La bes­tia que lle­va­mos den­tro

El Sol de San Luis Potosi - - Local - Pe­dro Cer­van­tes Ro­que

En torno a cual­quier in­ten­to de lin­cha­mien­to siem­pre po­drán cons­truir­se las más di­ver­sas te­sis so­bre su cau­sa y efec­tos, pe­ro pocas ve­ces po­dría jus­ti­fi­car­se en es­te si­glo de lu­ces. Va­le la pe­na ana­li­zar esos dos ele­men­tos vi­gen­tes en nues­tro me­dio, pa­ra en­ten­der la gra­ve­dad y la li­ge­re­za de dar pa­so a la ven­gan­za in­me­dia­ta y di­rec­ta co­mo el úni­co re­cur­so efec­ti­vo an­te la po­si­ble im­pu­ni­dad con que se eti­que­tan aho­ra los ca­sos en que los pre­sun­tos res­pon­sa­bles de un de­li­to que­dan sin cas­ti­go.

El ca­so re­pro­ba­ble y enojo­so de que un pro­fe­sor de es­cue­la pri­ma­ria ha­ya si­do ob­je­to de un in­ten­to de lin­cha­mien­to en la co­mu­ni­dad de Mil­pi­llas, al nor­te de la ciu­dad, des­pier­ta la ne­ce­si­dad de ana­li­zar una si­tua­ción que tien­de a re­pe­tir­se cuan­do no se lo­gra su in­me­dia­ta erra­di­ca­ción por la vía de la ley. El cas­ti­go fí­si­co apli­ca­do al men­tor por el gru­po de per­so­nas que lo agre­dió se­gu­ra­men­te se­rá san­cio­na­do pe­ro ha de ex­pli­car­se con el sus­ten­to de la ley pa­ra no de­jar re­sa­bios ni de­seos de ven­gan­za di­rec­ta en­tre quie­nes fue­ron ac­to­res en es­tos he­chos.

Los pri­me­ros que de­ben ex­pli­car el te­ma son los fis­ca­les. El lin­cha­mien­to co­mo un ac­to des­con­tro­la­do de un gru­po so­cial re­ba­sa las di­men­sio­nes de la ley pe­ro tam­bién eli­mi­na la pre­sen­cia de las au­to­ri­da­des pa­ra apli­car­la, es de­cir, es una ex­pre­sión de des­con­fian­za so­bre la au­to­ri­dad en la apli­ca­ción de cas­ti­gos con­si­de­ra­dos en el mar­co le­gal. Los par­ti­ci­pan­tes en un lin­cha­mien­to son al mis­mo tiem­po jue­ces y par­te. Se con­vier­ten en for­ma au­to­má­ti­ca en ver­du­gos que cas­ti­gan sin pre­vio jui­cio que valore la cul­pa y la san­cio­ne co­mo de­be de ser, con ba­se en la ley.

Pe­ro la voz de los jue­ces en abono de su fun­ción y pre­sen­cia en el pro­ce­so que bus­ca la jus­ti­cia, es to­da­vía más im­por­tan­te. No pue­den ser des­pla­za­dos por la es­tri­den­cia del gri­to que cla­ma ven­gan­za di­rec­ta e in­me­dia­ta. Tam­po­co de­ben ad­mi­tir las di­men­sio­nes del cas­ti­go –ca­si siem­pre los lin­cha­mien­tos pre­ten­den la muer­te del cas­ti­ga­do- pues las pe­nas mor­ta­les no es­tán en los có­di­gos me­xi­ca­nos que pre­ten­den re­gu­lar la vi­da so­cial en ca­da es­ta­do del país y en el ám­bi­to fe­de­ral cuan­do esa ca­te­go­ría pe­nal es apli­ca­ble.

La de­cla­ra­ción de re­cha­zo al lin­cha­mien­to no pue­de ni de­be ser una reac­ción tan es­pon­tá­nea co­mo aquél, de­be ser sus­ten­ta­da en cri­te­rios fi­lo­só­fi­cos del de­re­cho y de­mos­trar­se en la vi­da real ha­cien­do que los ha­bi­tan­tes de una re­gión, de un mu­ni­ci­pio o del es­ta­do en ge­ne­ral, es­tén ple­na­men­te con­ven­ci­dos de que hay una vi­gen­cia real del es­ta­do de de­re­cho y de que si to­dos so­mos te­ne­mos ac­ce­so a la jus­ti­cia sin con­di­cio­nes, el de­seo de una ven­gan­za in­me­dia­ta po­dría eli­mi­nar­se de la con­cien­cia so­cial. Fis­ca­les y jue­ces son po­see­do­res del co­no­ci­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra cons­truir una ima­gen cla­ra de la fun­ción de am­bos en la con­vi­ven­cia so­cial. Pue­den, en con­se­cuen­cia, di­se­ñar las for­mas en que han de ilus­trar­nos so­bre las for­mas de ac­ce­der a la jus­ti­cia sin dis­tor­sio­nes.

Es­te ca­so, en re­su­men, nos lla­ma a la apli­ca­ción de me­di­das edu­ca­ti­vas, de for­ma­ción y de res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra no de­jar que los sen­ti­mien­tos pri­mi­ti­vos que lle­va­mos sean la ex­pre­sión vio­len­ta de la bes­tia que to­dos lle­va­mos den­tro.

DA­RÁN LI­BER­TAD PA­RA OB­TE­NER SE­GU­RI­DAD

Los dos ni­ve­les su­pe­rio­res del go­bierno co­lo­ca­ron en el ho­ri­zon­te la re­gu­la­ción le­gal de la pro­duc­ción, co­mer­cia­li­za­ción y con­su­mo de la ma­rihua­na co­mo una vía pa­ra ob­te­ner ma­yor se­gu­ri­dad pú­bli­ca a lo lar­go y an­cho del país. Su in­ten­ción es bue­na pe­ro sus cálcu­los no to­man en cuen­ta to­das las po­si­bi­li­da­des y se arries­gan al error que dis­mi­nu­ya o cam­bie los re­sul­ta­dos que se bus­can.

La le­ga­li­za­ción de la pro­duc­ción, la co­mer­cia­li­za­ción y el con­su­mo de la ma­rihua­na no des­pla­za­rá a los pro­duc­to­res, a los co­mer­cia­li­za­do­res ni me­nos aún a los con­su­mi­do­res de aho­ra. Su per­ma­nen­cia en el mer­ca­do de las dro­gas so­la­men­te des­apa­re­ce­rá el com­ba­te po­li­cia­co de ca­da una de esas ac­ti­vi­da­des pe­ro nin­guno de los per­so­na­jes vin­cu­la­dos aho­ra al pro­ce­so de la ma­rihua­na va a de­jar el cam­po libre cuan­do sea le­gal. Los efec­tos eco­nó­mi­cos son otra co­sa. Es po­si­ble que la yer­ba se con­si­ga más ba­ra­ta en lu­ga­res per­mi­ti­dos de co­mer­cia­li­za­ción, pe­ro –en con­tra­par­te- tam­bién se­rá ma­yor el vo­lu­men de su con­su­mo por la re­for­ma de las le­yes.

La com­pe­ten­cia por el mer­ca­do en to­dos los rin­co­nes de Mé­xi­co ha­rá que la con­fron­ta­ción vio­len­ta de las or­ga­ni­za­cio­nes que aho­ra tie­nen un mer­ca­do ile­gal, en­se­gui­da lo ha­gan por con­ser­var el mo­no­po­lio en de­ter­mi­na­das zo­nas y por al­can­zar la su­pre­ma­cía en la co­mer­cia­li­za­ción ba­jo las con­di­cio­nes que hoy ri­gen en los mer­ca­dos del es­tu­pe­fa­cien­te.

El te­ma vie­ne a cuen­to por­que en la com­pa­re­cen­cia del go­ber­na­dor Juan Ma­nuel Ca­rre­ras Ló­pez an­te un Con­gre­so del Es­ta­do que se vio has­ta co­me­di­do an­te el Eje­cu­ti­vo, el man­da­ta­rio anun­ció la re­vi­sión de las le­yes que tu­vie­ran apli­ca­ción en el pro­ce­so de pro­du­cir, ven­der y con­su­mir la yer­ba que por mu­chos años ha si­do cau­sa de en­fren­ta­mien­tos, de crí­me­nes y de co­rrup­te­las que tie­nen im­pac­ta­da a la so­cie­dad me­xi­ca­na.

No hay to­da­vía una pro­pues­ta con­cre­ta en el ni­vel es­ta­tal –que co­mo siem­pre es­pe­ra las de­ci­sio­nes fe­de­ra­les, pa­ra asu­mir­las co­mo pro­pias- pe­ro ya se ve que el im­pac­to de la le­ga­li­za­ción en el cam­po de la in­se­gu­ri­dad pú­bli­ca se­rá re­la­ti­va­men­te re­gis­tra­ble. Los se­ño­res de la dro­ga no ce­de­rán sus es­pa­cios en nin­guno de los tres pun­tos del pro­ce­so arri­ba se­ña­la­do cuan­do de­ja­rán de ser se­ña­la­dos co­mo de­lin­cuen­tes. Es cier­to que ten­drán otros re­cur­sos pa­ra con­ser­var su su­pre­ma­cía, pe­ro es­tán acos­tum­bra­dos a la de­fen­sa y al ata­que ar­ma­do en te­rri­to­rios que han con­si­de­ra­dos co­mo su­yos, sin im­por­tar cual­quier otro as­pec­to.

La coin­ci­den­cia de los po­de­res Eje­cu­ti­vo y Le­gis­la­ti­vo en el aná­li­sis de la mo­di­fi­ca­ción de la pro­duc­ción, el co­mer­cio y el con­su­mo bus­ca, des­de mi pun­to de vis­ta, dis­mi­nuir el con­te­ni­do de sus res­pon­sa­bi­li­da­des en ma­te­ria de se­gu­ri­dad, pe­ro el acor­ta­mien­to del lis­ta­do de sus obli­ga­cio­nes no sig­ni­fi­ca que ha­ya ele­men­tos que ga­ran­ti­cen una con­vi­ven­cia en paz por cuan­to al com­por­ta­mien­to del mer­ca­do de la ma­rihua­na.

Los es­ce­na­rios pa­ra el mer­ca­deo y el con­su­mo no van a cam­biar. El mer­ca­deo se­gui­rá las hue­llas del al­cohol, es de­cir, en can­ti­nas, ba­res y an­tros, co­mo has­ta hoy. Só­lo que la ofer­ta se­rá abier­ta y sin pre­jui­cios. El con­su­mo no se­rá clan­des­tino y mu­chos de sus más fie­les ado­ra­do­res po­drán tran­qui­li­zar­se “echán­do­se su ci­ga­rri­to”.

EL CO­TA­RRO PO­LÍ­TI­CO

La com­pa­re­cen­cia del go­ber­na­dor Juan Ma­nuel Ca­rre­ras Ló­pez en el Con­gre­so del Es­ta­do re­fle­jó el tra­to real que exis­te en­tre los dos po­de­res más ex­pues­tos a la dis­cre­pan­cia co­mo al acuer­do co­mo ex­pre­sión de su in­de­pen­den­cia y mu­tuo res­pe­to… En prin­ci­pio des­ta­co la con­duc­ta de los per­so­na­jes que in­ten­tan lle­var­se la es­ce­na le­gis­la­ti­va co­mo pa­tri­mo­nio a su fa­vor. Cán­di­do Ochoa Ro­jas con­du­jo su in­ter­ven­ción en cam­pos pru­den­te­men­te cal­cu­la­dos. Por mo­men­tos sus pre­gun­tas fue­ron has­ta co­me­di­das pa­ra que el ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo les die­ra res­pues­ta sin tra­gar sa­li­va… Pe­dro Carrizales, El Mi­jis, ca­yó otra vez en el his­trio­nis­mo y mos­tró la hin­cha­zón de su ego co­mo un mal que le pro­du­ce ma­reos… Su ima­gi­na­rio gru­po de fans le cam­bia el estilo… El más fle­má­ti­co de los le­gis­la­do­res fue Eu­ge­nio Go­vea Ar­cos quien reite­ra su con­vic­ción de que no hay hu­mano ca­paz de in­ter­pre­tar la reali­dad del es­ta­do me­jor que él… La in­se­gu­ri­dad lo es to­do ¿y qué va a ha­cer el día que des­apa­rez­ca?... El go­ber­na­dor Juan Ma­nuel Ca­rre­ras Ló­pez par­ti­ci­pó en el fo­ro “Al­cal­des por la Nue­va Agen­da Ur­ba­na” en el que el pre­si­den­te Enrique Pe­ña Nie­to pre­sen­tó los re­sul­ta­dos del “Ín­di­ce de Pros­pe­ri­dad Ur­ba­na”, rea­li­za­do pa­ra 305 ciu­da­des del país en la que ha­bi­ta 90 por cien­to de la po­bla­ción, cu­yo di­se­ño con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de re­pre­sen­tan­tes de la ONU-Há­bi­tat. Ca­rre­ras Ló­pez, ase­gu­ró que el Ín­di­ce de Ciu­da­des Prós­pe­ras, es una he­rra­mien­ta que nos per­mi­ti­rá en­ten­der, ana­li­zar, pla­ni­fi­car, to­mar ac­ción y ob­ser­var los efec­tos de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas en el bie­nes­tar ciu­da­dano, de ahí la im­por­tan­cia de que San Luis Po­to­sí par­ti­ci­pe ac­ti­va­men­te a tra­vés del Ins­ti­tu­to de Vi­vien­da del Es­ta­do… El Se­cre­ta­rio de Fi­nan­zas, José Luis Ugal­de Mon­tes, pre­sen­tó su pro­gra­ma de des­cuen­tos a los mo­ro­sos que de­ben los de­re­chos vehi­cu­la­res o las li­cen­cias ven­ci­das, pa­ra que se re­gu­la­ri­cen es­te fin de año con be­ne­fi­cios im­por­tan­tes. Es la se­gun­da vez en es­te año que el fun­cio­na­rio apli­ca cri­te­rios prác­ti­cos pa­ra ele­var el in­gre­so del go­bierno. Am­bos ru­bros son los que ad­mi­ten el des­cuen­to co­mo fa­ci­li­dad pa­ra re­gu­la­ri­zar­se, pues los im­pues­tos no se pue­den ne­go­ciar en su pa­go… Otra vez vuel­ven a pe­lear el Interapas y ve­ci­nos de So­le­dad. To­dos sa­be­mos los orí­ge­nes del plei­to y lo peor del asun­to es que de am­bos la­dos le bus­can pa­ra ti­rar­se gol­pes ba­jos. La man­za­na de la dis­cor­dia si­gue sien­do la de­le­ga­da pe­ro no hay quién pon­ga or­den y ra­zo­ne el te­ma co­mo de­be de ser… En­tre tan­to, el te­rri­ble Ma­no­lo fue por los ta­ma­li­tos y el ato­li­to. ¡Us­ted di­rá!... HAS­TA LA PRÓ­XI­MA

Pe­dro Ca­rri­za­lez Be­ce­rra.

Juan Ma­nuel Ca­rre­ras Ló­pez

Candido Ochoa Ro­jas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.