El ros­tro cam­bia­do

El Sol de San Luis Potosí - - Local - Juan Je­sús Prie­go

Me pre­gun­tas, ami­go mío, acer­ca de la ora­ción; di­ces que no sa­bes có­mo ha­cer­la, ni qué es lo que hay que de­cir­le a Dios; que ya has leí­do mu­chos li­bros acer­ca de es­te asun­to y que te has que­da­do en las mis­mas. No te voy a re­co­men­dar un li­bro más, pe­ro te voy a con­tar una his­to­ria.

Ha­ce mu­chos, mu­chos años, vi­vió en Is­rael un hom­bre lla­ma­do El­ca­ná, que te­nía dos mu­je­res. No me pre­gun­tes por qué te­nía dos en un lu­gar de una o de tres: eso es al­go que no vie­ne a cuen­to, al me­nos por aho­ra. El ca­so es que, co­mo sue­le su­ce­der cuan­do hay dos mu­je­res de por me­dio, és­tas no se lle­va­ban en­tre ellas na­da bien. No era in­fre­cuen­te que ri­ñe­ran en­tre sí ni que, cuan­do la oca­sión lo ame­ri­ta­ba, se ti­ra­ran los pla­tos a la ca­be­za. Una se lla­ma­ba Ana, y era es­té­ril, y la otra se lla­ma­ba Fe­ni­ná.

Fe­ni­ná se bur­la­ba de Ana por­que no po­día te­ner hi­jos, en tan­to que ella le ha­bía da­do ya va­rios a El­ca­ná. Y, cla­ro, Ana se sen­tía hu­mi­lla­da y co­mo en des­ven­ta­ja, por de­cir­lo así.

Un día, Ana se pu­so a llo­rar y ya no qui­so co­mer. Tal vez, en el fon­do, que­ría de­jar­se mo­rir, por­que Fe­ni­ná la ha­bía in­sul­ta­do de la ma­ne­ra más cruel. El­ca­ná no­tó al ins­tan­te que las co­sas no es­ta­ban en su ca­sa lo que se di­ce muy bien y, acer­cán­do­se a Ana, le pre­gun­tó:

“Ana, ¿por qué llo­ras y no co­mes? ¿Por qué te afli­ges? ¿Es que no val­go yo pa­ra ti más que diez hi­jos?” (1 Sa­muel 1, 8).

En el fon­do, co­mo pue­des ver, al­go sa­bía El­ca­ná acer­ca de los pe­sa­res ín­ti­mos de su mu­jer. Sin em­bar­go, Ana no di­jo na­da y op­tó por que­dar­se ca­lla­da. ¿Pa­ra qué ha­blar?, pen­sa­ría. ¿Qué ga­na­ba con que­jar­se de su ri­val si de to­das ma­ne­ras no po­día te­ner hi­jos? ¡Dios mío, qué mar­ti­rio! No veía Ana qué po­día ha­cer pa­ra aca­bar de una vez por to­das con aquel tor­men­to: ¿qui­tar­se la vi­da?, ¿cla­var­se una da­ga?, ¿col­gar­se de la vi­ga más al­ta del te­cho? La ca­be­za le da­ba vuel­tas por­que no ha­lla­ba una sa­li­da. En­ton­ces, sin sa­ber qué otra co­sa ha­cer, echó a co­rrer ha­cia el san­tua­rio del Se­ñor en Si­ló, y allí se pu­so a llo­rar, y a re­zar, y a ge­mir. He aquí có­mo su­ce­die­ron las co­sas:

“En­ton­ces, des­pués de la co­mi­da en Si­ló, mien­tras el sa­cer­do­te Elí es­ta­ba sen­ta­do en su si­lla, jun­to a la puer­ta del tem­plo del Se­ñor, Al­ma se le­van­tó, y con el al­ma lle­na de amar­gu­ra se pu­so a re­zar al Se­ñor llo­ran­do con to­das sus fuer­zas. Y aña­dió es­ta pro­me­sa:

“-Se­ñor de los ejér­ci­tos, si te fi­jas en la hu­mi­lla­ción de tu sier­va y te acuer­das de mí; si no te ol­vi­das de tu sier­va y le das a tu sier­va un hi­jo va­rón, se lo en­tre­go al Se­ñor de por vi­da y no pa­sa­rá la na­va­ja por su ca­be­za.

“Mien­tras ella re­za­ba y re­za­ba al Se­ñor, Elí ob­ser­va­ba sus la­bios. Y co­mo Ana ha­bla­ba pa­ra sí y no se oía su voz aun­que mo­vía los la­bios, Elí cre­yó que es­ta­ba bo­rra­cha y le di­jo:

“-¿Has­ta cuán­do te va a du­rar la bo­rra­che­ra? Ve­te de aquí has­ta que se te pa­se el efec­to del vino” (1 Sa­muel 1, 9-14).

¡Po­bre Ana! Pe­ro es que por aquel en­ton­ces no era usual que la gen­te re­za­ra en si­len­cio. Los ju­díos ora­ban de pie y con las ma­nos le­van­ta­das, o bien pos­tra­dos en el sue­lo, pe­ro nun­ca con la bo­ca ce­rra­da. Por eso el sa­cer­do­te cre­yó que es­ta­ba ebria. Y ca­si la sa­ca a em­pe­llo­nes de la ca­sa del Se­ñor cuan­do Ana, de­fen­dien­do su de­re­cho a re­zar co­mo le die­ra la ga­na, le res­pon­dió así:

“-¡De nin­gu­na ma­ne­ra es­toy bo­rra­cha, se­ñor mío! Yo soy una mu­jer que su­fre. No he be­bi­do vino ni li­cor; só­lo es­ta­ba desaho­gán­do­me an­te el Se­ñor. No creas que es­ta sier­va tu­ya es una des­ca­ra­da; si he es­ta­do ha­blan­do de es­te mo­do has­ta aho­ra, ha si­do por pu­ra con­go­ja y aflic­ción” (1 Sa­muel 1, 15-16).

¿Le cre­yó el sa­cer­do­te o no le cre­yó? Es­to es al­go que nun­ca sa­bre­mos. Sea co­mo fue­re, ca­si la obli­gó a mar­char­se, di­cién­do­le:

“-Ve­te en paz. Que el Dios de Is­rael te con­ce­da lo que le has pe­di­do” (1 Sa­muel 1, 17).

Ana se pu­so de pie y aban­do­nó el san­tua­rio.

Pe­ro al­go pa­só en­ton­ces, y es que mien­tras ca­mi­na­ba por las ca­lles de Si­ló, Ana se sen­tía mu­cho más li­ge­ra. Más que ca­mi­nar, pa­re­cía que flo­ta­ba. He aquí las pa­la­bras exac­tas con que la Es­cri­tu­ra nos di­ce lo que su­ce­dió:

“Lue­go, Ana se fue por su ca­mino, co­mió y ya no pa­re­cía la de an­tes” (1 Sa­muel 1, 18).

Otra tra­duc­ción –la de Se­ra­fín de Au­se­jo­di­ce: “Se fue des­pués la mu­jer y to­mó ali­men­to, y des­de en­ton­ces ya no se vio me­lan­có­li­co su sem­blan­te”. ¡El ros­tro le ha­bía cam­bia­do por com­ple­to!

An­tes de ir al san­tua­rio, Ana no te­nía ham­bre; aho­ra co­mía con ape­ti­to, o por lo me­nos ya qui­so co­mer. An­tes arras­tra­ba los pies; aho­ra ca­mi­na­ba con fir­me­za y ele­gan­cia. ¿Qué su­ce­dió du­ran­te to­do el tiem­po que per­ma­ne­ció en la ca­sa del Se­ñor? Que se ha­bía desaho­ga­do. “Só­lo es­ta­ba desaho­gán­do­me an­te el Se­ñor”, di­jo al sa­cer­do­te Elí cuan­do és­te se pu­so a re­ñir­la con su pa­la­bra in­jus­ta. Ha­bía pues­to sus pe­nas en las ma­nos del Se­ñor y, de un mo­men­to a otro, ya no era la mis­ma po­bre mu­jer que da­ba lás­ti­ma ver­la.

Sí, ami­go mío, la ora­ción pro­du­ce es­tos efec­tos. Es­ta­mos acon­go­ja­dos, tris­tes y ca­si al bor­de del sui­ci­dio; pe­ro va­mos al tem­plo, nos arro­di­lla­mos, ha­bla­mos con Dios ex­po­nién­do­le nues­tra cau­sa y cuan­do nos le­van­ta­mos pa­ra volver a ca­sa ya no so­mos los mis­mos. ¿Nun­ca has he­cho es­ta ex­pe­rien­cia? Si no es así, te in­vi­to a ha­cer­la lo más pron­to po­si­ble.

Mu­chas co­sas po­dría de­cir­te en torno a los be­ne­fi­cios de la ora­ción. Creo que, por el mo­men­to, con es­ta so­la bas­ta.

¡Has­ta la vis­ta, ami­go mío!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.