Pu­re­za en tu vi­da

El Sol de San Luis Potosi - - Local - Pii­ti Pa­lo­ma

La pu­re­za es una cua­li­dad que bus­ca­mos en los alimentos que con­su­mi­mos, en el ai­re que res­pi­ra­mos, en el es­pa­cio don­de ha­bi­ta­mos, in­clu­si­ve en las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les que te­ne­mos. La pu­re­za es una cua­li­dad que desea­mos ha­bi­tar y lo ideal es que sea una cua­li­dad que lle­va­mos a don­de va­ya­mos.

La pu­re­za es una de las prác­ti­cas que el yo­gi o yo­gi­ni de­be se­guir en su vi­da dia­ria. Es par­te del có­di­go de las cin­co ob­ser­van­cias o ac­cio­nes que Pa­tan­ja­li pro­po­ne lle­var a ca­bo co­mo par­te del ni­ya­ma. En sáns­cri­to es co­no­ci­da co­mo “sau­cha” que s tra­du­ce co­mo lim­pie­za o pu­re­za.

Sau­cha, la pu­re­za o lim­pie­za, es man­te­ner asea­do y lim­pio nues­tro cuer­po. Pa­ra ello yo­ga y ayur­ve­da tie­ne di­fe­ren­tes téc­ni­cas de lim­pie­za. Co­men­zan­do por un ma­sa­je “Abh­yan­ga” pa­ra des­in­to­xi­car la piel con acei­te. Una lim­pie­za de na­riz y sus con­duc­tos, pa­ra res­pi­rar me­jor, lla­ma­da “ne­ti pot”. Una lim­pie­za de tu es­tó­ma­go por me­dio del ayuno o de una mo­no­die­ta dé­tox. Es­tas prác­ti­cas ayu­dan a cual­quier per­so­na a lim­piar su cuer­po y con ello pro­mo­ver un me­jor fun­cio­na­mien­to de es­te.

La pu­re­za va más allá del cuer­po y de­be­ría ir a nues­tras ac­cio­nes que son el re­fle­jo de nues­tra men­te. Pa­ra ello es que te­ne­mos en yo­ga las prác­ti­cas de con­cen­tra­ción y me­di­ta­ción, pa­ra ob­ser­var lo que se va acu­mu­lan­do en nues­tro in­te­rior y desechar lo que ya no nos sir­ve. La me­di­ta­ción se vuel­ve un mé­to­do de lim­pie­za de nues­tra men­te y con ello ge­ne­ra paz en nues­tro ser, la mis­ma que bus­ca­mos trans­mi­tir por me­dio de nues­tras pa­la­bras y ac­cio­nes. La pu­re­za no sig­ni­fi­ca guar­dar lo que pien­sas, sig­ni­fi­ca te­ner una men­te li­bre de ape­gos y de­seos de con­trol, pa­ra po­der ex­pre­sar con com­pa­sión tu ser.

Al te­ner tu cuer­po y men­te lim­pios pro­mue­ves un en­torno lim­pio, ya que tus pa­la­bras y ac­cio­nes com­pa­si­vas ten­drán un efec­to a tu al­re­de­dor. Co­mo una con­se­cuen­cia na­tu­ral de tu or­den men­tal y fí­si­co te alen­ta­rá a te­ner una ca­sa or­de­na­da, una vi­da or­de­na­da, un en­torno or­de­na­do. Y gra­cias a tu prác­ti­ca per­so­nal de lim­pie­za le ayu­das a tu co­mu­ni­dad y al mun­do a ser un lu­gar lim­pio y pu­ro. Tras­cen­dien­do tu prác­ti­ca de yo­ga, más allá del ta­pe­te y de una ho­ra de cla­se, a tu vi­da y al mun­do que te ro­dea.

Te in­vi­to a que prac­ti­ques es­ta lim­pie­za y pu­re­za en tu vi­da dia­ria.

Sí­gue­me en www.Ura­pi­tiPa­lo­ma.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.