La “con­sul­ta” más fal­sa

Cuan­do el Pre­si­den­te elec­to prác­ti­ca­men­te de­ci­dió co­men­zar a “go­ber­nar de fac­to” an­tes del 1o de di­ciem­bre –fe­cha fi­ja­da por nues­tra Cons­ti­tu­ción–, po­cos ad­vir­tie­ron que se tra­ta­ba de una ex­pre­sión más de su es­ti­lo de ha­cer las co­sas: a su ma­ne­ra y sin un

El Sol de San Juan del Río - - Analisis - Benjamín Gon­zá­lez Roa­ro Pre­si­den­te de la Aca­de­mia Me­xi­ca­na de Edu­ca­ción

La de­ci­sión de can­ce­lar la cons­truc­ción del Nue­vo Ae­ro­puer­to, aún sin ser el pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal, re­ve­ló irres­pon­sa­bi­li­dad y un ex­ce­so de au­to­ri­ta­ris­mo. Al pre­cio que sea, AMLO cum­plió con su ca­pri­cho de echar aba­jo una obra ini­cia­da por el ac­tual go­bierno y, pa­ra lo­grar­lo, no só­lo mo­vi­li­zó a sus in­con­di­cio­na­les y a la es­truc­tu­ra de Mo­re­na, sino que tam­bién re­cu­rrió a to­do ti­po de ma­nio­bras pa­ra ase­gu­rar­se de que el re­sul­ta­do fue­ra el que siem­pre qui­so ob­te­ner.

La fa­mo­sa “con­sul­ta” re­sul­tó ser el ejer­ci­cio más fal­so pa­ra quien pre­ten­de go­ber­nar con la más­ca­ra de un de­mó­cra­ta; quien, ade­más, ter­mi­nó por ex­hi­bir que el su­pues­to com­pro­mi­so de cam­pa­ña de “no men­tir” es una far­sa. Ha­brá que es­pe­rar si no ocu­rre tam­bién lo mis­mo con los otros “prin­ci­pios” que con­vir­tió en can­ta­le­ta en to­do mo­men­to: “no ro­bar y no trai­cio­nar al pue­blo”.

Co­men­zar a to­mar de­ci­sio­nes apre­su­ra­das siem­pre con­lle­va riesgos y cos­tos in­ne­ce­sa­rios, más aún cuan­do las ac­cio­nes -uni­per­so­na­les- ge­ne­ran más re­cha­zos que apo­yos.

AMLO ha co­men­za­do a co­me­ter erro­res que inevi­ta­ble­men­te im­pac­tan en la per­cep­ción y la con­fian­za so­cial. Val­dría la pe­na pre­gun­tar­se: có­mo se sien­ten los mi­les de bu­ró­cra­tas que se­rán des­pe­di­dos en el pró­xi­mo go­bierno, a los que se les re­du­ci­rá el suel­do a pe­sar de que exis­ten muy bue­nos ser­vi­do­res pú­bli­cos, a los que re­ubi­ca­rá a otros es­ta­dos, ¿por qué ge­ne­rar in­cer­ti­dum­bre in­ne­ce­sa­ria a fa­mi­lias e hi­jos de to­dos es­tos em­plea­dos, a los mi­li­ta­res que des­po­ja­rá de San­ta Lu­cía, a los ciu­da­da­nos que re­pu­dian la in­vi­ta­ción a Ni­co­lás Ma­du­ro?, y a los mi­les de me­xi­ca­nos que des­cu­brie­ron en la con­sul­ta una ma­ni­pu­la­ción so­la­men­te pa­ra cum­plir ca­pri­chos per­so­na­les.

Con me­re­ci­da ra­zón, AMLO lle­ga­rá a su to­ma de po­se­sión con un gran con­sen­so en­tre di­ver­sos sec­to­res de la so­cie­dad (em­pre­sa­rios, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, ana­lis­tas y lí­de­res de opi­nión). Pe­ro se tra­ta de un con­sen­so en con­tra de sus pri­me­ras y con­tro­ver­ti­das de­ci­sio­nes, en par­ti­cu­lar por la “con­sul­ta”. Muy es­ca­sas fue­ron las opi­nio­nes que ava­la­ron di­cho ejer­ci­cio; por el con­tra­rio, el pul­so que ha ido emer­gien­do es de in­cer­ti­dum­bre y, has­ta cier­to pun­to, de de­cep­ción en torno a la “Cuar­ta Trans­for­ma­ción”.

Y es­ta per­cep­ción des­fa­vo­ra­ble que hoy exis­te en torno a AMLO en la opi­nión pú­bli­ca no es obra de la “ma­fia del po­der” o de la “pren­sa fi­fí”; sim­ple­men­te es re­sul­ta­do de to­dos los vi­cios que la “con­sul­ta” mos­tró an­tes y du­ran­te su desa­rro­llo.

Los su­pues­tos ca­si 740 mil vo­tos que ava­la­ron la op­ción de San­ta Lu­cía no re­pre­sen­tan na­da an­te los 30 mi­llo­nes de me­xi­ca­nos que res­pal­da­ron a AMLO en la elec­ción pre­si­den­cial. Des­de cual­quier án­gu­lo que se le mi­re, es­to re­pre­sen­ta en reali­dad la pri­me­ra gran de­rro­ta del pre­si­den­te elec­to.

Guar­dan­do to­das las pro­por­cio­nes, hay que de­cir que Ló­pez Obra­dor tam­bién mos­tró un evi­den­te des­pre­cio por los pro­ce­sos, las ins­ti­tu­cio­nes y las re­glas de la de­mo­cra­cia. Así de con­tun­den­te fue el men­sa­je que en­vió al país.

Sien­do su triun­fo del 1 de ju­lio un re­sul­ta­do -in­cues­tio­na­ble- de la so­li­dez y cre­di­bi­li­dad de nues­tro ré­gi­men de­mo­crá­ti­co,

Sen su pri­mer ejer­ci­cio de “con­sul­ta al pue­blo”, AMLO op­tó por un al di­se­ñar un pro­ce­so que fue en con­tra­sen­ti­do a los prin­ci­pios que ri­gen nues­tra vi­da en de­mo­cra­cia: le­ga­li­dad, trans­pa­ren­cia, cer­te­za e im­par­cia­li­dad.

En ver­dad, pa­ra mu­chos es­to no ha si­do una sor­pre­sa; por el con­tra­rio, vie­ne a con­fir­mar el es­ti­lo de un fu­tu­ro pre­si­den­te que asu­me que los ciu­da­da­nos le han ex­ten­di­do un che­que en blan­co y que en e po­ne a las pa­ta­das con MI­TRE, la em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se que de­ter­mi­na, a qué ae­ro­puer­tos sí y a cuá­les no, pue­den vo­lar las com­pa­ñías aé­reas de su país, y de­cla­ra, con ma­ja­de­ría, que aquí no va a tra­ba­jar con ella. ¡Que es­tá em­be­rrin­cha­da!

Se es­cu­chan san­de­ces, pe­ro co­mo és­ta, po­cas. La re­co­no­ci­da com­pa­ñía se es­pe­cia­li­za, en pri­mer tér­mino, en la se­gu­ri­dad. Si ve­ta una ins­ta­la­ción es por­que no cum­ple con los pa­rá­me­tros.

Su “error” fue el de pre­sen­tar un es­tu­dio en el que se afir­ma que, el ac­tual Be­ni­to Juá­rez y el que se pien­sa ha­cer en San­ta Lu­cía, no son com­pa­ti­bles. La res­pues­ta del “con­sen­ti­do se­xe­nal” fue, “Los avio­nes no cho­can, por­que se re­pe­len”.

A és­te per­so­na­je se le en­co­mien­da una obra, de la que no tie­ne re­mo­ta idea. So­ber­bio, tras per­der la li­ci­ta­ción pa­ra ha­cer las pis­tas en Tex­co­co, con­ven­ció a su ami­gue­te de can­ce­lar lo que hu­bie­ra si­do un ae­ró­dro­mo de pri­mer mun­do.

In­con­ce­bi­ble el des­ca­ro con el que se em­pie­zan a ma­ne­jar “re­la­cio­nes ter­cer­mun­dis­tas”. Ja­más se ha­bía vis­to a al­guien cer­cano a un Pre­si­den­te, ac­tuar co­mo si nom­bre del pue­blo de Mé­xi­co cree que pue­de ha­cer to­do lo que se le ven­ga en ga­na. In­clu­so, has­ta dar un gol­pe de au­to­ri­dad pa­ra que a na­die le que­da du­da de “quién man­da” des­de aho­ra.

AMLO no tar­dó mu­cho pa­ra con­fir­mar­nos sus con­tra­dic­cio­nes, su arro­gan­cia y so­ber­bia. Pe­ro no po­drá aca­llar la crí­ti­ca que des­de di­fe­ren­tes fren­tes se­gui­rá a ex­ten­dién­do­se.

En lo per­so­nal, des­de es­te es­pa­cio con­ti­nua­ré com­par­tien­do con us­te­des, ama­bles lec­to­res, una po­si­ción crí­ti­ca ha­cia to­do aque­llo que no com­par­to de la vi­da po­lí­ti­ca. Lo he he­cho con res­pec­to al ac­tual go­bierno y lo ha­ré fren­te al que, for­mal­men­te, en­tra­rá en fun­cio­nes en las pró­xi­mas se­ma­nas. fue­ra pro­pie­ta­rio de la ver­dad e im­po­ner­se so­bre un pro­yec­to que te­nía atrás, dé­ca­das de es­tu­dios.

Se aca­bó el pu­dor, la de­cen­cia pa­ra guar­dar las for­mas. Se be­ne­fi­cia­ba a los “cua­tes”, pe­ro és­tos per­ma­ne­cían en lo os­cu­ri­to, sin crear pro­ble­mas ni ac­tuar con pre­po­ten­cia.

Un acu­cio­so pa­nis­ta dio a co­no­cer la lis­ta de las obras con las que se be­ne­fi­ció al men­ta­do In­ge­nie­ro, du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de AMLO en el Dis­tri­to Fe­de­ral. Del pro­yec­to de los se­gun­dos pi­sos del Pe­ri­fé­ri­co, a “De­pri­mi­dos”, puen­tes vehiculares, Ci­clo­vía y Dis­tri­bui­dor vial Za­ra­go­zaTex­co­co –en­tre otras-, la “jus­ti­cia y gra­cia” fue no­to­ria. Ebrard tam­bién lo fa­vo­re­ció con otras más. Ca­tor­ce “tra­ba­ji­tos”, de los que ha­bría que in­ves­ti­gar cuán­tos fue­ron por ad­ju­di­ca­ción.

Es­te pri­vi­le­giar, a quie­nes le aca­ba­rán ha­cien­do un enor­me da­ño –y, de pa­so, a to­dos los me­xi­ca­nos-, fue el meo­llo de lo que di­jo Die­go Va­la­dés, en la en­tre­vis­ta de Pro­ce­so.

Quien no sa­be leer “en­tre lí­neas”, no pu­do en­ten­der la im­por­tan­cia de las pa­la­bras del gran cons­ti­tu­cio­na­lis­ta. Sin ra­zo­nar se le fue­ron a la yu­gu­lar al di­rec­tor –Ro­drí­guez Castañeda- y al se­reno, ob­je­ti­vo y pe­rio­dis­ta in­ta­cha­ble, Ál­va­ro Del­ga­do.

AMLO se que­jó de que en la fo­to­gra­fía se veía “de­cré­pi­to” y al­go así co­mo “cho­chi­to”. Ni se cue­ce al pri­mer her­vor ni tie­ne edad de ac­né. Y, ¿a al­guien le im­por­ta­rá? Se vo­ta a la bús­que­da de un es­ta­dis­ta, no de un ac­tor ni mo­de­lo.

Pe­li­gro­so pa­ra la li­ber­tad de ex­pre­sión el que ha­ya di­cho que va a res­pon­der a los me­dios, cuan­do al­go no le pa­rez­ca (Le “cua­dre”). Ven­drán de in­me­dia­to re­pre­sa­lias con­tra el pe­rio­dis­ta. O, ¿tie­ne el mis­mo pe­so la de­fen­sa de un co­la­bo­ra­dor, que el con­gra­ciar­se con el man­da­más na­cio­nal? En la mis­ma lí­nea vuel­ve a aso­mar la na­riz la que se­rá la Mar­ti­ta Saha­gún se­xe­nal, in­sis­ten­te en cen­su­rar cual­quier ex­pre­sión que no fa­vo­rez­ca a su ma­ri­do. ¡Dios nos aga­rre con­fe­sa­dos!

Can­ce­lar el NAIM, aun­que in­sis­tan en que­rer­nos con­ven­cer de lo con­tra­rio, ti­ró la bol­sa, el pe­so y la cre­di­bi­li­dad de un go­bierno que to­da­vía no en­tra. Y lu­cir el in­flu­yen­tis­mo, co­mo lo ha­cen Rio­bóo y otros sá­tra­pas, ja­más vis­to en una de­mo­cra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.