En­tre la ver­dad y la men­ti­ra

El Sol de San Luis Potosi - - Local 5 - MAY­RA TRISTÁN

En­tre la ver­dad y la men­ti­ra: es­ta es la historia del Pue­blo Mexicano y, a quien le to­ca aguan­tar­la. Así, el ejer­ci­cio de la po­lí­ti­ca, de mu­chos en el ser­vi­cio pú­bli­co, no es otro sino el de men­tir con la ver­dad, prác­ti­ca sis­te­má­ti­ca de mu­chos, pro­te­gien­do in­tere­ses de gru­po o, de ami­gos en el po­der, en con­tra de sus ad­ver­sa­rios, sin im­por­tar lo que su­ce­da con El País. Las per­so­nas que vi­vi­mos en es­ta Gran Na­ción, en su in­men­sa ma­yo­ría, es gen­te buena, tra­ba­ja­do­ra, en bús­que­da de que su es­fuer­zo le dé me­jor ni­vel de vi­da al tra­ba­ja­dor y a su fa­mi­lia, per­so­nas que po­drían ha­cer de es­ta Na­ción una gran po­ten­cia.

Dos as­pec­tos se in­ter­po­nen pa­ra te­ner el País que bus­ca­mos: en pri­mer tér­mino, la apa­tía en la que nos en­con­tra­mos in­mer­sos an­te las de­ci­sio­nes de au­to­ri­da­des in­do­len­tes que, po­co o, na­da les im­por­tan los me­xi­ca­nos; en se­gun­do, el abu­so que las mis­mas au­to­ri­da­des, han he­cho de la con­fian­za que les ha si­do otor­ga­da, a tra­vés del en­ga­ño, de pro­me­sas, he­chas en cam­pa­ña y, lue­go, ra­ti­fi­ca­do, a tra­vés de las ur­nas elec­to­ra­les.

Las an­sias de po­der y di­ne­ro pú­bli­co, no ter­mi­nan pa­ra la ma­yo­ría del sec­tor pú­bli­co. Los ver­da­de­ros pro­ble­mas que las­ti­man a la so­cie­dad, no pue­den ser ver­da­de­ra­men­te re­suel­tos, pues pa­ra ello se ne­ce­si­ta la cons­cien­cia de la ciu­da­da­nía pe­ro, pa­ra ob­te­ner­la, es ne­ce­sa­ria la cer­te­za de lo que se vi­ve y el pro­ble­ma por el que se es­tá pa­san­do y, la ver­dad muy po­cas ve­ces la sa­be­mos.

Los he­chos reales de una so­cie­dad y, es­toy con­ven­ci­do de ello, casi siem­pre son ma­ni­pu­la­dos, en tan­to no exis­te una in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te y va­lien­te de la ciu­da­da­nía. Por ello, ha­cién­do­me res­pon­sa­ble de lo que es­cri­bo, sos­ten­go que, en­tre tan­tos acon­te­ci­mien­tos mun­dia­les en un plan­tea glo­ba­li­za­do y, quie­nes re­pre­sen­tan a los di­fe­ren­tes paí­ses en el mun­do, que en nú­me­ros reales son me­nos del uno por cien­to, ma­ni­pu­lan a su re­pre­sen­ta­dos, min­tien­do con la ver­dad, en tan­to se sa­tis­fa­cen los de­seos ile­gí­ti­mos de unos cuan­tos.

Des­bas­to, in­do­len­cia, com­ba­te al trá­fi­co ile­gal de ga­so­li­nas, lo­gís­ti­ca fa­lli­da e in­su­fi­cien­te, bu­ques an­cla­dos frente a nues­tras cos­tas car­ga­dos con ga­so­li­na, en fin, se­rie de ex­cu­sas pa­ra de­jar sin ener­gé­ti­cos a los me­xi­ca­nos pe­ro igual­men­te en el des­con­cier­to de la po­bla­ción.

Ha­bía ini­cia­do un pro­pó­si­to de le­ga­li­dad y aca­bar con el ro­bo del com­bus­ti­ble que re­pre­sen­ta lo an­he­la­do, va­mos, lo que si de­sea­mos, pa­ra li­brar­nos de par­te de la co­rrup­ción pe­ro, la des­in­for­ma­ción, nos ha­ce pre­sas sin sa­ber la reali­dad.

Ac­cio­nes que se han da­do a lo lar­go de va­rios días, es­pe­cí­fi­ca­men­te des­de el tér­mino de las va­ca­cio­nes es­co­la­res, ha­cien­do más caó­ti­ca la mo­vi­li­dad de las ciu­da­des que de cos­tum­bre y, en la per­se­cu­ción de un fin le­gal que nos sir­va a to­dos, se quie­re en­con­trar la jus­ti­fi­ca­ción, lo cual pa­re­cie­ra que es­tá bien pe­ro, sin un plan lo­gís­ti­co ade­cua­do y que no de­je des­pro­te­gi­da a la po­bla­ción, ya que se con­vier­te en más pro­ble­mas pa­ra los ciu­da­da­nos que a la pos­tre, pue­de des­en­ca­de­nar en pe­leas, po­nien­do en pe­li­gro la sa­lud o, la vi­da mis­ma.

La ver­dad y bien co­mu­ni­ca­da, da re­sul­ta­dos óp­ti­mos pe­ro, pa­re­ce que en es­te gran País, ya to­dos des­con­fia­mos de to­dos o, que­re­mos sa­car ven­ta­ja de los de­más a pre­cios in­de­ci­bles. ¿Qué pa­sa­ría en una crisis de ali­men­tos? ¿Y qué tu­vié­se­mos que ra­cio­nar lo dis­po­ni­ble pa­ra dar opor­tu­ni­dad a que to­dos tu­vié­se­mos al­go de co­mer y ha­cer por los de­más? De­bi­do a la des­con­fian­za, no com­par­ti­ría­mos na­da. ¿Ha­bría excepciones? Creo yo que sí, pe­ro no su­fi­cien­tes.

Exac­ta­men­te es lo que pa­sa con la es­ca­sez de ga­so­li­na. En­tra­mos en de­ses­pe­ra­ción por la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción y la des­ven­ta­ja es­ta, por esa ra­zón, en con­tra de los ciu­da­da­nos. Apa­re­ce el mer­ca­do ne­gro, apar­te del ya exis­ten­te con so­bre pre­cios in­creí­bles y, per­so­nas dis­pues­tas a pa­gar­lo.

Al­gu­nos ven un as­pec­to de desabasto y otros ven com­ba­te a la co­rrup­ción, ca­da quien ve lo que se ima­gi­na y ha­ce lo que le com­bi­ne. La ver­dad no es­tá al al­can­ce de los ciu­da­da­nos, so­lo so­mos quie­nes pa­ga­mos la des­ho­nes­ti­dad de quie­nes la per­mi­ten y en ello, to­dos te­ne­mos res­pon­sa­bi­li­dad.

Aguan­ta­mos lo que no de­bié­ra­mos. Es­te es nues­tro Mé­xi­co y su gran Pue­blo.

Des­champs es­pe­ro que la jus­ti­cia te al­can­ce, igual­men­te aque­llos que nos han las­ti­ma­do con ro­bar­nos lo pú­bli­co. No creo que les fal­te la ga­so­li­na, al con­tra­rio les de­be so­brar. Duer­men tran­qui­los.

@jai­me­cha­li­ta Hay avan­ces tan­to en los tra­ba­jos que ya se lle­van a ca­bo, co­mo en las ne­go­cia­cio­nes con los in­con­for­mes

La con­clu­sión de la pre­sa La Ma­ro­ma se pos­ter­ga­ría siete me­ses adi­cio­na­les a lo que se pro­gra­mó al ini­ciar los tra­ba­jos, re­co­no­ció Ma­nuel Té­llez Bu­ga­rín, di­rec­tor lo­cal de la Co­mi­sión Na­cio­nal del Agua (Conagua).

El fun­cio­na­rio fe­de­ral se re­fi­rió a uno de los com­pro­mi­sos pre­si­den­cia­les que que­da­ron sin cum­plir en el man­da­to de En­ri­que Peña Nie­to, y se­ña­ló que si­guen las plá­ti­cas con opo­si­to­res a la cons­truc­ción de la pre­sa La Ma­ro­ma, “se­gui­mos dán­do­le pie a que en­tien­dan que es­te pro­yec­to es un pro­yec­to muy im­por­tan­te pa­ra el Al­ti­plano, un pro­yec­to que tie­ne ya mu­chos años ne­ce­si­tán­do­lo”.

Ase­gu­ró que hay avan­ces tan­to en los tra­ba­jos que ya se lle­van a ca­bo, co­mo en las ne­go­cia­cio­nes con los in­con­for­mes, “que son los me­nos”, pues se han te­ni­do reunio­nes con las ins­tan­cias co­rres­pon­dien­tes pa­ra desaho­gar el pro­ce­so le­gal que hay en con­tra del pro­yec­to, en don­de in­clu­so los po­bla­do­res del eji­do La Pre­sa han de­nun­cia­do fal­si­fi­ca­ción de do­cu­men­tos por par­te de las au­to­ri­da­des pa­ra po­der rea­li­zar el pro­yec­to.

In­di­có que la Conagua si­gue el pro­ce­so pa­ra “po­der de­mos­trar que lo que es­ta­mos lle­van­do a ca­bo los tra­ba­jos de la pre­sa cum­plen con to­dos los pre­cep­tos y re­qui­si­tos que se ne­ce­si­tan pa­ra lle­var a ca­bo es­te pro­yec­to”.

Té­llez Bu­ga­rín se­ña­ló que la plan­ta po­ta­bi­li­za­do­ra que re­ci­bi­rá el agua de la pre­sa es­tá prác­ti­ca­men­te con­clui­da, por lo que los tra­ba­jos pu­die­ran fi­na­li­zar en­tre fe­bre­ro y mar­zo, y en el ca­so de la pre­sa la nue­va fe­cha ten­ta­ti­va es ju­nio de es­te año, aun­que ca­be re­cor­dar que am­bas obras es­ta­ban pro­gra­mas pa­ra con­cluir el 30 de no­viem­bre del año pa­sa­do.

En es­te sis­te­ma hi­dráu­li­co se aplica una in­ver­sión su­pe­rior a los 400 mi­llo­nes de pe­sos, la pre­sa ten­drá una lon­gi­tud de 126 me­tros de co­ro­na y un an­cho de 6 me­tros, con al­tu­ra de 51 me­tros, lo que per­mi­ti­rá al­ma­ce­nar casi 2 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de agua.

El di­rec­tor lo­cal de la Conagua re­cor­dó que los 200 mi­llo­nes de pe­sos que fal­ta­ban por in­ver­tir pa­ra la con­clu­sión de es­te pro­yec­to ya fue­ron asig­na­dos por el Go­bierno Fe­de­ral el año pa­sa­do, por lo que el re­cur­so es­tá ga­ran­ti­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.