Que­ría ser fut­bo­lis­ta y se enamo­ró de la música

Pe­dro Ló­pez fue Je­fe de Vio­lín en la Sin­fó­ni­ca del Con­ser­va­to­rio Su gus­to por el gé­ne­ro ba­rro­co lo lle­vó a Eu­ro­pa a pre­pa­rar­se

El Sol de San Luis Potosí - - Portada - TEX­TO Y FO­TO: PA­TRI­CIA AZUARA

Pe­dro Ló­pez fue je­fe de vio­lín en la Sin­fó­ni­ca del Con­ser­va­to­rio

Su gus­to por el gé­ne­ro ba­rro­co lo lle­vó a Eu­ro­pa a pre­pa­rar­se

El ta­len­to mu­si­cal co­rre por sus ve­nas… Vio­li­nis­ta de pro­fe­sión e in­ge­nie­ro quí­mi­co por “ca­pri­cho”… Ale­jan­dro Pe­dro Ló­pez Vi­llal­pan­do, es so­brino-nie­to de la maes­tra Mart­ha Vi­llal­pan­do Far­fán, a quien de­fi­nió co­mo “la re­vo­lu­cio­na­ria de la música en San Luis Po­to­sí y de mi ins­pi­ra­ción”.

A los seis años su ma­dre de­ci­dió que Alex, al igual que sus dos her­ma­nos ma­yo­res de­bía in­cur­sio­nar en el ám­bi­to mu­si­cal; con el vio­lín so­bre su hom­bro, su tía y men­to­ra, la maes­tra Mart­ha Vi­llal­pan­do, le en­se­ñó las pri­me­ras no­tas mu­si­ca­les.

De­di­cán­do­le me­dia ho­ra dia­ria a sus cla­ses, Alex co­mo cual­quier ni­ño de su edad, so­ña­ba con ser fut­bo­lis­ta, pe­ro en su ca­sa ha­bía “re­glas y dis­ci­pli­na” que no se po­dían rom­per; el pe­que­ño po­día pa­tear el ba­lón, des­pués de ha­ber ter­mi­na­do su ru­ti­na mu­si­cal.; “te­nía sie­te años y me es­con­día de­ba­jo de la ca­ma por­que no que­ría ir a cla­ses”.

Re­sig­na­do a las de­ci­sio­nes de su fa­mi­lia, trans­cu­rrie­ron los si­guien­tes seis años de la mis­ma ma­ne­ra… Fue jus­to al cum­plir los 12 años, cuan­do su tía for­mó una or­ques­ta con él y otros de sus alum­nos, y al es­cu­char la ar­mo­nía, de su vio­lín, con el ba­jo, el che­lo y la vio­la, di­jo, “es­ta es mi pa­sión, ahí me enamo­re de la música”.

A esa edad des­cu­brió su fa­ci­li­dad pa­ra me­mo­ri­zar las no­tas mu­si­ca­les, y la ha­bi­li­dad con que sus ma­nos se des­li­za­ban en las cuer­das del vio­lín que lo ve­nía acom­pa­ñan­do des­de el pri­mer día.

Al sa­lir de se­cun­da­ria, ini­ció sus es­tu­dios de pre­pa­ra­to­ria, en don­de se es­pe­cia­li­zó en téc­ni­co la­bo­ra­to­ris­ta quí­mi­co y tras con­cluir ese ni­vel aca­dé­mi­co, se dio cuen­ta de su se­gun­da pa­sión: la quí­mi­ca.

Lle­ga­da la ho­ra de ini­ciar su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, y con­fun­di­do por sus ya dos amo­res: la música y la quí­mi­ca; de­ci­dió to­mar su vio­lín y los co­no­ci­mien­tos que du­ran­te 12 años le ha­bía trans­mi­ti­do su tía, y pre­sen­tó el exa­men de ad­mi­sión pa­ra in­gre­sar a la Fa­cul­tad de Música de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM).

Pe­ro an­tes tam­bién hi­zo su prue­ba de in­gre­so pa­ra la ca­rre­ra de In­ge­nie­ría en Bio­pro­ce­sos, en la Fa­cul­tad de Cien­cias Quí­mi­cas de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de San Luis Po­to­sí.

Apro­ba­do en am­bos exá­me­nes, pe­só más el gus­to por las me­lo­días y “zar­po” a la Ciu­dad de Mé­xi­co, pe­ro al per­ca­tar­se que es­tu­diar en la UNAM le to­ma­ría 10 años, su es­tan­cia so­lo du­ro un mes y re­gre­so a la Ca­pi­tal po­to­si­na.

Con­fun­di­do por su fu­tu­ro, una ami­ga de la in­fan­cia lo con­tac­tó y le ha­blo so­bre los exá­me­nes de co­lo­ca­ción en el Con­ser­va­to­rio de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Sin­tien­do que de­frau­dó a sus pa­dres, en com­pli­ci­dad con su tía, vol­vió “a es­con­di­das” al cen­tro del país, y tras ha­cer di­ver­sas pre­sen­ta­cio­nes, fue uno de los úni­cos cua­tro as­pi­ran­tes que lo­gró in­gre­sar al con­ser­va­to­rio.

Ya en la ca­rre­ra, fue Je­fe de Vio­lín de Se­gun­dos en la Sin­fó­ni­ca del Con­ser­va­to­rio, y des­per­tó su gus­to por la música ba­rro­ca, por lo que via­jó a Eu­ro­pa a to­mar cur­sos en es­te nue­vo es­ti­lo; an­tes, de par­tir al vie­jo con­ti­nen­te, vol­vió a pre­sen­tar sus exá­me­nes por ese “ca­pri­cho” que sen­tía por la quí­mi­ca.

A su re­gre­so de Eu­ro­pa, y a pun­to de egre­sar del con­ser­va­to­rio, ini­ció su ca­rre­ra de In­ge­nie­ría Quí­mi­ca, y com­pa­gi­nó am­bos es­tu­dios “por las ma­ña­nas es­tu­dia­ba aquí en San Luis pa­ra quí­mi­co y en la tar­de se­guía mis cla­ses, pa­ra ir de­ter­mi­na­dos días a Mé­xi­co a ter­mi­nar mis es­tu­dios”.

A su cor­ta edad, ya se “col­ga­ba” un tan­to de éxi­tos… has­ta que una ma­la no­ti­cia, cim­bró su vi­da: la maes­tra, su men­to­ra, su guía, ha­bía muer­to.

“Yo aca­ba­ba mis cla­ses de vio­lín, siem­pre sen­tía esa ne­ce­si­dad de ha­blar­le a mi tía, ca­da que al­guien me in­vi­ta­ba a to­car, yo to­do con­sul­ta­ba con ella, fue mi guía, mi ins­pi­ra­ción, su muer­te fue un du­ro gol­pe”.

De­caí­do y tris­te, con­ti­nuó su ca­mino… en el exa­men de ti­tu­la­ción de la Li­cen­cia­tu­ra en Vio­lín, to­có la Cha­co­na de Bach, la can­ción fa­vo­ri­ta de la maes­tra Mart­ha Vi­llal­pan­do, que le dio su pa­se di­rec­to a la con­clu­sión de sus es­tu­dios mu­si­ca­les.

Hoy, Alex, a sus 25 años con­ti­núa con sus es­tu­dios de quí­mi­ca, es bi­lin­güe, maes­tro, y for­ma par­te del gru­po de música me­die­val de nom­bre “Dan­ser­ye”, aquí en la ciu­dad que lo vio na­cer, San Luis… ha via­ja­do por dis­tin­tas par­tes del país y del mun­do y ha pi­sa­do im­por­tan­tes es­ce­na­rios co­mo el Pa­la­cio de Be­llas Ar­tes.

“La música es un ca­mino pa­ra ce­rrar el pa­so a la vio­len­cia, a per­der el tiem­po, por­que el tiem­po no re­gre­sa. No de­be­mos de­cir que no se pue­de, yo sí pu­de. No se em­pie­za por me­tas gran­des, se em­pie­za por me­tas chi­qui­tas, pe­ro to­do se pue­de lo­grar”.

Ale­jan­dro Pe­dro Ló­pez Vi­llal­pan­do.

La música es un ca­mino pa­ra ce­rrar el pa­so a la vio­len­cia, di­ce el vio­li­nis­ta po­to­sino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.