CO­MU­NI­DA­DES IN­CO­MU­NI­CA­DAS

En Tu­na­man­za y La Mag­da­le­na, ca­mi­nos de ac­ce­so se ven re­ba­sa­dos por la cre­cien­te de ríos

El Sol de San Juan del Río - - Portada - DO­LO­RES MARTÍNEZ

En Tu­na­man­za y La Mag­da­le­na, los ca­mi­nos de ac­ce­so se ven re­ba­sa­dos por la co­rrien­te de ríos en tem­po­ra­da de llu­vias.

Las lo­ca­li­da­des de Tu­na­man­za y La Mag­da­le­na en San Juan del Río, tie­nen pro­ble­mas al que­dar in­co­mu­ni­ca­das en tem­po­ra­da de llu­vias, de­bi­do a que sus ca­mi­nos de ac­ce­so prin­ci­pal son puen­tes por don­de flu­ye can­ti­dad de agua que im­pi­de el pa­so a de­ce­nas de fa­mi­lias.

Mar­tín Leal Ca­ma­cho, sub­de­le­ga­do de La Mag­da­le­na, in­for­mó que la in­ten­sa llu­via del miér­co­les por la no­che, obs­ta­cu­li­zó el puen­te de ac­ce­so en es­te tra­mo, y mu­chos tra­ba­ja­do­res de las in­dus­trias no lle­ga­ron sus ho­ga­res, to­da vez que la co­rrien­te so­bre­pa­so gran par­te del río.

Des­ta­có que des­de ha­ce 35 años, es­ta si­tua­ción de­ja vul­ne­ra­bles a más de 45 fa­mi­lias que ha­bi­tan en la par­te al­ta de la co­mu­ni­dad, y pe­se a in­gre­sar di­ver­sas pe­ti­cio­nes al go­bierno mu­ni­ci­pal y es­ta­tal, no se han he­cho tra­ba­jos pa­ra ele­var el puen­te de co­ne­xión.

“Cuan­do vol­vi­mos a ca­sa, no pu­di­mos pa­sar y nos vi­mos en la ne­ce­si­dad de bus­car alo­ja­mien­to en otro si­tio pa­ra pa­sar la no­che, el río lle­va­ba mu­chí­si­ma agua, lue­go lle­gó una pa­tru­lla pa­ra im­pe­dir el pa­so. Lo­gra­mos pa­sar por el puen­te has­ta las seis de la ma­ña­na”.

Leal Ca­ma­cho re­cor­dó que ha­ce sie­te años, se em­pe­zó a ha­cer una obra, nin­gu­na ad­mi­nis­tra­ción le dio se­gui­mien­to, y ha­ce al­gu­nos días acu­dió a la se­cre­ta­ría de Obras Pú­bli­cas pa­ra pre­gun­tar so­bre avances pa­ra el pro­yec­to, pe­ro el ti­tu­lar Vic­to Ma­rín Hi­dal­go, di­jo que no ha­bía na­da.

Pa­ra el ca­so de Tu­na­man­za, Fe­li­pe Ló­pez Osor­nio, ha­bi­tan­te de la lo­ca­li­dad, di­jo que su ca­so es si­mi­lar, ya que pa­ra lle­gar ahí, hay que atra­ve­sar un rio que pa­sa por un ca­mino em­pe­dra­do, y con el tiem­po ha su­fri­do fi­su­ras que lo ha­cen ser pe­li­gro­so.

Co­men­tó que son más de 400 fa­mi­lias las que vi­ven aquí, y cuan­do llue­ve mu­cho se que­dan sin co­ne­xión pa­ra in­cor­po­rar­se a la ca­rre­te­ra es­ta­tal 300.

“La cre­cien­te del río arras­tra mu­cha agua con bas­tan­te fuer­za, y nos de­ja sin po­der pa­sar, hay ve­ces que nues­tras fa­mi­lias se sien­ten mal o ne­ce­si­tan aten­ción mé­di­ca y no hay co­mo pa­sar. Las con­di­cio­nes del ca­mino es­tán muy mal”.

El se­ñor di­jo que el sub­de­le­ga­do de Tu­na­man­za ha he­cho las ges­tio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra que se les apo­ye, sin em­bar­go, no ha con­cre­ta­do nin­gu­na res­pues­ta por las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les.

Am­bas zo­nas ru­ra­les pi­die­ron a los go­bier­nos po­ner aten­ción en las pe­ti­cio­nes an­tes de que las con­di­cio­nes de los ca­mi­nos oca­sio­nen una tra­ge­dia.

La fuer­za de la co­rrien­te del agua arra­só con ár­bo­les y pie­dras que que­da­ron en el río de La Mag­da­le­na. Fo­to: Ja­cob Ca­be­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.