Al son que me to­quen bai­lo

El Sol de San Luis Potosí - - Local - Te­re Der­bez B.

No im­por­ta si me to­can el Son de la Ne­gra y es­ta nun­ca lle­ga o el de La Ma­la­gue­ña sa­le­ro­sa que be­sa al ga­lán al res­pal­do de una pen­ca aun­que no lo quie­ra mi­rar y a sus be­llos ojos no los de­je ni par­pa­dear, o si brin­co al Son de El Brin­co y las cor­ne­tas no de­jan de so­nar y la Ma­ri­qui­ta no en­tien­da que la man­cha del amor con otro hue­vo se qui­ta y pa­ra ol­vi­dar un amor que pre­so nos tie­ne el al­ma por el que da­ría­mos el co­ra­zón so­lo nos que­da de­ci­di­mos a bus­car otro hue­vo pa­ra qui­tar la man­cha, aho­ra que si ni así en­ten­de­mos, hay que bus­car el cas­ca­bel que te­nía­mos con to­do y cin­ta mo­ra­da, pa­ra que re­zum­be y sue­ne el cas­ca­bel en la are­na al pla­ti­car por la no­che con la ama­da quien pi­de co­mo no que­rien­do, que le dé el cas­ca­bel pa­ra que re­zum­be y sue­ne an­tes que lle­gue El Gua­co y los ha­ga bai­lar a su son mien­tras la Fies­ta Huas­te­ca em­pie­za, por­que es­ta, es­tá de fies­ta y el Fan­dan­gui­to to­ca mien­tras el tla­pes­te es­tá ro­dea­do de pu­ri­to can­ta­dor oyen­do el cie­li­to lin­do o el Cai­mán que ale­gran los co­ra­zo­nes y si ni así se le qui­tan las ganas air­sea Tehuan­te­pec en el tró­pi­co cá­li­do y be­llo con su música de una ma­rim­ba de ma­de­ras que can­tan con voz de mu­jer pa­ra ver a la tehua­na de la piel tos­ta­da con tra­je bor­da­do de flo­res de se­da y mien­tras Los Arrie­ros se van, yo de­ci­do ir­los si­guien­do, por­que ¡ay¡qué bueno es­tá mi amor y más que se irá po­nien­do, aun­que el atar­ga­dor llo­re a ori­llas de una ba­rran­ca por­que se le per­dió la mula prie­ta y la blan­ca por no ha­cer su­ya mi se­re­na­ta y aun­que al­guien te quie­ra can­tar una dul­ce can­ción que se ocul­ta en su ser y en los hi­los tan blan­cos de las re­des del de­seo, ahí te sue­ño mu­jer mien­tras El Cai­mán se va y se va aun­que ha­yan sa­li­do a bai­lar la ro­sa con el cla­vel y la ro­sa ti­re y ti­re flo­res y el cla­vel las re­co­ja pa­ra pa­gar sus erro­res y aun­que di­gan que no hay Cai­mán en la Is­le­ta no me me­to a na­dar o me pa­sa lo que a la que­ri­da Ju­lie­ta y por más que la ma­ña­na es­te bo­ni­ta pa­ra pa­sear tam­po­co me voy a ver la mo­lien­da de Ca­ña de Azú­car del ca­ña­ve­ral pues no quie­ro dar a be­ber agua de azú­car de es­te y no im­por­ta si ‘r con r es ci­ga­rro’ y si los ca­rros del fe­rro­ca­rril van car­ga­dos de azú­car por­que ¡ay, ay, ay¡, con o sin ma­ña, que re­te chu­lo es amar y mas si la bo­qui­ta sa­be bien be­sar, pues Por Ti Apren­dí A Que­rer con la es­pe­ran­za de un dul­ce amor y en las ce­ni­zas de la tris­te­za na­ció es­te nue­vo amor y por la dul­zu­ra de tu dul­ce mi­rar re­na­ció mi al­ma con un nue­vo sol a pe­sar que el son de La Ne­gra con to­do y sus pe­na­res anun­cie no bue­nos pre­sa­gios, no im­por­ta que des­pués an­de uno de amor llo­ran­do y so­por­tan­do des­de­nes y pre­gun­tan­do que cuan­do nos traen al ne­gro o a la ne­gra que ya la que­re­mos ver aquí por­que pa lue­go es tar­de car­gar con La Pe­na Huas­te­ca,po­bre­teán­do­nos a no­so­tros mis­mos por­que las pe­nas de los amo­res san­gran del co­ra­zón y nos vol­ve­mos pe­din­ches ro­gan­do que nos quie­ran por co­mpa­sión, co­mo si el amor fue­se da­do por pe­dir­lo y no por sen­tir­lo, y lue­go nos vean por to­dos la­dos la ca­ra de pe­na con to­do y el la­ra­la en las no­ches de lu­na an­da­mos can­tan­do to­di­to lo que sen­ti­mos co­mo lu­ce­ri­tos por el amor ca­lla­do, con sue­ños más desa­ti­na­dos que los de Sor Jua­na Inés de La Cruz, con la ventanita co­mo tes­ti­go de nues­tros sue­ños y desamo­res y de pu­ro do­lor mo­ri­mos si la ama­da no lle­ga a ser nues­tra y bus­ca­mos al pa­ja­ri­to Cu pa que le lle­ve un pa­pe­li­to a la ama­da que­ri­da, cul­pán­do­la, sin sa­ber que la per­di­ción de los hom­bres, ¿aca­so son las mu­je­res? Y ha­blan­do de Sor Jua­na en reali­dad son los hom­bres ne­cios que acu­san a la mu­jer sin ra­zón sa­bien­do que son la oca­sión de lo mis­mo que acu­sáis, y por más que el pa­ja­ri­to Cu se apres­te y pres­te pa­ra le­van­tar­se a un tiem­po con la pren­da que­ri­da al ama­ne­cer, no se­rá es­ta,la oca­sión de lo mis­mo que acu­sáis, por eso es me­jor ve­nir a can­tar aquí el son de quien vie­ne por acá a di­si­par sus tris­te­zas por­que de que es bo­ni­to can­tar con o sin pla­cer en cual­quier reunión, lo es, sin im­por­tar que sea el Ma­ra­cum­be el son que se bai­le, o sea el de la Ne­gra ya que hay que apren­der a amar, por­que si no pa­ra eso vi­vi­re­mos en el Ma­ra­cum­be que es el que la­va y qui­ta pe­nas, y co­mo con es­te me des­pi­do; en es­te mes pa­trio, jus­to es re­co­no­cer nues­tros so­nes y sus so­ne­tos que so­lo ha­blan de tris­te­zas, desamo­res y amo­ríos, sue­ños de to­dos ti­pos pe­ro muy ale­gres y en­jun­dio­sos y mien­tras re­zum­ban y si­guen re­zum­ban­do los so­nes, yo es­pe­ro tus co­men­ta­rios en an­gel­de­so­fia@yahoo.com.mx desean­do ha­yan pa­sa­do un Fe­liz día de In­de­pen­den­cia y sus ce­le­bra­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.