La vi­da se­cre­ta de las is­las Mal­di­vas

En pe­que­ñas to­dos los rui­dos fuer­tes pa­re­cen hun­dir­se con el sol de la tar­de en el Océano Ín­di­co. Un si­len­cio ma­ra­vi­llo­so, pe­ro no así en Ma­lé

El Sol de San Juan del Río - - Círculos - DPA

Cuan­do el ca­lor se vuel­ve so­por­ta­ble al fi­nal del día, la ca­pi­tal del ar­chi­pié­la­go des­pier­ta. En Ma­lé cir­cu­lan unas 30.000 mo­to­ci­cle­tas y mo­to­ne­tas. Ca­si na­die tie­ne un co­che. ¿Para qué? Las ca­lles son an­gos­tas, muy tran­si­ta­das y cor­tas.

En Ma­lé vi­ven ca­si 100.000 per­so­nas en un área de dos ki­ló­me­tros cua­dra­dos. La ca­pi­tal mal­di­va es uno de los lu­ga­res más den­sa­men­te po­bla­dos del mundo. Es­tá lleno de mez­qui­tas, edi­fi­cios de apar­ta­men­tos y ofi­ci­nas.

A úl­ti­ma ho­ra de la tar­de, la ciudad bu­lle co­mo un ter­mi­te­ro. Los mal­di­vos sa­len a la ca­lle a dis­fru­tar de la vi­da noc­tur­na. En ca­da rin­cón hay sen­ci­llos res­tau­ran­tes, ca­fés y sa­lo­nes de té, pe­ro ba­res no. El al­cohol es­tá prohi­bi­do en las Mal­di­vas, un país ri­gu­ro­sa­men­te is­lá­mi­co. En la ca­pi­tal so­lo hay al­cohol en el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de la is­la Hul­hu­lé, don­de el “Is­land Ho­tel” pro­ba­ble­men­te pu­die­ra vi­vir so­lo de los in­gre­sos del bar.

Mien­tras que los mal­di­vos se jun­tan en Ma­lé para to­mar té y fu­mar en ca­chim­ba, en los 26 ato­lo­nes con ho­te­les to­do in­clui­do para los tu­ris­tas el con­su­mo de be­bi­das al­cohó­li­cas no es­tá res­trin­gi­da. Sin em­bar­go, en la ma­yo­ría de las is­las Mal­di­vas los tu­ris­tas be­ben de for­ma mo­de­ra­da. En el ar­chi­pié­la­go no exis­te el tu­ris­mo de bo­rra­che­ra.

Pe­se a to­das las tur­bu­len­cias po­lí­ti­cas, to­dos los je­fes de Es­ta­do siem­pre han pro­mo­vi­do las Mal­di­vas co­mo un des­tino tu­rís­ti­co de lu­jo. Hoy pre­do­mi­nan en los ato­lo­nes los ho­te­les de cua­tro y cin­co es­tre­llas. La ca­pi­tal es­tá si­tua­da a una dis­tan­cia de so­lo unos 20 mi­nu­tos en hi­dro­avión o al­re­de­dor de una ho­ra en un ya­te rá­pi­do. Aun así hay un mundo de di­fe­ren­cias en­tre la vi­da de los tu­ris­tas y la vi­da dia­ria de los na­ti­vos en Ma­lé, y no so­lo por la prohi­bi­ción del al­cohol, de la que es­tán ex­cep­tua­das las is­las tu­rís­ti­cas.

En los com­ple­jos ho­te­le­ros de lu­jo, el es­ti­lo de vi­da es oc­ci­den­tal-li­be­ral. La ma­yo­ría de las tu­ris­tas lle­van en las pla­yas me­nos ro­pa que la que mu­chas mal­di­vas en Ma­lé lle­van en la ca­be­za. Des­pués de va­rias dé­ca­das de is­la­mis­mo mo­de­ra­do, se es­tá im­po­nien­do ca­da vez más una in­ter­pre­ta­ción más se­ve­ra de la re­li­gión.

Ca­da tan­tos mi­nu­tos sa­len fe­rris de la is­la de Hul­hu­lé, don­de es­tá si­tua­do el ae­ro­puer­to, a la ca­pi­tal. Muy cer­ca del atra­ca­de­ro se en­cuen­tra el cen­tro is­lá­mi­co con la im­po­nen­te Mez­qui­ta del Sul­tán Moha­med Tha­ku­ru­faa­nu Al Azam. En­fren­te es­tá el Ras­ra­ni Ba­gee­chaa, uno de los po­cos par­ques gran­des, y al otro la­do se en­cuen­tra el an­ti­guo pa­la­cio pre­si­den­cial. En el cen­tro de la is­la es­tá es­con­di­da la an­ti­gua Mez­qui­ta Hu­ku­ru de los Viernes. El tem­plo, he­cho de pie­dra de co­ral, fue cons­trui­do a me­dia­dos del si­glo XVII por ór­de­nes del sul­tán Ibrahim Is­kan­dar I.

Tam­bién en la ac­tua­li­dad se si­guen cons­tru­yen­do en las Mal­di­vas pe­que­ñas mez­qui­tas. Sin em­bar­go, el “boom” de la cons­truc­ción en el Es­ta­do in­su­lar no tie­ne na­da que ver con la re­li­gión sino con los ré­di­tos. Tan so­lo en 2017 se inau­gu­ra­ron dos do­ce­nas de nue­vos com­ple­jos tu­rís­ti­cos. Prác­ti­ca­men­te ca­da gran ca­de­na ho­te­le­ra tie­ne al me­nos un re­sort en las Mal­di­vas. Para po­der re­sis­tir a la com­pe­ten­cia, ca­da ca­de­na ho­te­le­ra bus­ca una ca­rac­te­rís­ti­ca pro­pia.

La ma­yo­ría de los tu­ris­tas no se en­te­ran de los pro­yec­tos de cons­truc­ción en los ato­lo­nes de­bi­do a la gran vas­te­dad del ar­chi­pié­la­go. Las Mal­di­vas tie­nen una ex­ten­sión de ca­si 900 ki­ló­me­tros en di­rec­ción nor­te-sur. De las po­co me­nos de 1.200 is­las, so­lo unas 220 es­tán po­bla­das.

Por el con­tra­rio, en Ma­lé y los al­re­de­do­res es im­po­si­ble no ver la fie­bre cons­truc­to­ra. En mu­chos lu­ga­res se ga­nan tie­rras al mar con ver­ti­dos de are­na. La is­la de Hul­hu­lé fue uni­da a la is­la de la ca­pi­tal con un puen­te de va­rios ca­rri­les. Los pla­nes en la is­la del ae­ro­puer­to pre­vén la cons­truc­ción de vi­vien­das para 100.000 per­so­nas en dos años.

Para los tu­ris­tas, el gi­gan­tes­co pro­yec­to ur­ba­nís­ti­co con­tem­pla la cons­truc­ción de gran­des com­ple­jos de ocio. Sin em­bar­go, es du­do­so que los tu­ris­tas usen esas ins­ta­la­cio­nes. ¿Quién vi­si­ta­ría un cen­tro de en­tre­te­ni­mien­to con res­tau­ran­tes de co­mi­da rá­pi­da si en su lu­gar pue­de pa­sar más tiem­po en una is­la de en­sue­ño?.

Vis­ta des­de uno de los ho­te­les de lu­jo en las is­las Mal­di­vas.

Ce­na­dor en el re­sort “Ni­ma­ya”.

Pla­ya pa­ra­di­sia­ca en las is­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.