men­te, atra­can­do tam­bién a quie­nes co­rren o ca­mi­nan por ahí. De acuer­do con don En­ri­que, un usua­rio fre­cuen­te del Par­que Ama­lu­can, así co­mo de al­gu­nos de los ocho ele­men­tos de la Po­li­cía Au­xi­liar asig­na­dos a la vi­gi­lan­cia de to­da la zo­na, los da­ños y la sus­trac­ción a las luminarias lle­van va­rias se­ma­nas; tres o cua­tro me­ses in­clu­so, cal­cu­la­ron los uni­for­ma­dos.

Se­gún sus ver­sio­nes, son ban­das de tres o más jó­ve­nes que en­tran por se­pa­ra­do, pe­ro no pa­ra pa­sear o co­rrer, sino pa­ra ca­mu­flar­se en­tre los ár­bo­les y la hier­ba, y es­pe­rar el mo­men­to en que na­die pue­da ob­ser­var­los, tre­par a los pos­tes apro­ve­chan­do su com­ple­xión al­ta, del­ga­da y ágil, y ro­bar las ba­te­rías de las luminarias.

En un re­co­rri­do he­cho por El Sol de Pue­bla, se en­con­tra­ron más de 35 pos­tes van­da­li­za­dos, con los ca­bles suel­tos y ex­pues­tos co­mo prue­ba del hur­to del sis­te­ma de ali­men­ta­ción de ener­gía, “se lle­van las ba­te­rías, son pa­re­ci­das a las de los au­tos”, con­fió a es­te dia­rio uno de los uni­for­ma­dos, que pre­fi­rió no ser iden­ti­fi­ca­do por te­mor a ser re­co­no­ci­do por los de­lin­cuen­tes.

Igual que en el Pe­ri­fé­ri­co Eco­ló­gi­co, en el Par­que Ama­lu­can, las ba­te­rías de prác­ti­ca­men­te to­das las luminarias han si­do ro­ba­das y van­da­li­za­das, de­jan­do en la pe­num­bra y la vul­ne­ra­bi­li­dad a quie­nes desean pa­sear o ejer­ci­tar­se en sus 74 hec­tá­reas de áreas ver­des.

Aun­que ha­ce seis me­ses el Go­bierno del Es­ta­do inau­gu­ró el Par­que Ama­lu­can, una obra que su­pues­ta­men­te con­vir­tió el ce­rro de Ama­lu­can en un si­tio mo­derno y se­gu­ro pa­ra el es­par­ci­mien­to fa­mi­liar y el de­por­te, que aho­ra se en­cuen­tra a res­guar­do del Ayun­ta­mien­to de Pue­bla, des­de ha­ce unos me­ses los de­lin­cuen­tes ha­cen de las su­yas, hur­tan­do par­te de los sis­te­mas de ilu­mi­na­ción y re­cien­te­men­te, atra­can­do tam­bién a quie­nes co­rren o ca­mi­nan por ahí.

De acuer­do con don En­ri­que, un fre­cuen­te usua­rio del Par­que Ama­lu­can, así co­mo de al­gu­nos de los ocho ele­men­tos de la Po­li­cía Au­xi­liar asig­na­dos a la vi­gi­lan­cia de to­da la zo­na, los da­ños y la sus­trac­ción a las luminarias lle­va va­rias se­ma­nas, tres o cua­tro me­ses in­clu­so, cal­cu­la­ron los uni­for­ma­dos. Se­gún sus ver­sio­nes, son ban­das de tres o más jó­ve­nes, que en­tran por se­pa­ra­do pe­ro no pa­ra pa­sear o co­rrer, sino pa­ra ca­mu­flar­se en­tre los ár­bo­les y la hier­ba, es­pe­rar el mo­men­to en que na­die pue­da ob­ser­var­los, tre­par a los pos­tes apro­ve­chan­do su com­ple­xión al­ta, del­ga­da y ágil, y ro­bar las ba­te­rías de las luminarias.

En un re­co­rri­do he­cho por El Sol de Pue­bla se en­con­tra­ron más de 35 pos­tes van­da­li­za­dos, con los ca­bles suel­tos y ex­pues­tos co­mo prue­ba del hur­to del sis­te­ma de ali­men­ta­ción de ener­gía, “se lle­van las ba­te­rías, son pa­re­ci­das a las de los au­tos”, con­fió a es­te dia­rio uno de los uni­for­ma­dos que pre­fi­rió no ser iden­ti­fi­ca­do por te­mor a ser iden­ti­fi­ca­do por los de­lin­cuen­tes. De los con­ta­bi­li­za­dos, al me­nos tres ya fue­ron re­ti­ra­dos y so­lo que­dan las ba­ses de con­cre­to co­mo evi­den­cia de que al­gu­na vez es­tu­vie­ron ahí, mien­tras que otros sie­te ya es­ta­ban de­rri­ba­dos, y en cin­co de ellos los po­li­cías tra­ta­ban de res­ca­tar el pa­nel so­lar, la ca­ja de me­tal y su res­pec­ti­va lu­mi­na­ria, pa­ra que co­rrie­ran con la mis­ma suer­te, “co­mo pen­sa­mos que to­da­vía pue­de ser­vir, pues lo re­ti­ra­mos y lo guar­da­mos”, com­ple­tó otro de ellos.

Las úni­cas luminarias que es­tán a sal­vo has­ta el mo­men­to son las que se en­cuen­tran ex­pues­tas a la vis­ta, en las zo­nas de ac­ce­so, a ori­lla de los ca­rri­les de cir­cu­la­ción vial y las can­chas de­por­ti­vas, pe­ro so­lo ésas.

TAM­BIÉN ASAL­TAN

Pe­ro esa no es la úni­ca con­se­cuen­cia de la fal­ta de ilu­mi­na­ción y la des­pro­por­cio­na­da vi­gi­lan­cia que exis­te, de ape­nas ocho ele­men­tos de la Po­li­cía Au­xi­liar asig­na­dos al res­guar­do de 74 hec­tá­reas, ya que por es­tas ra­zo­nes el Par­que Ama­lu­can le­jos de ser un lu­gar al que los po­bla­nos de la zo­na pue­dan re­cu­rrir pa­ra re­crear­se o ejer­ci­tar­se aho­ra es una zo­na de ries­go, de­nun­ció don En­ri­que.

Ju­lio C. Mar­tí­nez

Des­de ha­ce unos me­ses los de­lin­cuen­tes han ro­ba­do los sis­te­mas de ali­men­ta­ción de ener­gía de las lám­pa­ras, lo que po­ne en ries­go a los vi­si­tan­tes que co­rren o ca­mi­nan en el par­que por la tar­des.

Ju­lio Cé­sar Mar­tí­nez

Al igual que en el Pe­ri­fé­ri­co, las luminarias su­frie­ron ro­bo de ba­te­rías. /

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.