RA­MI MA­LEK RE­SU­CI­TA A FRED­DIE MER­CURY

El Sol de San Juan del Río - - Gossip -

Madrid, Es­pa­ña.- Ra­mi Ma­lek re­su­ci­ta al le­gen­da­rio Fred­die Mer­cury en “Bohe­mian Rhap­sody”, un bio­pic so­bre el lí­der de la icó­ni­ca banda Queen, don­de el ac­tor se fun­de con su per­so­na­je: “Lo más im­por­tan­te pa­ra mí fue re­co­no­cer su atre­vi­mien­to, su au­da­cia en el es­ce­na­rio, pe­ro tam­bién su vul­ne­ra­bi­li­dad”.

“Me atra­pó su sen­ti­do de la tra­ve­su­ra. Era co­mo un ni­ño, siem­pre con una es­pe­cie de son­ri­sa ma­li­cio­sa. Su mo­do de to­mar­se to­do con cier­ta fi­lo­so­fía”, afir­ma en de­cla­ra­cio­nes a Efe Ma­lek (“Mr Ro­bot”), quien des­ta­ca por en­ci­ma de to­do las “ga­nas de di­ver­sión” del ar­tis­ta.

El ac­tor vi­si­tó Madrid, acom­pa­ña­do de Gwilym Lee, el ac­tor in­glés que se trans­mu­ta en Brian May, el gui­ta­rris­ta de la banda, pa­ra apo­yar am­bos a una cin­ta que se es­tre­na­rá en Es­pa­ña el pró­xi­mo día 31 de oc­tu­bre y a par­tir de no­viem­bre en to­do el mun­do.

La pe­lí­cu­la co­mien­za con el na­ci­mien­to de la banda en 1970 y la trans­for­ma­ción del ado­les­cen­te Fa­rrokh Bul­sa­ra en el que se­ría ído­lo de ma­sas e icono gay mun­dial Fred­die Mer­cury, y lle­ga has­ta el mí­ti­co con­cier­to Li­ve Aid de 1985.

Tal vez por eso, ese as­pec­to de la cin­ta ha si­do cri­ti­ca­do, ya que en­fo­ca la vi­da se­xual del ar­tis­ta a su re­la­ción con Mary Aus­tin, su no­via de la in­fan­cia y he­re­de­ra tras su muer­te, pa­ra dis­gus­to de los pro­ta­go­nis­tas.

“Sa­bía­mos, y lo pen­sa­mos de ma­ne­ra co­lec­ti­va, que ha­bía que re­fle­jar as­pec­tos di­fí­ci­les de su vi­da, los re­tos, las du­das y tam­bién los éxi­tos. Pe­ro tras co­no­cer a Fred­die con to­das las in­ves­ti­ga­cio­nes que hi­ce -apun­ta Ma­lek- creo que ha­bla­mos de un hom­bre muy per­fec­cio­nis­ta que que­ría ce­le­brar la ale­gría de la vi­da; di­ver­tir­se, an­te to­do y so­bre to­do”.

“Creo que él hu­bie­ra que­ri­do una ce­le­bra­ción de su vi­da, eso es lo que ha­ce va­lio­sa e im­por­tan­te es­ta pe­lí­cu­la”, se­ña­la Ma­lek. Lee aña­de que Mer­cury “no que­ría que na­die le de­fi­nie­ra su sexualidad, ni ser el chi­co del pós­ter del sida. Es­tá cla­ro que for­ma­ba par­te de su vi­da, pe­ro es al­go mu­cho más com­ple­jo que eso”.

La cin­ta re­pa­sa los prin­ci­pa­les éxi­tos del gru­po -con la ayu­da en la pro­duc­ción de dos de los in­te­gran­tes de Queen-, des­de “So­me­body to Lo­ve” o “Don’t Stop Me Now”, pa­san­do por “Crazy Little Thing Ca­lled Lo­ve”, o “We Are the Cham­pions” y des­ve­la có­mo fue la crea­ción de “Bohe­mian Rhap­sody”, el re­vo­lu­cio­na­rio te­ma que cam­bió sus vi­das y la his­to­ria del rock.

Ma­lek se mi­me­ti­za con Mer­cury con ayu­da de unos dien­tes pos­ti­zos, pe­ro sos­tie­ne los pri­me­ros pla­nos des­de sus ojos azu­les.

“Era inevi­ta­ble lo de los dien­tes por­que

AC­TOR

Tras co­no­cer a Fred­die con to­das las in­ves­ti­ga­cio­nes que hi­ce -apun­ta Ma­lek­creo que ha­bla­mos de un hom­bre muy per­fec­cio­nis­ta que que­ría ce­le­brar la ale­gría de la vi­da; di­ver­tir­se, an­te to­do y so­bre to­do”.

hay una vul­ne­ra­bi­li­dad aso­cia­da a esos dien­tes gran­des; de he­cho se reían de él cuan­do era ni­ño por eso y era al­go que ne­ce­si­ta­ba cap­tu­rar. Pe­ro mis ojos eran ven­ta­nas, con len­ti­llas -ex­pli­ca- per­día la co­ne­xión, no so­lo con los otros ac­to­res, sino con la au­dien­cia, así que pre­fe­rí no cam­biar mis ojos”.

La pe­lí­cu­la es­tu­vo ro­dea­da de po­lé­mi­ca en sus orí­ge­nes, pri­me­ro por el aban­dono, an­tes de em­pe­zar, de Sa­cha Ba­ron Cohen en el pa­pel de Mer­cury y des­pués por el des­pi­do del di­rec­tor Br­yan Sin­ger, sus­ti­tui­do ca­si al fi­nal por Dex­ter Flet­cher que se en­car­gó de ce­rrar el fil­me.

Ade­más de una im­pe­ca­ble banda so­no­ra, que cuen­ta con so­ni­do real del re­par­to, la pe­lí­cu­la des­ta­ca por las con­cien­zu­das trans­for­ma­cio­nes de los ac­to­res, ade­más de Ma­lek y Lee, del res­to del gru­po: Jo­seph Maz­ze­llo co­mo el ba­jis­ta John Dea­con y Ben Hardy en el pa­pel del ba­te­ría Ro­ger Tay­lor.

Lee ex­pli­ca a Efe que, pa­ra in­ter­pre­tar a May, em­pe­zó por “la apa­rien­cia, la voz, sus ges­tos; es­tu­dié mu­chí­si­mas en­tre­vis­tas, vi mu­chos con­cier­tos y ana­li­cé pun­tos ex­ter­nos de sus mo­vi­mien­tos. Eso me lle­vó al in­te­rior, a ver su com­por­ta­mien­to en el es­ce­na­rio an­te mi­les de per­so­nas. Eso me lle­vó a en­ten­der la par­te ín­ti­ma”, se­ña­la.

“La se­cuen­cia en la que to­ca­mos ‘Anot­her one bi­tes the dust’ -ya éra­mos bas­tan­te bue­nos con los ins­tru­men­tos a esas al­tu­ras-, no te­nía­mos la ba­se gra­ba­da co­mo en las an­te­rio­res can­cio­nes: ahí su­pi­mos que real­men­te lo te­nía­mos, éra­mos un gru­po”, re­cuer­da Lee.

“Nos sen­ti­mos muy bien to­can­do esa música de ver­dad, en esa escena. Nos sen­ti­mos par­te de la his­to­ria, es­tá­ba­mos crean­do la can­ción al mis­mo tiem­po que avan­zá­ba­mos y eso fue al­go que ocu­rrió de ver­dad”, en­fa­ti­za Lee.

RA­MI MA­LEK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.