OPI­NIÓN

El Sol de San Luis Potosí - - Local - Correo elec­tró­ni­co: er­nes­to­ro­ble­do@hot­mail.com

mien­tras subía a la ofi­ci­na a en­tre­gar un tra­ba­jo y Ja­vier ve con asom­bro co­mo se de­rrum­ba el edi­fi­cio don­de aca­ba de en­trar la be­lla mu­jer.

El caos y la zo­zo­bra se apo­de­ran de to­dos, gri­tos de an­gus­tia y do­lor se es­cu­chan por mu­chas par­tes mien­tras un si­len­cio se­pul­cral se apo­de­ra del am­bien­te, jus­to en esos mo­men­tos, sur­ge de la na­da, la ayu­da es­pon­tá­nea de la gen­te mien­tras Max lo­gra sa­lir de los es­com­bros con la an­gus­tia de ha­ber de­ja­do so­lo a su hi­jo en el só­tano del edi­fi­cio de­rrum­ba­do.

Las vi­das de Max y Ja­vier se en­tre­cru­zan pa­ra in­ten­tar sal­var al ni­ño en­tre los es­com­bros en un ac­to que se an­to­ja sui­ci­da en­tre fu­gas de gas y fa­llas eléc­tri­cas que pre­sa­gian lo peor y sin la se­gu­ri­dad de en­con­trar con vi­da al chi­co.

El arran­que de la cin­ta es­tá muy bien es­truc­tu­ra­do, to­dos sa­be­mos que al­go te­rri­ble va a pa­sar en cual­quier mo­men­to y nos re­mo­ve­mos en nues­tra bu­ta­ca ner­vio­sos por el de­ve­nir; so­bre to­do, aque­llos que vi­vie­ron aquel mo­men­to sa­ben muy bien lo que les es­pe­ra a esos per­so­na­jes que vi­ven su co­ti­dia­ni­dad sin preo­cu­par­se del ma­ña­na.

Cuan­do lle­ga el tem­blor ya na­da se­rá igual y la pan­ta­lla se es­tre­me­ce re­me­mo­ran­do la tra­ge­dia; has­ta aquí, to­do va bien, bue­nos efec­tos con una ten­sión ape­nas con­te­ni­da por lo que va a pa­sar en una re­crea­ción de aque­lla épo­ca ochentera que mues­tra los au­tos, las ofi­ci­nas y las ves­ti­men­tas apro­pia­das.

Pe­ro lo que si­gue se va des­di­bu­jan­do en una se­rie de vi­ñe­tas don­de hay gen­te bue­na y al­gu­na otra muy ma­la, co­mo ese due­ño del edi­fi­cio co­lap­sa­do que es­con­de al­go que no quie­re que na­die se en­te­re y re­cu­rre a lo im­pen­sa­ble tra­tan­do de ha­cer vo­lar un edi­fi­cio he­cho es­com­bros y con gen­te aden­tro sin im­por­tar­le si es­tá vi­va o no.

Al­gu­nas otras es­ce­nas no re­sul­tan cohe­ren­tes con la mag­ni­tud de la tra­ge­dia, co­mo cuan­do Max y Ja­vier avan­zan pa­ra­dos en­tre los es­com­bros del edi­fi­cio de­rrum­ba­do lo que re­sul­ta de no creer­se, to­do de­ri­va­do de un guión que par­te de muy bue­nas in­ten­cio­nes pe­ro que cae en el ma­ni­queís­mo co­mo cuan­do Ja­vier ha­ce su aren­ga a la mu­che­dum­bre acom­pa­ña­do de una música que pre­ten­de alen­tar el pa­trio­tis­mo y el sen­ti­men­ta­lis­mo del es­pec­ta­dor.

Qui­zá la es­ce­na más es­tru­jan­te no se dé en­tre los es­com­bros sino aque­lla en que Max de­ja a su hi­jo en el au­to en el se­gun­do ni­vel del es­ta­cio­na­mien­to. El mu­cha­cho le in­sis­te en acom­pa­ñar­lo, pe­ro Max se nie­ga y lo re­pren­de mien­tras se ale­ja pa­ra to­mar el as­cen­sor. El re­cuer­do de ese mo­men­to en la men­te de Max es te­rri­ble, se la­men­ta ha­ber­lo de­ja­do ahí pe­se a la in­sis­ten­cia del ni­ño pa­ra no que­dar­se so­lo.

Cuán­tos ca­sos así se da­rían en esos mo­men­tos, gen­te que se le hi­zo tar­de y no lle­gó a tiem­po a su tra­ba­jo y eso la sal­vó, o al re­vés, o co­mo la mu­jer que abor­da el ta­xi de Ja­vier pa­ra lle­gar al ho­tel que se de­rrum­ba­ría po­co des­pués de que ella ha­bía en­tra­do.

¿Casualidad?, ¿des­tino? No se sa­be, to­do eso for­ma par­te de los mis­te­rios de la vi­da co­mo la in­creí­ble coin­ci­den­cia de que otra vez se vol­vie­ra a cim­brar la ciu­dad de Mé­xi­co otro 19 de sep­tiem­bre co­mo ocu­rrió el año pa­sa­do.

EL DÍA DE LA UNIÓN es una in­vi­ta­ción pa­ra hon­rar a víc­ti­mas y hé­roes de una tra­ge­dia en nues­tro país, ol­vi­dé­mo­nos de las fa­llas y erro­res de la tra­ma y uná­mo­nos a es­te fil­me de un jo­ven di­rec­tor, guio­nis­ta, edi­tor y pro­duc­tor me­xi­cano. Va­le la pe­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.