A LA SOM­BRA

El Sol de San Juan del Río - - Local -

La Se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pú­bli­ca, de

Ir­ma Erén­di­ra San­do­val, co­mu­ni­có que las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas y em­pre­sas pro­duc­ti­vas del Es­ta­do, no pue­den ha­cer ne­go­cios con Ne­go­cios Uni­ver­sal TD2, una fir­ma que de­cía com­bi­nar co­no­ci­mien­tos, ex­pe­rien­cia y re­cur­sos pa­ra pres­tar ser­vi­cios de ase­so­ría en ma­te­ria fis­cal, con­ta­ble, le­gal, téc­ni­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va, a to­da cla­se de per­so­nas. Tam­bién ofre­cía co­bran­za ju­di­cial y ex­tra­ju­di­cial, desa­rro­llo de sis­te­mas de cómpu­to y la con­tra­ta­ción ac­ti­va de to­do ti­po de ser­vi­cios, has­ta el re­gis­tro de pa­ten­tes.

***

Di­cen los que sa­ben que uno de los mu­chos con­tra­tos ba­jo ob­ser­va­ción, es el que fir­mó Jac­que­li­ne Ro­me­ro Sán­chez, en su ca­rác­ter de re­pre­sen­tan­te le­gal de Ne­go­cios Uni­ver­sal TD2, con Promé­xi­co, que en­ca­be­za­ba Pau­lo Ca­rre­ño King.

Co­mo re­cor­da­rán, ellos exis­tían pa­ra atraer in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta y la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de las em­pre­sas me­xi­ca­nas. Y TD2 los ayu­dó a con­tra­tar a gran par­te de su equi­po.

***

La em­pre­sa, cu­yos so­cios se­gún el Re­gis­tro Pú­bli­co de la Pro­pie­dad son Pa­blo

Her­nán­dez Ávila y San­dra Ma­ría Ochoa Pa­la­cios, se for­mó el 28 de enero de 2008, y en es­te mi­llo­na­rio con­tra­to ba­jo in­ves­ti­ga­ción de la Fun­ción Pú­bli­ca, se obli­ga­ron a apor­tar su ca­pa­ci­dad y ex­pe­rien­cia en el ma­ne­jo y ad­mi­nis­tra­ción de nó­mi­na del per­so­nal, así co­mo al re­clu­ta­mien­to y se­lec­ción de los tra­ba­ja­do­res, in­clu­so se hi­cie­ron car­go del mo­bi­lia­rio. Las au­to­ri­da­des ven muy sos­pe­cho­so es­te ne­go­cio re­la­cio­na­do di­rec­ta­men­te con la Se­cre­ta­ría de Eco­no­mía.

***

Ade­más de in­ha­bi­li­tar a TD2, la Se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pú­bli­ca pi­dió no ha­cer ne­go­cios con SITAH So­lu­cio­nes In­te­li­gen­tes con Ta­len­to Hu­mano, con Clí­ni­cas Pe­ri­fé­ri­cas y Am­bu­la­to­rias, ni con Di­mex­press. SITAH, por cier­to, tam­bién fir­mó un con­tra­to mi­llo­na­rio con los de

Pau­lo Ca­rre­ño King, quien por cier­to, mu­chos se pre­gun­tan dón­de an­da­rá.

***

“La Uni­dad de In­te­li­gen­cia Fi­nan­cie­ra con­ge­ló las cuen­tas de Emi­lio Lo­zo­ya, ex di­rec­tor de @Pemex y de la em­pre­sa Al­tos Hor­nos de Mé­xi­co. Se iden­ti­fi­ca­ron ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras con re­cur­sos de ac­ti­vi­da­des pre­sun­ta­men­te ile­ga­les de­ri­va­dos de ac­tos de co­rrup­ción. #Lanue­vaha­cien­da”. Ese es el tuit fi­ja­do de San­tia­go Nie­to Cas­ti­llo, ti­tu­lar de la Uni­dad de In­te­li­gen­cia Fi­nan­cie­ra.

“No lo van a en­con­trar”, di­jo el abo­ga­do Ja­vier Coe­llo Tre­jo so­bre su clien­te EMI­LIO LO­ZO­YA AUS­TIN, lue­go de que las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas de­ter­mi­na­ron re­ti­rar un re­cur­so ju­di­cial que im­pe­día el arres­to del ex­di­rec­tor de Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos (Pemex), su­pues­ta­men­te por rea­li­zar ope­ra­cio­nes con re­cur­sos de pro­ce­den­cia ilí­ci­ta. Coe­llo Tre­jo eli­gió va­rios me­dios masivos, co­mo No­ti­mex, pa­ra re­pe­tir su men­sa­je, que bá­si­ca­men­te es que su clien­te le or­de­nó res­pon­der a la ofen­si­va le­gal y que no ac­tuó so­lo. La ame­na­za es que ha­bla­rá el lu­nes. Es­to ca­da día se po­ne me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.