San­to Evan­ge­lio se­gún San Lu­cas: 5, 17-26

El Sol de San Luis Potosi - - Círculos -

Es­cu­chen, pueblos, la pa­la­bra del Se­ñor y anún­cien­la en to­dos los rin­co­nes de la tie­rra: He aquí que ven­drá nues­tro Sal­va­dor, ya no ten­gan mie­do.

Un día Je­sús es­ta­ba en­se­ñan­do y es­ta­ban tam­bién sen­ta­dos ahí al­gu­nos fa­ri­seos y doc­to­res de la ley, ve­ni­dos de to­das las al­deas de Ga­li­lea, de Ju­dea y de Je­ru­sa­lén. El po­der del Se­ñor es­ta­ba con él pa­ra que hi­cie­ra cu­ra­cio­nes. Lle­ga­ron unos hom­bres que traían en una ca­mi­lla a un pa­ra­lí­ti­co y tra­ta­ban de en­trar, pa­ra co­lo­car­lo de­lan­te de él; pe­ro co­mo no en­con­tra­ban por dón­de me­ter­lo a cau­sa de la mu­che­dum­bre, subie­ron al te­cho y por en­tre las te­jas lo des­col­ga­ron en la ca­mi­lla y se lo pu­sie­ron de­lan­te a Je­sús. Cuan­do él vio la fe de aque­llos hom­bres, di­jo al pa­ra­lí­ti­co: ‘Ami­go mío, se te per­do­nan tus pe­ca­dos”.

En­ton­ces los es­cri­bas y fa­ri­seos co­men­za­ron a pen­sar: “¿Quién es es­te in­di­vi­duo que así blas­fe­ma? ¿Quién, sino só­lo Dios, pue­de per­do­nar los pe­ca­dos?”.

Je­sús, co­no­cien­do sus pen­sa­mien­tos, les re­pli­có: “¿Qué es­tán pen­san­do? ¿Qué es más fá­cil de­cir: ‘Se te per­do­nan tus pe­ca­dos’ o ‘Le­ván­ta­te y an­da’? Pues pa­ra que vean que el Hi­jo del hom­bre tie­ne po­der en la tie­rra pa­ra per­do­nar los pe­ca­dos di­jo en­ton­ces al pa­ra­lí­ti­co—: Yo te lo man­do: le­ván­ta­te, to­ma tu ca­mi­lla y vete a tu ca­sa”. El pa­ra­lí­ti­co se le­van­tó in­me­dia­ta­men­te, en pre­sen­cia de to­dos, to­mó la ca­mi­lla don­de ha­bía es­ta­do ten­di­do y se fue a su ca­sa glo­ri­fi­can­do a Dios. To­dos que­da­ron ató­ni­tos y da­ban glo­ria a Dios. y lle­nos de te­mor, de­cían: “Hoy he­mos vis­to ma­ra­vi­llas”. Pa­la­bra del Se­ñor. Glo­ria a ti, Se­ñor Je­sús. La re­cu­pe­ra­ción de las ca­pa­ci­da­des per­di­das es motivo de ale­gría. Por al­go lo di­ce el re­frán: “na­die sa­be lo que tie­ne has­ta que lo pier­de”. El pro­fe­ta Isaías in­clu­ye en su des­crip­ción de la sal­va­ción fu­tu­ra una se­rie de cam­bios muy mo­des­tos -cie­gos que vuel­ven a ver, co­jos que ca­mi­nan otra vez, sor­dos que es­cu­chan­de los que no se ocu­pan los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les, in­tere­sa­dos en edi­fi­car obras de re­lum­brón. El Evan­ge­lio nos co­lo­ca en la mis­ma sin­to­nía al mos­trar­nos a Je­sús de­vol­vién­do­le la mo­vi­li­dad a un pa­ra­li­ti­co. El que la per­so­na dis­pon­ga de au­to­no­mía, de li­ber­tad de mo­vi­mien­to, el que pue­da ha­blar y es­cu­char, le per­mi­ti­rá in­ter­ac­tuar pro­ve­cho­sa­men­te con sus igua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.