Lin­cha­mien­tos, la mo­da de ha­cer jus­ti­cia por su pro­pia mano

El Sol de San Luis Potosi - - Local - PAU­LA MON­TE­RO BECERRIL

Soledad de Gra­ciano Sán­chez.-Los lin­cha­mien­tos son la de­mos­tra­ción cla­ra del has­tío so­cial por la fal­ta de un sis­te­ma efec­ti­vo de jus­ti­cia, y en el mu­ni­ci­pio de Soledad los ciu­da­da­nos lo han he­cho sa­ber en cin­co oca­sio­nes en ape­nas un mes. En to­dos los ca­sos, los pre­sun­tos res­pon­sa­bles de co­me­ter los de­li­tos, prin­ci­pal­men­te ro­bo, fue­ron ‘res­ca­ta­dos’ por ofi­cia­les de la di­rec­ción de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca Municipal.

Los so­le­den­ses can­sa­dos de que otros ac­túen mal y ‘no les pa­se na­da’ es­tán de­mos­tran­do ca­da vez con más fre­cuen­cia, que no es­tán dis­pues­tos a que la jus­ti­cia si­ga errá­ti­ca.

Los lin­cha­mien­tos no han si­do ex­tre­mo­sos, co­mo ocu­rre en otras en­ti­da­des del país, don­de se han que­ma­do vi­vos a los pre­sun­tos de­lin­cuen­tes; en lo lo­cal, la tur­ba enar­de­ci­da los ha gol­pea­do tras ‘en­con­trar­los’ in fra­gan­ti.

De acuer­do a in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da por la cor­po­ra­ción po­li­cia­ca municipal de Soledad, el pa­sa­do 9 de di­ciem­bre, en el frac­cio­na­mien­to El Ori­gen, una per­so­na del se­xo mas­cu­lino fue gol­pea­da y ama­rra­da a un pos­te de luz eléc­tri­ca. Los ofi­cia­les desa­ma­rra­ron a la víc­ti­ma y por con­si­guien­te fue au­xi­lia­da por pa­ra­mé­di­cos de la Cruz Ro­ja, nin­gún ciu­da­dano qui­so pro­ce­der por la vía le­gal.

Lue­go, el 18 de di­ciem­bre otro in­di­vi­duo fue ca­si lin­cha­do por ha­bi­tan­tes de Ran­cho Nue­vo, se­ña­la­do de in­ten­to de ro­bo a ca­sa ha­bi­ta­ción. Cer­ca de 30 per­so­nas lo te­nían de­te­ni­do y pi­die­ron que se le de­tu­vie­ra.

Tres días des­pués, el 21 de di­ciem­bre, otro re­por­te se aten­dió en frac­cio­na­mien­to La Vir­gen, en don­de del mis­mo mo­do, ve­ci­nos te­nían re­te­ni­do a un jo­ven que pre­sun­ta­men­te fue sor­pren­di­do tra­tan­do de co­me­ter un ro­bo en una tien­da de aba­rro­tes.

Se en­con­tra­ba ti­ra­do en el pi­so y sien­do gol­pea­do en va­rias par­tes del cuer­po, por lo que fue tras­la­da­do a la Co­man­dan­cia Cen­tral pa­ra su cer­ti­fi­ca­ción. Al no exis­tir par­te afec­ta­da del su­pues­to ro­bo que­da sin efec­to su dis­po­si­ción an­te el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

Lue­go, el 25 del mis­mo mes, en la co­lo­nia Pra­de­ras del Mau­rel, los ofi­cia­les ob­ser­va­ron la pre­sen­cia de al­re­de­dor de 50 ha­bi­tan­tes que te­nían ro­dea­do a un hom­bre, el cual pre­sen­ta­ba gol­pes en dis­tin­tas par­tes del cuer­po.

Los ve­ci­nos ma­ni­fes­ta­ron que vie­ron cuan­do pre­sun­ta­men­te to­có fí­si­ca­men­te a una ni­ña de 8 años de edad y que ade­más el aho­ra de­te­ni­do se en­con­tra­ba ba­jo los in­flu­jos del al­cohol, por lo que fue tras­la­da­do a ba­ran­di­lla municipal.

El úl­ti­mo ca­so re­gis­tra­do ocu­rrió el pa­sa­do sá­ba­do 12 de enero, en Vi­llas de San Fran­cis­co, y cu­ya víc­ti­ma fue sor­pren­di­da tra­tan­do de in­gre­sar a un do­mi­ci­lio pa­ra ro­bar y va­rios ciu­da­da­nos lo te­nían re­te­ni­do.

La par­te afec­ta­da afir­mó fren­te a los po­li­cías mu­ni­ci­pa­les que con la ayu­da de va­rios ve­ci­nos lo­gra­ron dar­le al­can­ce a un su­je­to lue­go de ser sor­pren­di­do cuan­do in­gre­sa­ba a su in­mue­ble, por lo que pi­dió que fue­ra de­te­ni­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.