A 10 AÑOS DEL ATEN­TA­DO

Pa­re­ce­mos cons­te­la­cio­nes por la can­ti­dad de es­quir­las que to­da­vía te­ne­mos en el cuer­po, di­cen so­bre­vi­vien­tes

El Sol de San Juan del Río - - Nacional - DA­NIE­LA OSO­RIO/El Sol de Mo­re­lia

Fue un 15 de sep­tiem­bre de 2008 cuan­do se vi­vió en la ce­re­mo­nia del 198 Aniver­sa­rio del Gri­to de In­de­pen­den­cia, en Mo­re­lia, un he­cho vio­len­to que de­jó de­ce­nas de he­ri­dos y ocho fa­lle­ci­dos.

MO­RE­LIA, Mich.- A 10 años del aten­ta­do que se vi­vió en la ce­re­mo­nia del 198 Aniver­sa­rio del Gri­to de In­de­pen­den­cia en Mo­re­lia, las víc­ti­mas di­cen ha­ber asi­mi­la­do las se­cue­las que de­jó en sus vi­das esa trá­gi­ca no­che, pe­se a que las es­quir­las con­ti­núan in­crus­ta­das en sus cuer­pos y las he­ri­das emo­cio­na­les si­guen abier­tas.

Da­vid Re­yes y Ana Ma­ría Gon­zá­lez acu­die­ron por pri­me­ra vez a la ce­re­mo­nia del Gri­to de In­de­pen­den­cia en Mo­re­lia el 15 de sep­tiem­bre de 2008, “por­que no­so­tros nun­ca ha­bía­mos ido al Gri­to, qui­si­mos ex­pe­ri­men­tar­lo, por­que so­mos de pue­blo”.

Am­bos eran un ma­tri­mo­nio jo­ven, con ape­nas 25 y 20 años de edad, así co­mo una be­bé de tres años es­pe­rán­do­los en ca­sa, pe­ro nun­ca pen­sa­ron en la po­si­bi­li­dad de que sus vi­das cam­bia­rían ra­di­cal­men­te esa mis­ma no­che.

“Hu­bo mu­chas cir­cuns­tan­cias que hu­bie­ran im­pe­di­do que es­tu­vié­ra­mos ahí ese día, pe­ro nos to­có. Nues­tra idea era ir ade­lan­te pa­ra ver al gru­po que to­có, cuan­do em­pe­zó el Himno nos de­tu­vi­mos, ha­bía mu­cha gen­te y no po­día­mos ca­mi­nar y en­ton­ces pa­só… qui­zá si hu­bié­ra­mos avan­za­do un po­co más, o tar­da­do un ins­tan­te me­nos, no hu­bié­ra­mos es­ta­do ahí”.

Da­vid no re­cuer­da tan­to el do­lor fí­si­co, pe­ro sí el emo­cio­nal que le cau­só es­tar dos me­ses en el hos­pi­tal sin po­der tra­ba­jar, ni aten­der a su hi­ja, por la gra­ve­dad de las he­ri­das que su­frió, así co­mo las de su es­po­sa: per­die­ron ten­do­nes y múscu­los en las pier­nas, da­ño en las ar­te­rias, rup­tu­ra de pe­ro­né y cien­tos de es­quir­las alo­ja­das en sus cuer­pos per­ma­nen­te­men­te, “pa­re­ce­mos cons­te­la­cio­nes ca­da que sa­len las ra­dio­gra­fías”, bro­mea.

“Ten­go una he­ri­da abier­ta que no va a sa­nar por­que va al hue­so, que la úni­ca for­ma de sa­nar­la se­ría la ampu­tación del pie”, agre­gó Da­vid, sin em­bar­go, ase­gu­ra que si bien las he­ri­das emo­cio­na­les con­ti­núan abier­tas, se sien­te agra­de­ci­do por­que tan­to él co­mo su es­po­sa con­ti­núan con vi­da, y se sien­ten op­ti­mis­tas por lo que les de­pa­ra el fu­tu­ro.

En ese sen­ti­do, des­ta­có que el ac­tual go­bierno es­ta­tal ha si­do el pri­me­ro en aten­der el te­ma con sen­si­bi­li­dad y cer­ca­nía, “por­que an­tes nos tra­ta­ban co­mo un es­tor­bo, pa­re­cía­mos una car­ga, y aho­ra tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de desa­yu­nar con el go­ber­na­dor, de re­ci­bir apo­yos eco­nó­mi­cos y eso nos ayu­da a se­guir ade­lan­te”.

Fi­nal­men­te, Da­vid se con­si­de­ró afor­tu­na­do de es­tar vi­vo y del apren­di­za­je que, más allá de la ra­bia y del do­lor, le ha­ce va­lo­rar ca­da día co­mo si fue­ra el último y ate­so­rar ca­da mo­men­to con su fa­mi­lia.

“Lo que he­mos ve­ni­do ha­cien­do co­mo fa­mi­lia es siem­pre te­ner pre­sen­tes los va­lo­res, ya que esas tra­ge­dias que pa­san, no so­lo los gra­na­da­zos, son par­te de la edu­ca­ción que se le da a la fa­mi­lia en ca­sa, si uno co­mo pa­dre edu­ca bien a sus hi­jos en ca­sa, les da va­lo­res y prin­ci­pios, no ha­brá ne­ce­si­dad de que los hi­jos ma­ña­na sal­gan a ro­bar o for­men par­te de las fi­las de la de­lin­cuen­cia y que el di­ne­ro se ga­na con es­fuer­zo, no con otras co­sas, yo pien­so se­guir por la mis­ma ru­ta pa­ra en­se­ñar­le a nues­tros hi­jos a que va­lo­ren su tra­ba­jo”, con­clu­yó.

PI­DE IGLE­SIA RES­PE­TO EN FIES­TAS PA­TRIAS

A diez años del aten­ta­do en Mo­re­lia, don­de cien­tos de per­so­nas re­sul­ta­ron he­ri­das y mu­rie­ron la no­che del 15 de sep­tiem­bre, el ar­zo­bis­po de Mo­re­lia, Car­los Gar­fias Mer­los, lla­mó a la ci­vi­li­dad y res­pe­to de las fies­tas pa­trias, que di­jo son una in­vi­ta­ción a que re­gre­se la se­gu­ri­dad y tran­qui­li­dad an­he­la­das.

Agre­gó que la fal­ta de sen­si­bi­li­dad de los me­xi­ca­nos ha lle­va­do a re­cru­de­cer la co­rrup­ción y el odio en­tre la po­bla­ción, por lo que men­cio­nó es tiem­po de cons­ti­tuir un país de pro­gre­so.

CAR­LOS GAR­FIAS MER­LOS AR­ZO­BIS­PO DE MO­RE­LIA La fal­ta de sen­si­bi­li­dad de los me­xi­ca­nos ha lle­va­do a re­cru­de­cer la co­rrup­ción y el odio en­tre la po­bla­ción"

JO­SUÉ ISSASI

Grá­fi­co: Jo­sué Isassi Fuen­te: El Sol de Mo­re­lia

/CAR­MEN HER­NÁN­DEZ

Da­vid Re­yes, víc­ti­ma del aten­ta­do aún tie­ne es­quir­las in­crus­ta­das

CUARTOSCURO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.