Cons­ter­na ase­si­na­to de don Víc­tor Nie­to

Lá­gri­mas de do­lor, de co­ra­je, de im­po­ten­cia, vi­mos du­ran­te el fu­ne­ral , aba­ti­do a ti­ros al re­sis­tir­se a un asal­to, ocu­rri­do la noche del pa­sa­do jue­ves en la ciu­dad de Ira­pua­to, re­sul­ta una gran pér­di­da pues era un hom­bre de tra­ba­jo... Un hom­bre ejem­plar.

El Sol de Salamanca - - Valle De Santiago - JORGE AN­DRA­DE

Lá­gri­mas de do­lor, de co­ra­je, de im­po­ten­cia, vi­mos du­ran­te el fu­ne­ral del ami­go Víc­tor Ma­nuel Nie­to Gon­zá­lez, aba­ti­do a ti­ros al re­sis­tir­se a un asal­to, ocu­rri­do la noche del pa­sa­do jue­ves en la ciu­dad de Ira­pua­to. Y no se tra­tó de una eje­cu­ción co­mo se ma­ne­jó en al­gu­nos me­dios, pues Víc­tor Ma­nuel era un hom­bre ín­te­gro. Un hom­bre de tra­ba­jo. Un hom­bre ejem­plar. Por ello, es que he­chos co­mo es­te, la­ce­ran, due­len en el al­ma y ha­ce que muy en el in­te­rior, nos re­ve­le­mos an­te la de­lin­cuen­cia y exi­ja­mos, jus­ti­cia.

Y lo que pa­re­cía ser un día de fies­ta, ter­mi­nó en tra­ge­dia. Víc­tor Ma­nuel y su es­po­sa, ha­bían acu­di­do a la ciu­dad de Ira­pua­to pa­ra ce­le­brar el sex­to aniversario de uno de sus nie­tos, sin ima­gi­nar lo que su­ce­de­ría cuan­do se dis­po­nían a re­gre­sar a Va­lle de San­tia­go. An­tes, es­tu­vie­ron en la co­lo­nia Rin­cón de los Ar­cos, ha­cien­do una pa­ra­da en una ta­que­ría pa­ra con­su­mir al­gu­nos ali­men­tos an­tes de re­gre­sar a ca­sa.

La fa­mi­lia de Víc­tor Ma­nuel en­tró a la ta­que­ría mien­tras el es­ta­cio­na­ba su ca­mio­ne­ta, acom­pa­ña­do de otro fa­mi­liar. Fue en­ton­ces cuan­do fue abor­da­do por dos su­je­tos. Uno de ellos, lo en­ca­ño­nó y otro hi­zo lo pro­pio con su fa­mi­liar. Pre­ten­dían qui­tar­le su vehícu­lo y Víc­tor Ma­nuel, en una reac­ción ins­tin­ti­va, se opu­so al asal­to. Fue su­fi­cien­te, pa­ra que el de­lin­cuen­te, ac­cio­na­ra su ar­ma.

El dis­pa­ro, fue de gra­ve­dad por lo que lo tras­la­da­ron a un hos­pi­tal a bor­do de un vehícu­lo par­ti­cu­lar. Sin em­bar­go, per­dió la vi­da mi­nu­tos des­pués de in­gre­sar a la uni­dad mé­di­ca. Víc­tor Ma­nuel, es de la mis­ma ca­ma­da de quien es­to es­cri­be. Te­nía 62 años y era el ma­yor de una fa­mi­lia for­ma­da por Mar­co Antonio, María de Los Án­ge­les, José Ale­jan­dro, Mar­ta Gabriela, Luz María, Ro­dol­fo y Luis Ar­tu­ro. Hi­jos to­dos ellos, del se­ñor Ro­dol­fo Nie­to Gon­zá­lez (ya fa­lle­ci­do) y de la se­ño­ra Luz María Ca­bre­ra García, quien le so­bre­vi­ve.

La ca­pi­lla ar­dien­te, se vio com­ple­ta­men­te lle­na, se­ñal del ca­ri­ño que le tie­nen a la fa­mi­lia. De tal for­ma, que hu­bo ne­ce­si­dad de ce­rrar la ca­lle. Las co­ro­nas en­via­das, re­fle­jan el enor­me ca­ri­ño que les tie­ne la so­cie­dad de Va­lle de San­tia­go y que al no ca­ber den­tro de la ca­pi­lla ar­dien­te, se co­lo­có en las afue­ras de la mis­ma.

Nos so­li­da­ri­za­mos con sus her­ma­nos­con quie­nes lle­va­mos una amis­tad que da­ta de mu­chos años-y su se­ño­ra ma­dre, así co­mo con su es­po­sa, María Eu­ge­nia Mar­tí­nez y sus hi­jos, Ro­dol­fo, Adria­na y Víc­tor. Hoy a las 10 de la ma­ña­na, se lle­va­rá a ca­bo una mi­sa de cuer­po pre­sen­te en el tem­plo pa­rro­quial de San­tia­go após­tol y pos­te­rior­men­te, sus res­tos se­rán in­hu­ma­dos en el ce­men­te­rio Cam­po Flo­ri­do. Ele­va­mos nues­tras ple­ga­rias por el eterno des­can­so de su al­ma y por­que Dios en su in­fi­ni­ta mi­se­ri­cor­dia, en­víe al án­gel de la re­sig­na­ción pa­ra re­con­for­tar a sus fa­mi­lia­res. ¡Des­can­se en Paz!.

JORGE AN­DRA­DE

Fo­tos: Jorge An­dra­de

Las co­ro­nas, que re­fle­jan el do­lor de la so­cie­dad, fue­ron tan­tas que no cu­pie­ron en la ca­pi­lla ar­dien­te y tu­vie­ron que co­lo­car­las en las afue­ras de la mis­ma. /

Ma­ni­fes­ta­cio­nes de so­li­da­ri­dad de la ciu­da­da­nía de Va­lle de San­tia­go ha­cia la fa­mi­lia de Víc­tor Ma­nuel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.