El mie­do a los mi­li­ta­res…

El Sol de San Luis Potosi - - 6 Local - Isa­bel Ar­vi­de En Tui­ter: @isa­be­lar­vi­de Blog: Es­ta­doMa­yor.mx Pá­gi­na: isa­be­lar­vi­de.com

Pa­ra la “po­pu­lar” le­gis­la­do­ra Ta­tia­na

Clout­hier, que tie­ne am­bi­cio­nes po­lí­ti­cas, el gran ries­go del con­trol mi­li­tar so­bre la Guar­dia Na­cio­nal es per­der el po­der ci­vil. Asu­mió, con to­tal des­co­no­ci­mien­to del te­ma cas­tren­se, que, si los mi­li­ta­res tie­nen el “man­do”, pon­drán al pró­xi­mo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

Co­mo si fué­se­mos un país “ba­na­ne­ro”, co­mo si no hu­bié­se­mos vi­vi­do el me­jor ejem­plo de vi­gen­cia de la de­mo­cra­cia con la elec­ción de Ló­pez Obra­dor. ¿Qué in­te­rés pue­den te­ner los mi­li­ta­res en la po­lí­ti­ca? Nin­guno. Así d con­tun­den­te.

Los ti­tu­la­res de Ma­ri­na y De­fen­sa Na­cio­nal, en una iné­di­ta pre­sen­cia en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, res­pon­die­ron a es­ta afir­ma­ción, y a mu­chas otras de le­gis­la­do­res y aca­dé­mi­cos que es­ta­ban en el la­do del agra­vio in­ten­cio­nal. Ne­ga­ron cual­quier for­ma de “mi­li­ta­ri­za­ción” de la vi­da pú­bli­ca en los años que lle­van com­ba­tien­do al cri­men or­ga­ni­za­do, fue­ra de sus cuar­te­les.

Tan­to el ge­ne­ral Luis Cre­sen­cio San­do­val, co­mo el al­mi­ran­te Ra­fael Oje­da die­ron ejem­plos con­tun­den­tes. Bas­ta re­cor­dar que am­bos es­tán, cons­ti­tu­cio­nal­men­te, su­pe­di­ta­dos al pri­mer man­da­ta­rio. Y so­bre la mi­li­ta­ri­za­ción pre­gun­ta­ron si el PLAN DNIII en au­xi­lio a la po­bla­ción, o los 300 mil ár­bo­les sem­bra­dos por mi­li­ta­res, for­man par­te de es­te con­cep­to.

¿Qué es mi­li­ta­ri­zar el país? Al­gu­nos le­gis­la­do­res, so­bre to­do pa­nis­tas y pe­rre­dis­tas, equi­pa­ran la pre­sen­cia mi­li­tar en una ins­ti­tu­ción nue­va de se­gu­ri­dad, de po­li­cía, a un con­trol po­lí­ti­co. ¿Te­ne­mos mi­li­ta­res gol­pis­tas? En buen español ha­bría que res­pon­der que es una “ja­la­da” si­quie­ra pen­sar­lo.

Si ha ha­bi­do un mo­men­to com­pli­ca­do pa­ra la re­la­ción en­tre el po­der ci­vil y los mi­li­ta­res fue en Chia­pas. Ha­ce 25 años. Cuan­do la gue­rra. En el jus­to tiem­po en que re­co­gían cadáveres de mi­li­ta­res y ci­vi­les que ni si­quie­ra pu­die­ron dar a co­no­cer, cuan­do avan­za­ban en el com­ba­te de­sigual con los “za­pa­tis­tas”. Y, por ra­zo­nes po­lí­ti­cas, to­tal­men­te aje­nas a las mi­li­ta­res, a las pro­pias de una gue­rra, el en­ton­ces pre­si­den­te Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri or­de­nó un ce­se al fue­go uni­la­te­ral.

Que fue obe­de­ci­do de ma­ne­ra automática, al cien por cien, por los mi­li­ta­res. Con­tra ellos mis­mos en com­ba­te.

El mis­mo “sub­co­man­dan­te” Mar­cos de­cla­ra­ría, se­ma­nas des­pués, que es­ta de­ci­sión fue inex­pli­ca­ble des­de el pun­to de vis­ta de la gue­rra por­que ellos “iban per­dien­do”.

El ge­ne­ral San­do­val ase­gu­ró, frente a los le­gis­la­do­res, que ellos obe­de­ce­rían in­clu­so la po­si­bi­li­dad de que un ci­vil es­tu­vie­se al man­do en la Se­cre­ta­ría de la De­fen­sa Na­cio­nal. El al­mi­ran­te Oje­da re­cor­dó que los ma­ri­nos que es­tán “co­mi­sio­na­dos” en la­bo­res de se­gu­ri­dad pú­bli­ca, en los Es­ta­dos, obe­de­cen a un ci­vil.

In­sis­to, es cla­rí­si­ma la obe­dien­cia mi­li­tar. Ahí es­tá nues­tra historia pa­ra dar fe. Y, so­bre to­do, la fal­ta de in­te­rés que tie­nen, va­ya que los co­noz­co, en el po­der ci­vil. Su dis­ci­pli­na pro­ba­da con man­da­ta­rios de dis­tin­tos par­ti­dos po­lí­ti­cos.

Que­da la pregunta: ¿Qué bus­ca real­men­te Ta­tia­na Clout­hier con sus ex­pre­sio­nes? ¿Quie­re ser can­di­da­ta pre­si­den­cial? ¿Se asu­me en des­ven­ta­ja a prio­ri por ser mujer? ¿Quie­re de­mos­trar distancia de Ló­pez Obra­dor, por si se ofre­ce, pa­ra el sal­to a otros par­ti­dos, con eso que son cha­pu­li­nes en su fa­mi­lia?…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.