Con el agua has­ta el cue­llo

El Sol de San Luis Potosi - - Local - Pe­dro Cer­van­tes Ro­que pe­dro­cer­van­tes­ro­[email protected]

La opinión de los téc­ni­cos más re­co­no­ci­dos en ma­te­ria de man­tos acuí­fe­ros coin­ci­de en un punto ele­men­tal: te­ne­mos agua su­fi­cien­te en el sub­sue­lo, pe­ro sa­car­la cues­ta.

Es­te es el punto de par­ti­da si de re­sol­ver el pro­ble­ma se tra­ta.

Las com­pli­ca­cio­nes apa­re­cen en cuan­to la ac­ción de los po­lí­ti­cos en fun­cio­nes de go­ber­nan­tes quie­ren ha­cer las co­sas a su ma­ne­ra, ca­pri­cho­sa­men­te, sin es­cu­char a los téc­ni­cos y sin los es­tu­dios fi­nan­cie­ros in­dis­pen­sa­bles pa­ra fi­jar in­ver­sio­nes, se­ña­lar cos­tos, ob­te­ner ta­ri­fas reales y de­ci­dir en qué por­cen­ta­je es po­si­ble ab­sor­ber el cos­to pa­ra no las­ti­mar al con­su­mi­dor más dé­bil.

Una ca­ra del com­pli­ca­do es­ce­na­rio en que es­tá el In­te­ra­pas lo re­pre­sen­tan los im­pro­vi­sa­dos di­rec­ti­vos que sin ser pe­ri­tos de­ci­den so­bre as­pec­tos que no son es­tu­dia­dos y ana­li­za­dos con ape­go a la téc­ni­ca ni a la ra­zón.

Otra ca­ra es el sa­queo in­cle­men­te de la re­cau­da­ción co­ti­dia­na que, es­pe­cial­men­te en el pe­rio­do de Ga­llar­do –sin que sea el úni­co que lo ha he­cho- su­fre el or­ga­nis­mo. El pa­sa­do al­cal­de or­de­na­ba la con­cen­tra­ción de lo re­cau­da­do en ca­da ofi­ci­na ca­da 24 ho­ras y po­cos su­pie­ron en que se di­lu­yó ese in­gre­so, pe­ro no fue en obras nue­vas ni en re­pa­ra­ción de las re­des.

Por­que no de­pen­de­mos en ma­yor me­di­da del agua de llu­via, es que la Co­mi­sión del Agua (no sé si es la Co­mi­sión Na­cio­nal o la Co­mi­sión Es­ta­tal) or­de­na la re­gu­la­ción del con­te­ni­do de las dos pre­sas y na­die sa­be cuán­tos millones de me­tros cú­bi­cos se vier­ten al río San­tia­go has­ta lle­gar al nor­te de nues­tro va­lle, don­de se pier­den fi­nal­men­te.

Sin em­bar­go, el agua de llu­via es la más ba­ra­ta que po­de­mos usar. No hay un so­lo in­di­vi­duo en el or­ga­nis­mo que pue­da de­ci­dir co­rrec­ta­men­te el apro­ve­cha­mien­to de esa agua de llu­via pa­ra re­du­cir el ni­vel de ex­plo­ta­ción del man­to acuí­fe­ro que hoy nos abas­te­ce. Es­te es el error más gran­de, pe­ro el des­or­den y los ye­rros fi­nan­cie­ros pos­tra­ron al or­ga­nis­mo ad­mi­nis­tra­dor has­ta de­jar­lo don­de es­tá.

Si la pre­sen­te ad­mi­nis­tra­ción no en­cuen­tra la sa­li­da es por­que tam­po­co tie­ne la me­nor idea de qué tie­ne en­tre sus ma­nos. Ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te el des­or­den lle­ga a tal gra­do que la úni­ca ex­pli­ca­ción que tie­nen a la mano se re­fie­re a la exis­ten­cia de un gran nú­me­ro de con­su­mi­do­res que no pa­gan. Y re­sul­ta que no to­dos los deu­do­res lo son. Mi caso pue­de ser uno de tan­tos. La ca­si­ta que he­re­dé de mi ma­dre se des­in­cor­po­ró de la red des­de 1985 por­que la di de baja. Aho­ra me co­bran más de seis mil pe­sos por un con­su­mo que no exis­tió.

Pues­to en ma­nos inex­per­tas, In­te­ra­pas es un or­ga­nis­mo en quie­bra pe­ro no por efec­to de los deu­do­res, cu­yo lis­ta­do de­be exis­tir y con­vie­ne de­pu­rar­lo. Su­pon­go que el di­ne­ro que no recibió por años hoy apa­re­ce a la cuen­ta de deu­do­res cu­ya exis­ten­cia de­be co­rro­bo­rar­se, cu­yo mon­to de­be pre­ci­sar­se y ha­cer­se pú­bli­co, así co­mo tam­bién re­co­no­cer los ye­rros que el des­or­den pro­du­jo.

Pe­ro que In­te­ra­pas nos sal­ga que el cos­to del des­or­den co­rre por cuen­ta de los con­su­mi­do­res es la peor equi­vo­ca­ción que pue­den co­me­ter los ac­tua­les en­car­ga­dos del or­ga­nis­mo. La so­lu­ción de­be ser pro­duc­to de un ac­to de go­bierno mu­ni­ci­pal su­ma­do a otro de go­bierno es­ta­tal. Am­bas ins­tan­cias de go­bierno son las obli­ga­das a pres­tar un ser­vi­cio. Los fun­cio­na­rios ac­tua­les no pue­den sa­lir­nos con la afir­ma­ción de que los ad­mi­nis­tra­do­res an­te­rio­res tie­nen la cul­pa por­que es­tán obli­ga­dos, por su pro­me­sa de cam­pa­ña, a re­sol­ver to­das las ano­ma­lías, no so­la­men­te a de­nun­ciar­las. De­ben re­cor­dar la ex­pre­sión po­pu­lar: “el que quie­re la va­ca, quie­re al be­ce­rro”.

LA SUER­TE DEL GO­BIERNO EN MA­NOS DE ES­TÚ­PI­DOS

Ayer ocu­rrió un he­cho pe­no­so, in­dig­nan­te, pe­ro so­bre to­do cons­ti­tu­ti­vo de un de­li­to pe­na­li­za­do por nues­tras le­yes. Un gru­po de ins­pec­to­res de la Se­cre­ta­ría de Co­mu­ni­ca­cio­nes y Trans­por­tes – ac­tuan­do en pan­di­lla- agre­die­ron a un ciu­da­dano fren­te a su es­po­sa y uno de sus hi­jos, y la úni­ca reac­ción fue que se­rán to­dos des­pe­di­dos de sus em­pleos y que podrían ser pues­tos a dis­po­si­ción de la au­to­ri­dad com­pe­ten­te, la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do, pa­ra que pa­guen con cár­cel por dos cau­sas jus­ti­fi­ca­das: la agre­sión fí­si­ca a la per­so­na y su fa­mi­lia, y la agre­sión mo­ral al go­ber­na­dor Juan Ma­nuel Ca­rre­ras Ló­pez por­que con su ac­tua­ción man­chan la ima­gen del go­bierno y de su ti­tu­lar pues son par­te de una de­pen­den­cia es­ta­tal y por tan­to, ba­jo las ór­de­nes del man­da­ta­rio.

Los ca­sos son va­rios, pe­ro és­te fue di­vul­ga­do a tra­vés de las re­des y mo­ti­vó el en­vío del si­guien­te bo­le­tín por par­te de la de­pen­den­cia en que “tra­ba­ja­ban”.

“La Se­cre­ta­ría de Co­mu­ni­ca­cio­nes y Trans­por­tes (SCT), in­for­ma que de­ri­va­do del in­ci­den­te re­gis­tra­do es­te vier­nes du­ran­te un ope­ra­ti­vo de ins­pec­ción por par­te de per­so­nal de es­ta De­pen­den­cia, en don­de se pre­sen­tó un al­ter­ca­do con el con­duc­tor que tri­pu­la­ba un vehícu­lo par­ti­cu­lar, se pro­ce­de­rá a se­pa­rar de sus fun­cio­nes al per­so­nal in­vo­lu­cra­do de ma­ne­ra in­me­dia­ta, al tiem­po de que es­ta ins­tan­cia ra­ti­fi­ca que no ha­brá to­le­ran­cia ha­cia es­te ti­po de ac­tos y que se apli­ca­rán las ac­cio­nes co­rres­pon­dien­tes que es­ta­ble­ce la ley”

“Es im­por­tan­te se­ña­lar que di­cha De­pen­den­cia no to­le­ra­rá ac­cio­nes que con­tra­ven­gan las dis­po­si­cio­nes le­ga­les y mu­cho me­nos el ac­tuar en la for­ma en que pro­ce­die­ron es­tos ele­men­tos, in­de­pen­dien­te­men­te de los pro­ce­di­mien­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos y le­ga­les que co­rres­pon­dan.”

“Por tal motivo, los ins­pec­to­res in­vo­lu­cra­dos se­rán se­pa­ra­dos del en­car­go y se pro­ce­de­rá a ins­tau­rar los pro­ce­di­mien­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos co­rres­pon­dien­tes por el ór­gano de con­trol in­terno, ade­más de dar vis­ta –a la- Ofi­cia­lía Ma­yor – de Go­bierno- pa­ra los efec­tos le­ga­les co­rres­pon­dien­tes.”

En el vi­deo di­fun­di­do se pue­de ob­ser­var có­mo la per­so­na es agre­di­da por ¡to­dos! los ins­pec­to­res, quie­nes amén de mon­to­ne­ros ig­no­ra­ron las re­cla­ma­cio­nes de la es­po­sa del agre­di­do. La pre­po­ten­cia de­mos­tra­da an­te los ojos de quie­nes vie­ron di­rec­ta­men­te los he­chos, co­mo de quie­nes los vi­mos pos­te­rior­men­te por una vi­deo­gra­ba­ción echan por tie­rra las pro­me­sas de jus­ti­cia y de aten­ción a la ciu­da­da­nía. Los aho­ra ex fun­cio­na­rios de­ben ser cas­ti­ga­dos con­for­me a la ley y el Fis­cal Ge­ne­ral del Es­ta­do pue­de y de­be pro­ce­der de ofi­cio an­te la evi­den­cia re­ca­ba­da.

To­do tie­ne un tras­fon­do. La in­ca­pa­ci­dad de re­gu­lar el mer­ca­do del trans­por­te con mé­to­dos ade­cua­dos. ¿Qué ne­ce­si­dad tie­ne el go­bierno de ser el prin­ci­pal es­pe­cu­la­dor con las con­ce­sio­nes del trans­por­te? ¿Por qué ha de sos­pe­char un ins­pec­tor que es­tá fren­te a un au­to que ope­ra irre­gu­lar­men­te co­mo ta­xi no iden­ti­fi­ca­do en vez de re­gu­la­ri­zar es­te ser­vi­cio con in­te­li­gen­cia?, ¿qué in­tere­ses de­fien­de el go­bierno al ce­rrar la ex­pe­di­ción de con­ce­sio­nes de ta­xis?

Por lo de­más, el go­bierno del es­ta­do ya no de­be po­ner su suer­te en ma­nos de pen­de­jos.

EL CO­TA­RRO PO­LÍ­TI­CO

La cuar­ta trans­for­ma­ción de México es –con­cep­tual­men­te- una mag­ní­fi­ca idea. Rea­li­zar­la es, en cam­bio, so­la­men­te po­si­ble con el acuer­do ex­pre­so, real, de to­dos los me­xi­ca­nos. Na­die, di­go yo, pue­de que­dar fue­ra de esa vo­lun­tad trans­for­ma­do­ra. Ni si­quie­ra los ad­ver­sa­rios del se­ñor pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor… Ya en la pre­si­den­cia de la re­pú­bli­ca, el li­cen­cia­do Ló­pez Obra­dor de­jó de ser el lí­der real y mo­ral de un par­ti­do, su par­ti­do. De­be ser de su má­xi­mo in­te­rés que se for­ta­lez­can los par­ti­dos po­lí­ti­cos sin ex­cep­ción. Aho­ra, co­mo pre­si­den­te en fun­cio­nes, es el lí­der de to­dos los par­ti­dos, por eso ha re­ci­bi­do el re­co­no­ci­mien­to de ca­da uno y la ofer­ta de que tra­ba­ja­rán a su la­do. La cuar­ta trans­for­ma­ción –que to­da­vía no ocu­rre- de­be ser la vo­lun­tad ex­pre­sa de to­dos los me­xi­ca­nos y no so­la­men­te pro­duc­to del re­sul­ta­do elec­to­ral del 1 de ju­lio por­que esa, la elec­ción, es­co­gió a un in­di­vi­duo y aho­ra se tra­ta de ha­cer reali­dad una propuesta, de cum­plir una pro­me­sa, de que to­dos sin ex­cep­ción nos trans­for­me­mos. O no ha­brá cuar­ta trans­for­ma­ción… La em­pre­sa Uni­te­dAir­li­nes dio a co­no­cer el in­cre­men­te en el nú­me­ro de sus vue­los a Hous­ton, Te­xas, a par­tir del pró­xi­mo 19 de di­ciem­bre, en tan­to que Ae­ro­mé­xi­co y Del­ta ha­rán lo pro­pio a De­troit, lo que amplía las po­si­bi­li­da­des de for­ta­le­cer el tu­ris­mo de negocios ha­cia San Luis, y las ex­por­ta­cio­nes al sur y cen­tro de los Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca. Es­te es uno de los pri­me­ros fru­tos de la ace­le­ra­da in­dus­tria­li­za­ción que ocu­rre en San Luis Po­to­sí du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción del go­ber­na­dor Juan Ma­nuel Ca­rre­ras Ló­pez en los úl­ti­mos tres años. Se va a im­pac­tar la eco­no­mía lo­cal po­si­ti­va­men­te, al tiem­po de crear un ma­yor nú­me­ro de em­pleos… Con el com­pro­mi­so de pro­mo­ver ac­cio­nes que ga­ran­ti­cen la in­clu­sión de gru­pos vul­ne­ra­bles en la sociedad, en es­pe­cial las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, el dipu­tado fe­de­ral Ri­car­do Ga­llar­do Cardona reali­zó la do­na­ción de 233 mil pe­sos a la Uni­dad Bá­si­ca de Reha­bi­li­ta­ción (UBR) que se­rá cons­trui­da en la zo­na orien­te del mu­ni­ci­pio de So­le­dad… Ahí fue a dar su agui­nal­do y otras per­cep­cio­nes... Tal vez yo es­té en una eta­pa de esas en que fa­llan las en­ten­de­de­ras. No le cap­to la idea cen­tral a es­te “co­mu­ni­ca­do” del Con­gre­so del Es­ta­do que re­za: “Pa­ra que las mu­je­res no sean víc­ti­mas de aco­so ni abu­sos, los dipu­tados de la Co­mi­sión de Co­mu­ni­ca­cio­nes y Trans­por­tes apro­ba­ron una re­for­ma a la Ley en la ma­te­ria, pa­ra que en ho­ras pi­co, ha­ya au­to­bu­ses ur­ba­nos ex­clu­si­vos pa­ra trans­por­tar mu­je­res, jó­ve­nes, ni­ños y per­so­nas de la ter­ce­ra edad, tras un aná­li­sis que reali­ce la Co­mi­sión de Co­mu­ni­ca­cio­nes y Trans­por­tes”… ¿Cuál fue el cam­bio?, ¿qué no hay aco­sa­do­res jó­ve­nes?, ¿ni an­cia­nos aco­sa­do­res?... ¡Bueno!... El te­rri­ble Manolo lle­gó en­fun­da­do co­mo ta­mal. Di­ce que el frío es la cau­sa… HAS­TA LA PRÓ­XI­MA

An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor. El Sol de San Luis

Juan Ma­nuel Ca­rre­ras Ló­pez. El Sol de San Luis

Ri­car­do Ga­llar­do Cardona. El Sol de San Luis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.