Ven­di­dos

Im­pu­nes, los ma­pa­ches elec­to­ra­les del pa­sa­do pro­ce­so. Gru­pos ar­ma­dos, po­li­cías y ciu­da­da­nos tra­ba­ja­ron cla­ra­men­te de ma­ne­ra ile­gal a fa­vor del PRI, pe­ro las au­to­ri­da­des elec­to­ra­les pre­su­men que tu­vi­mos co­mi­cios sin in­ci­den­tes gra­ves.

El Sol de Sinaloa - - Analisis - Juan Ma­nuel Par­ti­da ALTOPARLANTE mail: par­ti­dav@me­ga­red.net.mx twit­ter: @par­ti­dav fa­ce­book: Juan Ma­nuel Par­ti­da Val­dez

Ve­mos in­clu­so dic­tá­me­nes con su­pues­tos erro­res de re­dac­ción que co­rri­gen pa­ra de nue­vo re­gre­sar a lo pri­me­ro, y co­mo si na­da pa­sa­ra.

Sí que re­sul­ta muy di­fí­cil co­me­ter frau­de, pe­ro por su­pues­to que se pue­de.

Só­lo se ne­ce­si­tan fun­cio­na­rios elec­to­ra­les ven­di­dos, y que­dó de­mos­tra­do que los te­ne­mos.

El la­var­se las ma­nos y ha­cer­se los oc­ci­sos son evi­den­cia ple­na de su par­cia­li­dad y del in­cum­pli­mien­to a la al­ta ta­rea que se les en­co­men­dó.

No ha­ce­mos un se­ña­la­mien­to ge­ne­ra­li­za­do a to­dos los fun­cio­na­rios y tra­ba­ja­do­res, pe­ro sí de ma­ne­ra ins­ti­tu­cio­nal: el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral y el or­ga­nis­mo lo­cal nos fa­lla­ron de ma­ne­ra muy gra­ve, una vez más.

La elec­ción lo­cal an­te­rior lo vi­mos y se­ña­la­mos en Altoparlante, par­ti­cu­lar­men­te por las in­ci­den­cias con que ter­mi­nó ofi­cial­men­te la vic­to­ria de Fernando Pu­che­ta por la pre­si­den­cia de Ma­zatlán.

Hoy se tie­nen evi­den­cias de ac­tos gra­ves en Co­sa­lá y Ma­zatlán, ade­más de nu­me­ro­sos se­ña­la­mien­tos en va­rios mu­ni­ci­pios de la en­ti­dad.

Pe­ro al ins­ti­tu­to y a los res­pec­ti­vos con­se­jos elec­to­ra­les ter­mi­nó va­lién­do­les.

Muy ri­gu­ro­sos y es­tric­tos, a con­ve­nien­cia.

Nos vuelven a que­dar de­bien­do, y mu­cho.

Pe­ro ni tan­ti­ta ver­güen­za les da; ju­re us­ted que mu­chos de ellos bus­ca­rán re­pe­tir en esos car­gos, que por cier­to son muy bien pa­ga­dos.

QUÉ DELICADITOS

Gri­tan priís­tas en con­tra de su­pues­tos ex­ce­sos de po­der por par­te del vir­tual pre­si­den­te elec­to An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, an­te el anun­cio de la des­apa­ri­ción de las de­le­ga­cio­nes fe­de­ra­les y la pues­ta en ope­ra­ción de coor­di­na­do­res es­ta­ta­les que, co­mo es na­tu­ral, es­ta­rán a las ór­de­nes de ya sa­ben quién.

Qué ma­li­tos pal pi­que­te los tri­co­lo­res, co­mo si no se hu­bie­ran per­ca­ta­do de que du­ran­te to­dos los go­bier­nos de su par­ti­do siem­pre exis­tió y ha exis­ti­do un po­der prác­ti­ca­men­te úni­co y om­ni­po­ten­te.

Aho­ra que no les to­ca­rá, se ha­cen los in­dig­na­dos.

Epi­de­mia de doble mo­ral, en to­dos los co­lo­res y en to­dos los sa­bo­res.

Res­pec­to de los de­le­ga­dos fe­de­ra­les to­da­vía exis­ten­tes, hay que de­cir que nin­guno de ellos ha te­ni­do ni tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra en los asun­tos im­por­tan­tes.

Fun­gen sim­ple­men­te co­mo re­pre­sen­tan­tes de sec­tor, y lle­van an­te los coor­di­na­do­res re­gio­na­les los asun­tos lo­ca­les.

Ca­de­nas de man­do, es­ca­le­ras de me­nos a más con de­ci­sio­nes que ter­mi­nan con sub­se­cre­ta­rios o el mis­mo se­cre­ta­rio del ra­mo, y a ve­ces has­ta con el mis­mo pri­mer man­da­ta­rio de la na­ción.

De en­tra­da, nues­tra reite­ra­ción a fa­vor del anun­cio de des­apa­re­cer las de­le­ga­cio­nes.

Por su­pues­to, hay áreas téc­ni­cas que re­cla­man la aten­ción por par­te de es­pe­cia­lis­tas; no hay to­dó­lo­gos ni aquí ni en el res­to de la ga­la­xia.

De­ta­lles co­mo és­te ten­drán que ser con­si­de­ra­dos.

Y los coor­di­na­do­res ge­ne­ra­les, si fi­nal­men­te fun­cio­nan, ten­drán que coor­di­nar­se res­pe­tuo­sa­men­te con las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les.

Sin dis­tin­ción de co­lo­res, por­que pa­ra eso de­be ser el ser­vi­cio pú­bli­co.

Apli­ca pa­ra to­dos, y de ma­ne­ra par­ti­cu­lar pa­ra quie­nes tras la con­tun­den­te vic­to­ria nos han pro­me­ti­do que se­rán di­fe­ren­tes y me­jo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.