Una his­to­ria di­fe­ren­te

El Sol de San Luis Potosí - - Local - Ray­mun­do Ro­cha Lo­zano OPI­NIÓN Twit­ter @lo­za­no_­ray

Los re­tos que tie­nen los in­te­gran­tes de la LXII Le­gis­la­tu­ra no son fá­ci­les y pa­ra su­pe­rar­los lo que ne­ce­si­tan, an­tes que na­da, es po­ner los pies en la tie­rra y no caer en la po­si­ción fá­cil y po­pu­lis­ta de pro­me­ter lo que de­fi­ni­ti­va­men­te no se pue­de cum­plir.

Los gru­pos par­la­men­ta­rios de MO­RE­NA en el Con­gre­so de la Unión, es de­cir, Cá­ma­ra de Se­na­do­res y Cá­ma­ra de Dipu­tados, no lo­gra­ron sos­te­ner mu­cho tiem­po su ca­cara­quea­do plan de aus­te­ri­dad que pro­me­tie­ron en cam­pa­ña co­mo par­te de la cuar­ta trans­for­ma­ción.

Lle­var que­sa­di­llas y uvas en Tup­per al tra­ba­jo, co­mo un “godinez” –bu­ró­cra­ta- tra­di­cio­nal pa­ra no car­gar­le al Se­na­do de la Re­pú­bli­ca nin­gu­na co­mi­da, pue­de ser un ac­to po­pu­lis­ta bien vis­to por al­gu­nos pe­ro en na­da ayu­da a so­lu­cio­nar un pro­ble­ma de fon­do en el gas­to.

Lle­gar en bi­ci­cle­ta al Se­na­do es bueno por va­rios mo­ti­vos: ayu­da a la sa­lud, evi­ta la con­ta­mi­na­ción y aho­rra tiem­po de tras­la­do, pe­ro eso be­ne­fi­cia a quien la pe­da­lea, no a quie­nes pa­ga­mos im­pues­tos que van al gas­to de esa Cá­ma­ra.

Los le­gis­la­do­res de am­bas Cá­ma­ras si­guen re­ci­bien­do apo­yos pa­ra ges­to­ría, asis­ten­cia le­gis­la­ti­va, bo­le­tos de avión, vehícu­los ofi­cia­les, viá­ti­cos, ayu­dan­tes, cho­fe­res, ase­so­res, ofi­ci­na de en­la­ce, un sin­fín de pres­ta­cio­nes que en glo­bal, su­man mi­les de mi­llo­nes de pe­sos.

Un le­gis­la­dor que lle­va su lunch, via­ja en bi­ci­cle­ta y pa­ga su cuen­ta de ce­lu­lar, no le ayu­da al Se­na­do o a la Cá­ma­ra a aho­rrar de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va, por­que en pri­mer lu­gar no es una prác­ti­ca ge­ne­ra­li­za­da y en se­gun­do, por­que si­gue per­ci­bien­do un jugoso sa­la­rio y pres­ta­cio­nes que no ha­ce pú­bli­cas.

El tru­co es­tá en otra par­te, en los acuer­dos in­tra par­la­men­ta­rios don­de apli­can el sa­bio di­cho de don J. Car­men García (DEP) “la ideo­lo­gía nos di­vi­de pe­ro la nó­mi­na nos une”. Eso nun­ca va a cam­biar, por­que na­die aten­ta­ría en su sano jui­cio con­tra su pro­pio pa­tri­mo­nio y el de sus fa­mi­lias.

Pe­ro en el ca­so de San Luis Po­to­sí la his­to­ria de­be ser di­fe­ren­te. Los nue­vos dipu­tados re­ci­bie­ron una Le­gis­la­tu­ra des­acre­di­ta­da gra­cias a erro­res pro­pios que fue­ron apro­ve­cha­dos por los acé­rri­mos enemi­gos de al­gu­nos pro­ta­go­nis­tas.

De ahí se ali­men­ta­ron egos, pro­ta­go­nis­mos y pro­yec­cio­nes per­so­na­les y se crea­ron his­to­rias que tal vez no eran tan es­pec­ta­cu­la­res y de­mo­le­do­ras co­mo pa­re­cie­ron, pe­ro sí su­fi­cien­tes pa­ra que 27 dipu­tados ca­ye­ran en un des­cré­di­to irre­ver­si­ble.

Por lo tan­to, los ojos es­tán pues­tos en la LXII Le­gis­la­tu­ra y cual­quier error, por mí­ni­mo que sea, se­rá mag­ni­fi­ca­do y de ahí pa­ra el real. Hay gru­pos so­cia­les que no tie­nen más que ha­cer y a don­de ir, que vi­vir del es­car­nio legislativo.

Por lo pron­to, ahí la lle­van, con los ja­lo­neos nor­ma­les del ini­cio de una Le­gis­la­tu­ra, por­que a ve­ces has­ta el de­ba­te, la dis­cre­pan­cia y el rea­co­mo­do son im­por­tan­tes y ne­ce­sa­rios, des­pués ya ven­drán los tiem­pos del tra­ba­jo legislativo.

Hay re­tos per­so­na­les, de gru­po y ge­ne­ra­li­za­dos y en es­tos úl­ti­mos, es don­de los le­gis­la­do­res no de­ben per­der de vis­ta cuál es el ob­je­ti­vo co­mún que más les con­vie­ne y no de­be ser otro más que res­pon­der a la con­fian­za ciu­da­da­na.

La Le­gis­la­tu­ra LXII de­be po­ner los pies en la tie­rra y no pro­me­ter lo que no pue­de cum­plir

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.