Una fu­ne­ra­ria po­pu­lar a la que to­dos recurren

Cuan­do se des­cu­bre un muer­to por dro­gas, el cuer­po ni si­quie­ra se lle­va al de­pó­si­to de ca­dá­ve­res del hos­pi­tal

El Sol de San Luis Potosi - - Mundo - NO­TI­MEX

ORLY FERNÁNDEZ

To­dos los pe­rio­dis­tas y po­li­cías de Ma­la­bon co­no­cen muy bien los Eu­se­bio Fu­ne­ral Ser­vi­ces, o, co­mo lo sue­len lla­mar, Eu­se­bio. Cuan­do se en­cuen­tran un cuer­po sin vi­da, los agen­tes de la po­li­cía cien­tí­fi­ca lla­man al nú­me­ro de Orly Fernández, el res­pon­sa­ble de la fu­ne­ra­ria, pa­ra que va­ya a bus­car­lo. Su de­ber se­rá ha­cer que el cuer­po es­té pre­sen­ta­ble pa­ra la fa­mi­lia.

Des­de 2001 Orly Fernandez di­ri­ge la fu­ne­ra­ria Eu­se­bio, ubi­ca­da en la ca­lle Pam­pano Lon­gos de Ma­la­bon, una ciu­dad de ca­si 400 mil ha­bi­tan­tes po­cos ki­ló­me­tros al nor­te de la ca­pi­tal del país, Ma­ni­la.

Orly, un hom­bre del­ga­do de unos 60 años, vi­ve con su es­po­sa y sus dos ayu­dan­tes en el in­te­rior del edi­fi­cio de la fu­ne­ra­ria Eu­se­bio.

Es­tá muy im­pli­ca­do con su tra­ba­jo, has­ta el punto de que mu­chos lo lla­man Eu­se­bio, que en reali­dad es el nom­bre del pro­pie­ta­rio de la fu­ne­ra­ria.

“Ten­go con­fian­za to­tal del se­ñor Eu­se­bio. Lle­vo años di­ri­gien­do la em­pre­sa con ple­na au­to­no­mía. Es­te es mi mun­do”. Orly siem­pre se vis­te igual: unos pan­ta­lo­nes gri­ses, una ca­mi­se­ta in­te­rior blan­ca y un som­bre­ro de pa­ja.

Lle­va unas ga­fas con cris­ta­les grue­sos que le des­li­zan sis­te­má­ti­ca­men­te has­ta la pun­ta de la na­riz. El pe­lo, de un co­lor ne­gro cuer­vo, tie­ne la for­ma de cas­co.

Se sien­ta en un có­mo­do si­llón de cue­ro de­trás de un gran es­cri­to­rio. Por to­das par­tes, dis­per­sos por el pi­so, hay tar­je­tas de vi­si­ta y blo­ques de pa­pel pa­ra apun­tar­se las citas. De­trás de él hay imá­ge­nes re­li­gio­sas col­ga­das y un car­tel que di­ce: “La au­top­sia es gra­tis”.

“Nues­tros pre­cios son muy com­pe­ti­ti­vos. Pa­ra un fu­ne­ral de al­guien que mue­re ase­si­na­do por asun­tos re­la­cio­na­dos con las dro­gas, que ge­ne­ral­men­te son los más po­bres, pe­di­mos 35 mil pe­sos (unos 660 dó­la­res). Las otras fu­ne­ra­rias pue­den lle­gar a pe­dir más del do­ble”, di­ce.

Ase­si­na­tos por te­mas de dro­gas. En las úl­ti­mas dé­ca­das los go­bier­nos de Fi­li­pi­nas se fo­ca­li­za­ron mu­cho en la gue­rra con­tra el sha­boo, una me­tan­fe­ta­mi­na ba­ra­ta con efec­tos mu­cho más fuer­tes que la co­caí­na.

Pe­ro des­de la lle­ga­da del pre­si­den­te ac­tual, Ro­dri­go Du­ter­te, en 2016, se re­gis­tró un gran au­men­to en las ope­ra­cio­nes po­li­cia­les con­tra nar­co­tra­fi­can­tes y dro­ga­dic­tos.

Du­ter­te, que go­za de una gran po­pu­la­ri­dad, pre­fi­rió in­ten­si­fi­car la re­pre­sión en vez de in­ver­tir en po­lí­ti­cas so­cia­les di­ri­gi­das a pre­ve­nir el con­su­mo de dro­gas.

Tan­to en su país co­mo en el ex­tran­je­ro se le acu­sa de ser el ins­ti­ga­dor de eje­cu­cio­nes ex­tra­ju­di­cia­les. Se­gún va­rias or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos, des­de el co­mien­zo de su man­da­to son más de 20 mil las per­so­nas ase­si­na­das re­la­cio­na­das con el sha­boo.

Orly, alias Eu­se­bio, es un fer­vien­te par­ti­da­rio de Du­ter­te. “En reali­dad no cam­bió mu­cho en com­pa­ra­ción con su pre­de­ce­sor, el pre­si­den­te Aquino”, afir­ma.

“Lo que pa­sa es que aho­ra la opo­si­ción pa­ga a los me­dios lo­ca­les pa­ra mos­trar que con Du­ter­te hay más ase­si­na­tos que an­tes. Se tra­ta de no­ti­cias fal­sas que pre­ten­den ha­cer creer que la po­li­cía es res­pon­sa­ble de es­tos ase­si­na­tos”. in­di­ca.

Los he­chos ha­blan por si so­los. Ac­tual­men­te en Fi­li­pi­nas una per­so­na a la que sor­pren­den con­su­mien­do o ven­dien­do sha­boo, mue­re.

A al­gu­nos los ma­tan si­ca­rios en mo­to que no se to­man ni la mo­les­tia de ta­par­se la ca­ra; otros mue­ren en re­da­das de la po­li­cía, que se sos­pe­cha que trae ar­mas a la es­ce­na del cri­men ar­mas y las co­lo­ca ad hoc pa­ra sos­te­ner que el agen­te tu­vo que dis­pa­rar en de­fen­sa pro­pia.

Otros son eje­cu­ta­dos con un gol­pe en la ca­be­za y los en­cuen­tran en un charco de san­gre al la­do de una ca­lle con po­ca luz; a al­gu­nos los des­cuar­ti­zan y los en­vuel­ven en ce­lo­fán con una ho­ja de pa­pel en la que hay es­cri­to: “Soy un dro­ga­dic­to as­que­ro­so”.

Se tra­ta de una vio­len­cia y unos abu­sos de­tes­ta­bles que, sin em­bar­go, en­ri­que­cen a las

Ten­go con­fian­za to­tal del se­ñor Eu­se­bio. Lle­vo años di­ri­gien­do la em­pre­sa con ple­na au­to­no­mía. Es­te es mi mun­do, es­toy acos­tum­bra­do, duer­mo tran­qui­lo por la no­che”.

fu­ne­ra­rias. Co­mo la de Eu­se­bio: “Ten­go mu­chos con­tac­tos con la po­li­cía y, en par­ti­cu­lar, con la po­li­cía cien­tí­fi­ca. Cuan­do en­cuen­tran a un muer­to nos lla­man y no­so­tros in­ter­ve­ni­mos”.

Pro­si­gue: “Hay ve­ces que te­ne­mos que ir a re­cu­pe­rar in­clu­so cin­co o seis cuer­pos en una no­che. Pe­ro me gus­ta­ría de­cir que no pa­ga­mos a na­die pa­ra que nos lla­men”.

“En Ma­la­bon se pro­du­cen mu­chos ase­si­na­tos por dro­gas y no­so­tros en ´Eu­se­bio´ nos con­ver­ti­mos en un punto de re­fe­ren­cia, has­ta el punto de que a me­nu­do avi­so yo a los pe­rio­dis­tas cuan­do hay un nue­vo muer­to”, se­ña­la.

Aho­ra en Fi­li­pi­nas cuan­do se des­cu­bre un muer­to por dro­gas, el cuer­po ni si­quie­ra se lle­va al de­pó­si­to de ca­dá­ve­res del hos­pi­tal.

Al nar­co­tra­fi­can­te o el dro­ga­dic­to de turno se lo qui­tan de en­ci­ma de in­me­dia­to y, por su­pues­to, no a ex­pen­sas del Es­ta­do. Es­ta es tam­bién la ra­zón por la cual las agen­cias po­li­cia­les tra­tan con las fu­ne­ra­rias.

Una vez que se in­tro­du­ce el ca­dá­ver en la fur­go­ne­ta de la fu­ne­ra­ria, los po­li­cías pue­den pa­sar a otra co­sa.

“En el caso de que na­die ven­ga a re­cla­mar el cuer­po -ex­pli­ca Orly-, lo en­vol­ve­mos en una sá­ba­na blan­ca y lo lle­va­mos al ce­men­te­rio. Allí es en­te­rra­do jun­to con otros cuer­pos no re­cla­ma­dos o no iden­ti­fi­ca­dos”.

La Eu­se­bio Fu­ne­ral Ser­vi­ces se en­car­ga de to­do. Pa­ra el ve­la­to­rio, pro­por­cio­na a la fa­mi­lia del muer­to gi­gan­to­gra­fías, co­ro­nas de flo­res, ve­las y, por su­pues­to, el ataúd.

El día del fu­ne­ral, du­ran­te el des­fi­le, po­nen a to­do vo­lu­men las can­cio­nes fa­vo­ri­tas del fa­lle­ci­do con unos enor­mes al­ta­vo­ces co­lo­ca­dos en el co­che fú­ne­bre.

Orly con­clu­ye: “Cier­ta­men­te, no es agra­da­ble ver to­das es­tas muer­tes vio­len­tas. De­bi­do a mi pro­fe­sión las ten­go muy a mano, las vi­vo to­dos los días. In­ten­to de­vol­ver un po­co de dig­ni­dad a es­tos jó­ve­nes ase­si­na­dos”.

“Aho­ra es­toy acos­tum­bra­do, duer­mo tran­qui­lo por la no­che. Lo que sí pue­do de­cir es que to­dos es­tos nar­co­tra­fi­can­tes y dro­ga­dic­tos tie­nen que de­jar ya el sha­boo. Sa­ben lo que les es­pe­ra. Si les im­por­ta su vi­da, de­ben ce­rrar es­te ca­pí­tu­lo in­me­dia­ta­men­te”, en­fa­ti­za.

DI­REC­TOR DE LA FU­NE­RA­RIA Una vez que son le­van­ta­dos los cuer­pos de las ca­lles, ni si­quie­ra se lle­van al fo­ren­se, los de­jan con “Eu­se­bio”. No­ti­mex

La ma­yo­ría de los ca­dá­ve­res que lle­gan tie­nen que ver con el nar­co­trá­fi­co. No­ti­mex

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.